EL AMANECER DE LA POESIA DE EURIDICE CANOVA Y SABRA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:11 pm



Orfeo y Eurídice


De ahí por el inmenso éter, velado de su atuendo
de azafrán, se aleja, y a las orillas de los cícones Himeneo
tiende, y no en vano por la voz de Orfeo es invocado.
Asistió él, ciertamente, pero ni solemnes palabras,
ni alegre rostro, ni feliz aportó su augurio; 5
la antorcha también, que sostenía, hasta ella era estridente de lacrimoso humo,
y no halló en sus movimientos fuegos ningunos.
El resultado, más grave que su auspicio. Pues por las hierbas, mientras
la nueva novia, cortejada por la multitud de las náyades, deambula,
muere al recibir en el tobillo el diente de una serpiente. 10
A la cual, a las altísimas auras después que el rodopeio bastante hubo llorado,
el vate, para no dejar de intentar también las sombras,
a la Estige osó descender por la puerta del Ténaro,
y a través de los leves pueblos y de los espectros que cumplieran con el sepulcro,
a Perséfone acude y al que los inamenos reinos posee, 15
de las sombras el señor, y pulsados al son de sus cantos los nervios,
así dice: «Oh divinidades del mundo puesto bajo el cosmos,
al que volvemos a caer cuanto mortal somos creados,
si me es lícito, y, dejando los rodeos de una falsa boca,
la verdad decir dejáis, no aquí para ver los opacos 20
Tártaros he descendido, ni para encadenar las triples
gargantas, vellosas de culebras, del monstruo de Medusa.
Causa de mi camino es mi esposa, en la cual, pisada,
su veneno derramó una víbora y le arrebató sus crecientes años.
Poder soportarlo quise y no negaré que lo he intentado: 25
me venció Amor. En la altísima orilla el dios este bien conocido es.
Si lo es también aquí lo dudo, pero también aquí, aun así, auguro que lo es
y si no es mentida la fama de tu antiguo rapto,
a vosotros también os unió Amor. Por estos lugares yo, llenos de temor,
por el Caos este ingente y los silencios del vasto reino, 30
os imploro, de Eurídice detened sus apresurados hados.
Todas las cosas os somos debidas, y un poco de tiempo demorados,
más tarde o más pronto a la sede nos apresuramos única.
Aquí nos encaminamos todos, esta es la casa última y vosotros
los más largos reinados poseéis del género humano. 35
Ella también, cuando sus justos años, madura, haya pasado,
de la potestad vuestra será: por regalo os demando su disfrute.
Y si los hados niega la venia por mi esposa, decidido he
que no querré volver tampoco yo. De la muerte de los dos gozaos».
Al que tal decía y sus nervios al son de sus palabras movía, 40
exangües le lloraban las ánimas; y Tántalo no siguió buscando
la onda rehuida, y atónita quedó la rueda de Ixíon,
ni desgarraron el hígado las aves, y de sus arcas libraron
las Bélides, y en tu roca, Sísifo, tú te sentaste.
Entonces por primera vez con sus lágrimas, vencidas por esa canción, fama es 45
que se humedecieron las mejillas de las Euménides, y tampoco la regia esposa
puede sostener, ni el que gobierna las profundidades, decir que no a esos ruegos,
y a Eurídice llaman: de las sombras recientes estaba ella
en medio, y avanzó con un paso de la herida tardo.
A ella, junto con la condición, la recibe el rodopeio héroe, 50
de que no gire atrás sus ojos hasta que los valles haya dejado
del Averno, o defraudados sus dones han de ser.
Se coge cuesta arriba por los mudos silencios un sendero,
arduo, oscuro, de bruma opaca denso,
y no mucho distaban de la margen de la suprema tierra. 55
Aquí, que no abandonara ella temiendo y ávido de verla,
giró el amante sus ojos, y en seguida ella se volvió a bajar de nuevo,
y ella, sus brazos tendiendo y por ser sostenida y sostenerse contendiendo,
nada, sino las que cedían, la infeliz agarró auras.
Y ya por segunda vez muriendo no hubo, de su esposo, 60
de qué quejarse, pues de qué se quejara, sino de haber sido amada,
y su supremo adiós, cual ya apenas con sus oídos él
alcanzara, le dijo, y se rodó de nuevo adonde mismo.
No de otro modo quedó suspendido por la geminada muerte de su esposa Orfeo
que el que temeroso de ellos, el de en medio portando las cadenas, 65
los tres cuellos vio del perro, al cual no antes le abandonó su espanto
que su naturaleza anterior, al brotarle roca a través de su cuerpo;
y el que hacia sí atrajo el crimen y quiso parecer,
Óleno, que era culpable; y tú, oh confiada en tu figura,
infeliz Letea, las tuyas, corazones unidísimos 70
en otro tiempo, ahora piedras a las que húmedo sostiene el Ida.
Implorante, y en vano otra vez atravesar queriendo,
el barquero le vetó: siete días, aun así él,
sucio en esa ribera, de Ceres sin la ofrenda estuvo sentado.
El pesar y el dolor del ánimo y lágrimas sus alimentos fueron. 75
De que eran los dioses del Érebo crueles habiéndose lamentado, hacia el alto
Ródope se recogió y, golpeado de los aquilones, al Hemo.
Al año, concluido por los marinos Peces, el tercer
Titán le había dado fin, y rehuía Orfeo de toda
Venus femenina, ya sea porque mal le había parado a él, 80
o fuera porque su palabra había dado; de muchas, aun así, el ardor
se había apoderado de unirse al vate: muchas se dolían de su rechazo.
Él también, para los pueblos de los tracios, fue el autor de transferir
el amor hacia los tiernos varones, y más acá de la juventud
de su edad, la breve primavera cortar y sus primeras flores. 85


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:11 pm



Catálogo de árboles; Cipariso


Una colina había, y sobre la colina, llanísima, una era
de campo, a la que verde hacían de grama sus hierbas.
De sombra el lugar carecía; parte en la cual, después que se sentara,
el vate nacido de los dioses, y de que sus hilos sonantes puso en movimiento,
sombra al lugar llegó: no faltó de Caón el árbol, 90
no bosque de las Helíades, no de frondas altas la encina,
ni tilos mullidos, ni haya e innúbil láurea,
y avellanos frágiles y fresno útil para las astas,
y sin nudo el abeto, y curvada de bellotas la encina
y el plátano natalicio, y el arce de colores desigual, 95
y, los que honráis las corrientes, juntos los sauces y el acuático loto,
y perpetuamente vigoroso el boj y los tenues tamariscos,
y bicolor el mirto, y de sus bayas azul la higuera.
Vosotras también, de flexible pie las hiedras, vinisteis y, a una,
las pampíneas vides, y vestidos de esa vid los olmos, 100
y los fresnos y las píceas, y de su fruto rojeciente cargado
el madroño, y dúctiles, del vencedor los premios, las palmas,
y recogido su pelo y de erizada coronilla el pino,
grato de los dioses a la madre, si realmente el Cibeleio Atis
se despojó en ella de su ser humano y de endurecerse hubo en aquel tronco. 105
Asistió a esta multitud, a las metas imitando, el ciprés,
ahora árbol, muchacho antes, del dios aquel amado
que la cítara a los nervios, a los nervios templa el arco.
Pues sagrado para las ninfas que poseen de la Cartea los campos,
un ingente ciervo había, y con sus cuernos, ampliamente manifiestos, 110
él a su propia cabeza altas se ofrecía sus sombras;
sus cuernos fulgían de oro, y bajando a sus espaldillas,
colgaban enjoyados collares en su torneado cuello;
una borla sobre su frente, argentina, con pequeñas cinchas
atada se le movía, y de pareja edad, brillaban 115
desde sus gemelas orejas alrededor de sus cóncavas sienes, unas perlas.
Y él, de miedo libre y depuesto su natural
temor, frecuentar las casas y ofrecer para acariciar su cuello,
a cualesquiera desconocidas manos, acostumbraba.
Pero, aun así, antes que a otros, oh el más bello de las gentes de Ceos, 120
grato te era, Cipariso, a ti. Tú hasta los pastos nuevos
a ese ciervo, tú lo llevabas del líquido manantial hasta su onda,
tú ora le tejías variegadas por sus cuernos unas flores,
ahora, cual su jinete, en su espalda sentado para acá y para allá contento
blanda moderabas su boca con purpurinos cabestros. 125
El calor era, y mediado el día, y del vapor del sol,
cóncavos hervían los brazos del ribereño Cáncer.
Fatigado, en la herbosa tierra depositó su cuerpo
el ciervo, y de la arboleada sombra se llevaba el frío.
A él el muchacho, imprudente, Cipariso, le clavó una jabalina 130
aguda, y cuando lo vio a él muriendo de la salvaje herida
decidió que él quería morir. Qué consuelos no le dijo Febo
y cúanto le advirtió que ligeramente y con relación a su motivo
se doliera. Gime él, aun así, y de presente supremo
esto pide de los altísimos, que luto él sintiera en todo tiempo. 135
Y ya agotada su sangre por los inmensos llantos
hacia un verde color empezaron a tornarse sus miembros
y los que ahora poco de su nívea frente colgaban, sus cabellos,
a volverse una erizada melena y, asumida una rigidez,
a contemplar, estrellado, con su grácil copa el cielo. 140
Gimió hondo y triste el dios: «Luto serás para nos,
y luto serán para ti otros, y asistirás a los dolientes», dice.
Tal bosque el poeta se había atraído y en el concilio
de las fieras, central él de su multitud y de los pájaros, estaba sentado;
cuando bastante hubo templado pulsadas con su pulgar las cuerdas 145
y sintió que variados, aunque diversos sonaran,
concordaban sus ritmos, con esta canción acompasó su voz:


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:12 pm



Canción de Orfeo: proemio


«Desde Júpiter, oh Musa madre -ceden todas las cosas al gobierno de Júpiter-,
entona los cantos nuestros. De Júpiter muchas veces su poderío
he dicho antes: canté con plectro más grave a los Gigantes 150
y esparcidos por los campos de Flegra sus vencedores rayos.
Ahora menester es de una más liviana lira, a los muchachos cantemos
amados de los altísimos, y a las niñas que atónitas
por no concedidos fuegos, merecieron por su deseo un castigo.


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:12 pm


Ganimedes


El rey de los altísimos, un día, del frigio Ganimedes en el amor 155
ardió, y hallado fue algo que Júpiter ser prefiriera,
antes que lo que él era. En ninguna ave, aun así, convertirse
se digna, sino la que pudiera soportar sus rayos.
Y no hay demora, batido con sus mendaces alas el aire,
robó al Ilíada, el cual ahora también copas le mezcla, 160
y, de Juno a pesar, a Júpiter el néctar administra.
Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:13 pm



Jacinto


«A ti también, Amiclida, te hubiese puesto en el éter Febo,
triste, si espacio para ponerte tus hados te hubiesen dado;
lo que se puede, eterno aun así eres, y cuantas veces rechaza
la primavera el invierno, y al Pez acuoso el Carnero sucede, 165
tú tantas veces naces, y verdes en el césped las flores.
A ti el genitor mío ante todos te amó y, del mundo
en su centro, abandonada careció de su soberano Delfos,
mientras tal dios el Eurotas y no fortificada frecuenta
a Esparta. Y ni las cítaras, ni están en su honor las saetas: 170
olvidado él aun de sí mismo, no las redes llevar rehúsa,
no haber sujetado a los perros, no por las crestas del monte inicuo
ir de comitiva y, con tal larga costumbre, alimenta él sus llamas.
Y ya casi central el Titán, de la sucesiva y de la pasada
noche, estaba, y en espacio parejo distaba de ambos puntos. 175
Sus cuerpos de ropa aligeran y con el jugo del pingüe olivo
resplandecen y del ancho disco inician las competiciones,
el cual, primero balanceado, Febo lo envía a las aéreas auras
y desgarró con su peso, a él opuestas, las nubes.
Recayó sólida tras largo tiempo en la tierra 180
su peso, y había exhibido él su arte, unido con sus fuerzas.
En seguida, imprudente, y movido por la pasión del juego,
a coger el Tenárida su círculo se apresuraba, mas a él,
dura, devuelto el golpe de su herida, lo lanzó la tierra
contra el rostro, Jacinto, tuyo. Palideció, e igualmente 185
que el muchacho el mismo dios, y colapsados recogió tus miembros,
y ya te reanima, ya tristes tus heridas seca,
ahora tu aliento, que huye, sostiene aplicándole sus hierbas.
Nada aprovechan su artes; era inmedicable herida.
Como si alguien sus violas o la rígida adormidera en un huerto 190
y los lirios quebrara, de sus rubias lenguas erizados,
que marchitas bajaran súbitamente su cabeza ajada ellas,
y no se sostuvieran y miraran con su cúspide la tierra;
así su rostro muriendo yace y traicionando su vigor
su mismo cuello para él un peso es, y sobre su hombro se recuesta. 195
«Te derrumbas, Ebálida, en tu primera juventud defraudado»,
Febo dice, «y veo yo -mis culpas- la herida tuya».
Tú eres mi dolor y el crimen mío; mi diestra en tu muerte
ha de ser inscrita. Yo soy de tu funeral el aurtor.
Cuál mi culpa, aun así, salvo si al haber jugado llamársele 200
culpa puede, salvo si culpa puede, también a haberte amado, llamarse.
Y ojalá contigo morir y por ti mi vida rendir posible
fuera. De lo cual, puesto que por una fatal condición se nos retiene,
siempre estarás conmigo y, memorativa, prendido estarás en mi boca.
Tú de mi lira, tocada por mi mano, tú de las canciones nuestras serás el sonido 205
y, flor nueva, en tu escrito imitarás los gemidos nuestros.
Y el tiempo aquél llegará en que a sí mismo un valerosísimo héroe
se añada a esta flor, y en su misma hoja se lea».
Tales cosas, mientras las menciona la verdadera boca de Apolo,
he aquí que el crúor que derramada por el suelo había señalado las hierbas, 210
deja de ser crúor, y más nítida que de Tiro la ostra,
una flor surge y la forma toma de los lirios, si no
purpurino el color suyo, mas argentino, en ellos.
No bastante es tal para Febo -pues él había sido el autor de tal honor-:
él mismo sus gemidos en las hojas inscribe y «ai ai» 215
la flor tiene inscrito, y esa funesta letra trazada fue.
Y no de haberle engendrado se avergüenza Esparta, a Jacinto, y su honor
perdura hasta esta generación, y, para celebrarse al uso de los antiguos,
anuales vuelven las Jacintias, con su antepuesta procesión.


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:13 pm



Las Propétides y los Cerastas


«Mas si acaso preguntaras, fecunda en metales, a Amatunta, 220
si haber engendrado quisiera a las Propétides, con un gesto lo negará,
igualmente que a aquellos cuya frente áspera en otro tiempo por su geminado
cuerno era, de donde además su nombre tomaron, los Cerastas.
Ante las puertas de éstos estaba el altar de Júpiter Huésped.
†De un no luctuoso crimen† el cual altar, si algún recién llegado teñido 225
hubiese visto de sangre, inmolados creería haberse allí
a unos terneros lechales, y de Amatunte sus ovejas bidentes.
Un huésped había sido asesinado. Ofendida por esos sacrificios nefandos,
sus propias ciudades y de Ofiusa los campos se disponía
a dejar desiertos la nutricia Venus. «Pero, ¿qué estos lugares a mí gratos, 230
qué han pecado las ciudades mías? ¿Qué delito», dijo, «en ellas?
Con el exilio su condena mejor su gente impía pague
o con la muerte o si algo medio hay entre la muerte y la huida.
Y ello ¿qué puede ser, sino el castigo de su tornada figura?».
Mientras duda en qué mutarlos a sus cuernos giró 235
su rostro y acordada fue de que tales se les podían a ellos dejar,
y, grandes sus miembros, los transforma en torvos novillos.
«Atrevido se habían, aun así, las obscenas Propétides a negar
que Venus fuera diosa; merced a lo cual, por la ira de su divinidad,
sus cuerpos, junto con su hermosura, cuentan que ellas las primeras fueron en hacer públicos, 240
y cuando su pudor cedió y la sangre de su rostro se endureció,
en rígida piedra, con poca distinción, se las convirtió.





Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:13 pm



Pigmalión


«A las cuales, porque Pigmalión las había visto pasando su vida a través
de esa culpa, ofendido por los vicios que numerosos a la mente
femínea la naturaleza dio, célibe de esposa 245
vivía y de una consorte de su lecho por largo tiempo carecía.
Entre tanto, níveo, con arte felizmente milagroso,
esculpió un marfil, y una forma le dio con la que ninguna mujer
nacer puede, y de su obra concibió él amor.
De una virgen verdadera es su faz, a la que vivir creerías, 250
y si no lo impidiera el respeto, que quería moverse:
el arte hasta tal punto escondido queda en el arte suyo. Admira y apura
en su pecho Pigmalión del simulado cuerpo unos fuegos.
Muchas veces las manos a su obra allega, tanteando ellas si sea
cuerpo o aquello marfil, y todavía que marfil es no confiesa. 255
Los labios le besa, y que se le devuelve cree y le habla y la sostiene
y está persuadido de que sus dedos se asientan en esos miembros por ellos tocados,
y tiene miedo de que, oprimidos, no le venga lividez a sus miembros,
y ora ternuras le dedica, ora, gratos a las niñas,
presentes le lleva a ella de conchas y torneadas piedrecillas 260
y pequeñas aves y flores mil de colores,
y lirios y pintadas pelotas y, de su árbol caídas,
lágrimas de las Helíades; orna también con vestidos su cuerpo:
da a sus dedos gemas, da largos colgantes a su cuello;
en su oreja ligeras perlas, cordoncillos de su pecho cuelgan: 265
todo decoroso es; ni desnuda menos hermosa parece.
La coloca a ella en unas sábanas de concha de Sidón teñidas,
y la llama compañera de su lecho, y su cuello,
reclinado, en plumas mullidas, como si de sentirlas hubiera, recuesta.
«El festivo día de Venus, de toda Chipre el más celebrado, 270
había llegado, y recubiertos sus curvos cuernos de oro,
habían caído golpeadas en su nívea cerviz las novillas
y los inciensos humaban, cuando, tras cumplir él su ofrenda, ante las aras
se detuvo y tímidamente: «Si, dioses, dar todo podéis,
que sea la esposa mía, deseo» -sin atreverse a «la virgen 275
de marfil» decir- Pigmalión, «semejante», dijo, «a la de marfil».
Sintió, como que ella misma asistía, Venus áurea, a sus fiestas,
los votos aquellos qué querían, y, en augurio de su amiga divinidad,
la llama tres veces se acreció y su punta por los aires trujo.
Cuando volvió, los remedos busca él de su niña 280
y echándose en su diván le besó los labios: que estaba templada le pareció;
le allega la boca de nuevo, con sus manos también los pechos le toca.
Tocado se ablanda el marfil y depuesto su rigor
en él se asientan sus dedos y cede, como la del Himeto al sol,
se reblandece la cera y manejada con el pulgar se torna 285
en muchas figuras y por su propio uso se hace usable.
Mientras está suspendido y en duda se alegra y engañarse teme,
de nuevo su amante y de nuevo con la mano, sus votos vuelve a tocar;
un cuerpo era: laten tentadas con el pulgar las venas.
Entonces en verdad el Pafio, plenísimas, concibió el héroe 290
palabras con las que a Venus diera las gracias, y sobre esa boca
finalmente no falsa su boca puso y, por él dados, esos besos la virgen
sintió y enrojeció y su tímida luz hacia las luces
levantando, a la vez, con el cielo, vio a su amante.
A la boda, que ella había hecho, asiste la diosa, y ya cerrados 295
los cuernos lunares en su pleno círculo nueve veces,
ella a Pafos dio a luz, de la cual tiene la isla el nombre.


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:14 pm



Mirra


«Nacido de ella aquel fue, quien, si sin descendencia hubiese sido,
entre los felices Cíniras se podría haber contado.
Siniestras cosas he de cantar: lejos de aquí, hijas, lejos estad, padres, 300
o si mis canciones las mentes vuestras han de seducir,
fálteme en esta parte vuestra fe y no deis crédito al hecho,
o si lo creéis, del tal hecho también creed el castigo.
Si, aun así, admisible permite esto la naturaleza que parezca,
a los pueblos ismarios y a nuestro mundo felicito, 305
felicito a esta tierra porque dista de las regiones esas
que tan gran abominación han engendrado: sea rica en amomo
y cinamomo, y el costo suyo, y sudados de su leño
inciensos críe y flores otras la tierra de Panquea,
mientras que críe también la mirra: de tal precio no era digno el nuevo árbol. 310
El mismo Cupido niega que te hayan dañado a ti sus armas,
Mirra, y las antorchas suyas del delito ese defiende:
con el tronco estigio a ti, y con sus henchidas víboras, hacia ti sopló
de las tres una hermana. Crimen es odiar a un padre;
este amor es, que el odio, mayor crimen. De todas partes 315
selectos te desean los aristócratas y desde todo el Oriente la juventud
de tu tálamo a la contienda asiste. De entre todos un hombre
elige, Mirra, solo, mientras no esté entre todos este uno.
Ella ciertamente lo siente, y lucha contra su repugnante amor
y para sí: «¿A dónde en mi mente me lanzo? ¿Qué preparo?», dice. 320
«Dioses, yo os suplico, y Piedad, y sagradas leyes de los padres,
esta abominación prohibid y oponeos al crimen nuestro,
si aun así esto crimen es. Pero es que a condenar esta Venus
la piedad se niega, y se unen los animales otros
sin ningún delito, ni se tiene por indecente para la novilla 325
el llevar a su padre en su espalda; se hace la hija del caballo su esposa,
y en las que engendró entra, en esos ganados, el cabrío, y por la simiente
que concebida fue, de la misma concibe, la pájara.
Felices a los que tal lícito es. El humano cuidado
ha dado unas malignas leyes, y lo que la naturaleza permite, 330
envidiosas, sus leyes lo niegan. Pueblos, aun así, que hay se cuenta
en los cuales al nacido la madre, como la nacida al padre,
se une y la piedad con ese geminado amor se acrece.
Desgraciada de mí que nacer no me alcanzó allí
y por la fortuna del lugar herida quedo. ¿Por qué a esto regreso? 335
Esperanzas prohibidas, ¡apartaos! Digno de ser amado
él, pero como padre, es. Así pues, si hija del gran
Cíniras no fuese, con Cíniras yacer podría;
ahora, porque ya mío es, no es mío, y para mi daño es
mi proximidad; ajena más poderosa sería. 340
Irme quiero lejos de aquí, y de la patria abandonar las fronteras,
mientras del crimen así huya. Retiene este mal ardor a la enamorada,
para que presente contemple a Cíniras, y a él le toque y hable,
y mis labios le acerque si nada se concede más allá.
¿Pero más allá esperar algo puedes, impía virgen? 345
¿Es que cuántas leyes y nombres confundirías acaso sientes?
¿No serás de tu madre la rival y la adúltera de tu padre?
¿Tú no la hermana de tu nacido y la madre te llamarás de tu hermano?
¿Y no temerás, crinadas de negra serpiente, a las hermanas,
a las que con antorchas salvajes, sus ojos y sus rostros buscando, 350
los dañosos corazones ven? Mas tú, mientras en tu cuerpo no has
sufrido esa abominación, en tu ánimo no la concibe, o, con un concúbito
vedado, de la poderosa naturaleza no mancilles la ley.
Que él quiere supón: la realidad misma lo veta. Piadoso él y consciente es
de las normas... y oh, quisiera que similar delirio hubiera en él». 355
«Había dicho, mas Cíniras, al que la digna abundancia de pretendientes
qué debe hacer hace dudar, interroga a ella misma,
dichos sus nombres, de cuál marido quiere ser.
Ella guarda silencio al principio, y de su padre en el rostro prendida
arde, y de un tibio rocío inunda sus luces. 360
El de una doncella Cíniras creyendo que tal era el temor,
llorar le veta, y le seca las mejillas, y besos de su boca le une.
Mirra de ellos dados demasiado se goza y consultada cuál
desea tener, por marido: «Semejante a ti», dijo, mas él
esas palabras no entendidas alaba y: «Sé 365
tan piadosa siempre», dice. De la piedad el nombre dicho
bajó ella el rostro, de su crimen para sí misma cómplice la doncella.
«De la noche era la mitad, y las angustias y cuerpos el sueño
había liberado; mas a la doncella Cinireide, insomne, ese fuego
la desgarra, indómito, y sus delirantes votos retoma, 370
y ora desespera, ora quiere probarlo, y se avergüenza
y lo desea, y qué hacer no halla, y como de una segur
herido un tronco ingente, cuando el golpe supremo resta
con el que caiga, en duda está y por parte toda se teme,
así su ánimo por esa varia herida debilitado titubea, 375
aquí y allá, liviano, e impulso toma hacia ambos lados,
y no mesura y descanso, sino la muerte, encuentra de ese amor:
la muerte place. Se levanta, y con un lazo anudar su garganta
determina, y su cinturón, de lo más elevado de una jamba atando:
«Querido Cíniras, adiós, y el motivo de mi muerte entiende», 380
dijo, y estaba ajustando a su palideciente cuello las ligaduras.
«Los murmullos de esas palabras de la nodriza a los fieles oídos
que llegaron cuentan, que el umbral guardaba de su ahijada.
Se levanta la anciana y desatranca las puertas, y de la muerte dispuesta
los instrumentos viendo, en un mismo espacio grita, 385
y a sí se hiere, y se desgarra los senos, y arrancadas de su cuello
sus ligaduras destroza. Entonces finalmente de llorar tuvo ocasión,
de darle abrazos, y del lazo inquirir la causa.
Muda guarda silencio la doncella y la tierra inmóvil mira
y, sorprendidos sus intentos, se duele de su demorada muerte. 390
La apremia la anciana y las canas suyas desnudando y sus vacíos
pechos, por sus cunas y alimentos primeros le suplica
que a ella le confíe de cuanto se duele: ella, dando la espalda
a quien tal preguntaba, gime; decidida está a averiguarlo la nodriza
y no compromete su sola palabra. «Dime», le dice, «y ayuda 395
déjame que te preste; no es perezosa la vejez mía:
o si delirio es, tengo lo que con un encantamiento te sanará y con hierbas;
o si alguno te ha hecho daño, se te purificará con un mágico rito;
ira de los dioses si ello es, con sacrificios aplacable es esa ira.
¿Qué calcule más allá? Ciertamente tu fortuna y tu casa 400
a salvo y en su curso está: viven tu madre y tu padre».
Mirra, su padre al oír, suspiros sacó de lo hondo
de su pecho, y la nodriza, como todavía no concibe en su mente
ninguna abominación, sí presiente, aun así, algún amor,
y en su propósito tenaz, cualquier cosa que ello sea le ruega que a ella 405
revele y en su regazo de anciana, llorando ella, la levanta
y así rodeando con sus débiles brazos su cuerpo:
«Lo sentimos», dice: «estás enamorada. También en esto, deja tu temor,
mi diligencia te será útil y no notará nunca
tal tu padre». Saltó de su regazo furibunda y hundió 410
en su cama el rostro; al apremiarla: «Retírate o cesa», dijo,
«de preguntarme de qué sufro: un crimen es lo que por saber te afanas».
Se horroriza la anciana y sus temblorosas manos, de los años y del miedo,
le tiende y ante los pies suplicante se postra, de su ahijada,
y ya la enternece, ya, si no la hace cómplice, 415
la aterra y con la delación de su lazo y de la emprendida muerte
la amenaza, y su servicio le promete para ese amor, siéndole a ella confiado.
Saca ella su cabeza y de sus lágrimas llenó, brotadas,
el pecho de la nodriza, e intentando muchas veces confesar,
muchas veces contiene su voz, y su pudoroso rostro con sus vestidos 420
tapó y: Oh», dijo, «madre, feliz de tu esposo».
Hasta aquí, y sollozaba. Helado, en los miembros de la nodriza
y en sus huesos, pues lo sintió, penetra un temblor y blanca en toda
su cabeza su canicie se irguió, rígidos sus cabellos
y muchas cosas para que expulsara sus siniestros -si pudiera- amores 425
añadió. Mas la doncella sabe que no falsas cosas le aconseja:
decidida a morir aun así está si no posee su amor.
«Vive», le dice ella, «poseerás a tu» y no osando decir
padre calló, y sus promesas con una divinidad confirma.
«Las fiestas de la piadosa Ceres, anuales, celebraban las madres, 430
aquéllas, en que con nívea veste velando sus cuerpos,
las primicias dan de sus cosechas, de espiga en guirnaldas,
y por nueve noches la Venus y los contactos masculinos
entre las cosas vedadas se numeran. En la multitud esa Cencreide,
del rey la esposa, se halla y los arcanos sacrificios frecuenta. 435
Así pues, de su legítima esposa mientras vacío está su lecho,
al encontrarse ella muy cargado de vino a Cíniras, mal diligente la nodriza,
con un nombre mentido, verdaderos le expone unos amores
y su faz alaba; al preguntársele de la doncella los años:
«Pareja», dice, «es a Mirra». A la cual, después que conducirla a su presencia 440
se le ordenó y cuando volvió al palacio: «Alégrate», dijo, «mi ahijada:
hemos vencido». Infeliz, no en todo su pecho siente
alegría la doncella, y su présago pecho está afligido,
pero aun así también se alegra: tan grande es la discordia de su mente.
«El tiempo era en el que todas las cosas callan, y entre los Triones 445
había girado, oblicuo el timón, su carro el Boyero.
Hacia la fechoría suya llega ella. Huye áurea del cielo
la luna, cubren negras a unas guarecidas estrellas las nubes.
La noche carece de su fuego propio. Primero cubres tú, Ícaro, tu rostro,
y Erígone, por tu piadoso amor de tu padre consagrada. 450
Tres veces por la señal de su pie tropezado fue disuadida, tres veces su omen
un fúnebre búho con su letal canto hizo.
Va ella, aun así, y las tinieblas minoran y la noche negra su pudor,
y de la nodriza la mano con la suya izquierda tiene, la otra con su movimiento
el ciego camino explora. Del tálamo ya los umbrales toca, 455
y ya las puertas abre, ya se mete dentro, mas a ella,
al doblar las rodillas le temblaban las corvas y huyen
color y sangre y su ánimo la abandona al ella marchar.
Y cuanto más cerca de su propio crimen está, más se horroriza y de su osadía
le pesa y quisiera, no conocida, poder retornar. 460
A ella que dudaba, la de la larga edad de la mano la hace bajar y acercada
al alto lecho, cuando la entregaba: «Recíbela», dijo,
ésta tuya es, Cíniras» y unió su malditos cuerpos.
«Recibe en el obsceno lecho su padre a sus entrañas
y de doncella sus miedos alivia y la anima en su temor. 465
Quizás, el de su edad, también con el nombre de hija la llamó,
lo llamó también ella padre, para que al crimen sus nombres no faltaran.
Llena de su padre de sus tálamos se retira e impías en su siniestro
vientre lleva sus semillas y sus concebidas culpas porta.
La posterior noche la fechoría duplica y un fin en ella no hay, 470
cuando finalmente Cíniras, ávido de conocer a su amante
después de tantos concúbitos, acercándole una luz vio
su crimen y a su nacida, y retenidas por el dolor las palabras
de su vaina suspendida arranca su nítida espada.
Mirra huye, y con las tinieblas y por regalo de la ciega noche 475
robada le fue a la muerte y, tras vagar por los anchos campos,
los palmíferos árabes y de Panquea los sembrados atrás deja
y durante nueve cuernos anduvo errante de la reiterada luna,
cuando finalmente descansó agotada en la tierra Saba,
y apenas de su útero portaba la carga. Entonces, ignorante ella de su voto 480
y de la muerte entre los miedos y los hastíos de su vida,
entrelazó tales plegarias: «Oh divinidades si algunas
os ofrecéis a los confesos, he merecido y triste no rehúso
mi suplicio, pero para que yo no ofenda sobreviviente a los vivos
y a los extinguidos muerta, de ambos reinos expulsadme 485
y a mí, mutada, la vida y la muerte negadme».
Divinidad para los confesos alguna se ofrece: sus últimos votos,
ciertamente, sus sus dioses tuvieron, pues sobre las piernas de la que hablaba
tierra sobrevino y oblicua a través de sus uñas por ella rotas
se extiende una raíz, de su largo tronco los firmamentos, 490
y sus huesos robustez toman, y en medio quedando la médula,
la sangre se vuelve en jugos, en grandes ramas los brazos,
en pequeñas los dedos, se endurece en corteza la piel.
Y ya su grávido útero en creciendo le había constreñido el árbol,
y su pecho había enterrado, y su cuello a cubrirle se disponía: 495
no soportó ella esa demora y yendo contraria al leño
bajo él se asentó y sumergió en su corteza su rostro.
La cual, aunque perdió con su cuerpo sus viejos sentidos,
llora aun así, y tibias manan del árbol gotas.
Tienen su honor también las lágrimas y destilada de su corteza la mirra 500
el nombre de su dueña mantiene y en ninguna edad de ella se callará.





Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:14 pm



Venus y Adonis (I)


«Mas, mal concebido, bajo su robustez había crecido ese bebé
y buscaba la vía por la que, a su madre abandonando,
pudiera salir él. En la mitad del árbol grávido se hincha su vientre.
Tensa su carga a la madre, y no tienen sus palabras esos dolores, 505
ni a Lucina puede de la parturienta la voz invocar.
A una que pujara, aun así, se asemeja y curvado incesantes
da gemidos el árbol y de lágrimas que le van cayendo mojado está.
Se detiene junto a sus ramas, dolientes, la compasiva Lucina
y le acercó sus manos y las palabras puérperas le dijo: 510
el árbol hace unas grietas y, hendida su corteza, viva
restituye su carga y sus vagidos da el niño. Al cual, sobre las mullidas hierbas
las náyades imponiéndolo, con lágrimas lo ungieron de su madre.
Podría alabar su belleza la Envidia incluso, pues cuales
los cuerpos de los desnudos Amores en un cuadro se pintan, 515
tal era, pero, para que no haga distinción su aderezo,
o a éste añádelas, leves, o a aquéllos quita las aljabas.
«Discurre ocultamente y engaña la volátil edad,
y nada hay que los años más veloz. Él, de su hermana nacido
y del abuelo suyo, que, escondido en un árbol ahora poco, 520
ahora poco había nacido, ora hermosísimo bebé,
ya joven, ya hombre, ya que sí más hermoso mismo es,
ya complace incluso a Venus, y de su madre venga los fuegos.
Pues, vestido de aljaba, mientras besa el niño la boca a su madre,
sin darse cuenta con una sobresaliente caña rasgó su pecho. 525
Herida, con la mano a su nacido la diosa rechaza: más profundamente llegado
la herida había que su aspecto, y al principio a ella misma había engañado.
Cautivada de tal hombre por la hermosura, ya no cura de las playas
de Citera, no, de su profundo mar ceñida, vuelve a Pafos,
y a la rica en peces Gnido, o a Amatunta, grávida de metales. 530
Se abstiene también del cielo: al cielo antepone a Adonis.
A él retiene, de él séquito es, y acostumbrando simpre en la sombra
a permitirse estar y su belleza a aumentar cultivándola,
por las cimas, por los bosques y espinosas rocas deambula,
con el vestido al límite de la rodilla, remangada al rito de Diana, 535
y anima a los perros, y animales de segura presa persigue:
o las liebres abalanzadas, o elevado hacia sus cuernos el ciervo,
o los gamos. De los valientes jabalíes se abstiene
y a los lobos robadores, y armados de uña a los osos
evita y saturados de su matanza de la manada a los leones. 540
A ti también que de ellos temas, si de algo servirte aconsejando
pueda, Adonis, te aconseja y: «Valiente con los que huyen sé»,
dice, «contra los audaces no es la audacia segura.
Cesa de ser, oh joven, temerario para el peligro mío,
y a las fieras a las que armas dio la naturaleza no hieras, 545
no me resulte a mí cara tu gloria. No conmueve la edad,
ni la hermosura, ni lo que a Venus ha movido, a los leones,
y a los cerdosos jabalíes y a los ojos y ánimos de las fieras.
Un rayo tienen en sus corvos dientes esos agrios cerdos,
su ímpetu tienen, rubios, y su vasta ira los leones 550
y odiosa me es esa raza». Cuál el motivo, a quien lo preguntaba:
«Te lo diré», dice, «y de la monstruosidad te maravillarás de una antigua culpa.
Pero este esfuerzo desacostumbrado ya me ha cansado, y he aquí que
con su sombra nos seduce oportuno este álamo
y nos presta un lecho el césped: me apetece en ella descansar contigo 555
-y descansa- en este suelo» y se echa en el césped, y en él
y en el seno del joven dejado su cuello, reclinado él,
así dice, y en medio intercala besos de sus palabras:


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:15 pm



Hipómenes y Atalanta


«Quizás hayas oído de una mujer que en el certamen de la carrera
superó a los veloces hombres. No una habladuría el rumor 560
aquel fue, pues los superaba, y decir no podrías
si por la gloria de sus pies, o de su hermosura por el bien, más destacada fuera.
Al interrogarle ella sobre su esposo, el dios: «De esposo», dijo,
«no has menester, Atalanta, tú. Huye del uso de un esposo.
Y aun así no le huirás y de ti misma, viva tú, carecerás». 565
Aterrada por la ventura del dios, por los opacos bosques innúbil
vive y a la acuciante turba de sus pretendientes, violenta,
con una condición ahuyenta y: «Poseída no he de ser, salvo», dice,
«vencida primero en la carrera. Con los pies contended conmigo.
De premios al veloz esposa y tálamos se le darán; 570
la muerte el precio para los tardos. Tal la ley del certamen sea».
Ella ciertamente dura, pero -tan grande el poder de la hermosura es-
acude a tal ley, temeraria, una multitud de pretendientes.
Se había sentado Hipómenes de la carrera inicua como espectador,
y: «¿Puede alguien buscar por medio de tantos peligros esposa?», 575
había dicho, y excesivos había condenado de esos jóvenes sus amores,
cuando su faz, y dejado su velo, su cuerpo vio,
cual el mío, o cual el tuyo, si mujer te hicieras:
quedó suspendido y levantando las manos: «Perdonadme»,
dijo, «los que ora he recriminado. Todavía los premios conocidos, 580
que buscabais, no me eran». En elogiándola concibe fuegos,
y que ninguno de los jóvenes corra más veloz desea
y con envidia teme: «¿Pero por qué del certamen este
no tentada la fortuna he de dejar?», dice.
«A los osados un dios mismo ayuda». Mientras tal consigo mismo 585
trata Hipómenes, con paso vuela alado la doncella.
La cual, aunque avanzar no menos que una saeta escita
pareció al joven aonio, aun así él de su gracia
se admira más: incluso la carrera misma la agraciaba.
El aura echa atrás, arrebatados por sus rápidas plantas, sus talares, 590
y por sus espaldas de marfil se agita su pelo, y las rodilleras
que sus corvas llevaban con su pintada orla
y en su candor de jovencita su cuerpo había producido
un rubor, no de otro modo que cuando sobre los atrios cándidos
un velo de púrpura simuladas tiñe las sombras. 595
Mientras nota tal el huésped recorrida la última meta fue
y es cubierta, vencedora Atalanta, de una festiva corona.
Un gemido dan los vencidos y pagan, según el pacto, sus condenas.
«No, aun así, por el destino de ellos aterrado, el joven
se apostó en medio y su rostro en la doncella fijo: 600
«¿Por qué un fácil título buscas venciendo a unos inertes.
Conmigo compárate», dice, «o, si a mí la fortuna poderoso
me ha de hacer, por alguien tan grande no serás indigna de ser vencida.
Pues el padre mío, Megáreo de Onquesto; de él
es Neptuno el abuelo, bisnieto yo del rey de las aguas, 605
ni mi virtud por detrás de mi linaje está. O si vencido soy, obtendrás,
Hipómenes vencido, un grande y memorable nombre».
Al que tal decía con tierno rostro la Esqueneide
lo contempla y duda si ser superada o vencer prefiera,
y así: «¿Qué dios a éste, para los hermosos -dice- injusto, 610
perder quiere y con el riesgo le ordena de su amada vida
este matrimonio perseguir? No merezco, a juicio mío, tanto.
Y no su hermosura me conmueve -podía aun así de ella también conmoverme-,
sino el que todavía un niño es. No me conmueve de él sino su edad.
Qué el que tiene virtud y una mente impertérrita de la muerte. 615
Qué el que de su marino origen se compute el cuarto.
Qué el que está enamorado y en tanto estima la boda nuestra
que moriría si a mí la fortuna, a él dura, le negara.
Mientras puedes, huésped, vete y estos tálamos deja atrás cruentos.
Matrimonio cruel el mío es, contigo casarse ninguna no querrá 620
y ser deseado puedes por una inteligente niña.
Por qué, aun así, siento pesar por ti, cuando tantos ya antes han muerto.
Él verá. Que perezca puesto que con tanta muerte de pretendientes
advertido no fue y se deja llevar a los hastíos de la vida.
¿Caerá él, así pues, porque quiso vivir conmigo, 625
y el de una indigna muerte por precio sufrirá de su amor?
Inquina no nos ha de traer la victoria nuestra.
Pero culpa mía no es. Ojalá desistir quisieras,
o puesto que en tu juicio no estás, ojalá más veloz fueses.
Mas cuán virginal en su cara de niño su rostro es. 630
Ay, triste Hipómenes, no quisiera por ti vista haber sido.
De vivir digno eras, que si más feliz yo fuera
y a mí el matrimonio mis hados importunos no me negaran,
el único eras con quien asociar mi lecho querría».
Había dicho y, como inexperta y por su primer deseo tocada, 635
de que lo está ignorante, está enamorada, y no lo siente amor.
«Ya las acostumbradas carreras demandan pueblo y padre,
cuando a mí, con angustiada voz, el descendiente de Neptuno
me invoca, Hipómenes, y: «Citerea, suplico, a las osadías asista nuestras»,
dice, «y los que ella dio, ayude a esos fuegos». 640
Bajó una brisa no envidiosa hasta mí esas súplicas tiernas.
Conmovida quedé, lo confieso, y una demora larga para el socorro no se me daba.
Hay un campo, los nativos tamaseno por nombre le dan,
de la tierra chipriota la parte mejor, el cual a mí los ancianos
de antaño me consagraron y que a mis templos se sumara 645
dote tal ordenaron. En la mitad brilla un árbol de ese campo,
rubio de cabello, de rubio oro sus ramas crepitantes.
De allí volviendo yo al acaso, llevaba, en número de tres, arrancadas
de mi mano, unas frutas de oro, y sin que nadie ver me pudiera, salvo él mismo,
a Hipómenes me acerqué y le instruí de qué su uso en ellas. 650
Sus señales las tubas habían dado, cuando de la barrera abalanzado uno y otro
centellea y la suprema arena con rápido pie pizca:
poder los creerías a ellos, con seco paso, rasar el mar,
y de una mies cana, ella en pie, recorrer las aristas.
Le añaden ánimos al joven el clamor y el favor y las 655
palabras de quienes decían: Ahora, ahora de aligerar es el tiempo,
Hipómene, apresura, ahora de tus fuerzas usa todas.
Rechaza la demora: vencerás». En duda si el héroe de Megareo
se alegre o la doncella más, la Esqueneia, de estas palabras.
Oh cuántas veces, cuando ya podía pasarlo, demoróse, 660
y contemplado mucho tiempo su rostro a su pesar lo dejó atrás.
Árido, de su fatigada boca le llegaba su anhélito,
y la meta estaba lejos. Entonces al fin de los tres uno,
de los retoños del árbol, envió el descendiente de Neptuno.
Quedó suspendida la doncella, y del nítido fruto por el deseo 665
declina su carrera y el oro voluble recoge.
La deja atrás Hipómenes: resuenan las gradas del aplauso.
Ella su demora con rápida carrera, y los cesados tiempos,
corrige, y de nuevo al joven tras sus espaldas deja.
Y de nuevo, con el lanzamiento de un fruto demorada, del segundo, 670
es alcanzada, y pasa ella al varón. La parte última de la carrera
restaba. «Ahora», dice, «acude, diosa, autora de este regalo».
Y a un costado del campo, para que más tarde ella volviera,
lanza oblicuamente, nítido, juvenilmente, el oro.
Si lo buscaría la doncella pareció dudar, la obligué 675
a recogerla y añadí, por ella levantada, pesos a la manzana
y la impedí a la par por el peso de su carga y la demora,
y para que mi discurso que la propia carrera no sea más lento,
atrás dejada fue la doncella: se llevó sus premios el vencedor.
«¿Digna de que las gracias me diera, de que del incienso el honor 680
me llevara, Adonis, no fui? Ni las gracias, olvidado, me dio
ni inciensos a mí me puso. A una súbita ira me torno
y, dolida por el desprecio, de no ser despreciada por los venideros,
con un ejemplo me cuido y a mí misma yo me incito contra ambos.
Por unos templos que a la madre de los dioses en otro tiempo el claro Equíon 685
había hecho por exvoto, merced a unos nemorosos bosques escondidos,
atravesaban ellos, y el camino largo a descansar les persuadió.
Allí, el intempestivo deseo de yacer con ella
se apodera de Hipómenes, excitado por la divinidad nuestra.
De luz exigua había cerca de esos templos un receso, 690
a una caverna semejante, de nativa pómez cubierto,
por una religión primitiva sagrado, adonde su sacerdote,
de leño, había llevado muchas representaciones de viejos dioses.
Aquí entra y con ese vedado oprobio ultraja los sagrarios.
Los sagrados objetos volvieron sus ojos, y coronada de torres la Madre 695
en la estigia onda a los pecadores duda si sumergir.
Condena leve le pareció. Así pues, unas rubias crines velan,
poco antes tersos, sus cuellos, sus dedos se curvan en uñas,
de sus hombros unas espaldillas se hacen, hacia su pecho todo
su peso se va, las supremas arenas barridas son de su cola. 700
Ira su rostro tiene, en vez de palabras murmullos hacen,
en vez de sus tálamos frecuentan los bosques y, para otros de temer,
con su diente domado aprietan de Cíbeles los frenos, los leones.
De ellos tú, querido mío, y con ellos del género todo de las fieras,
el que no sus espaldas a la huida, sino a la lucha su pecho ofrece, 705
rehúye, no sea la virtud tuya dañosa para nosotros dos».





Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:15 pm


Venus y Adonis (II): muerte de Adonis


«Ella ciertamente tal le aconsejó y, juntos por los aires sus cisnes,
emprende el camino. Pero se alza a los consejos contraria la virtud.
Un cerdo fuera de sus guaridas, sus huellas ciertas siguiendo,
dieron en sacar los perros, y de las espesuras a salir cuando se dispone, 710
le atravesó el joven Cinireio con un oblicuo golpe.
En seguida sacudió con su curvo hocico los venablos,
de sangre teñidos, y a él, tembloroso y la seguridad buscando,
el sangriento jabalí le sigue y enteros bajo la ingle los dientes
le hunde y en la rubia arena, moribundo, lo dejó tendido. 715
Llevada en su leve carro por mitad de las auras Citerea,
a Chipre con las cígneas alas todavía no había llegado.
Reconoció de lejos el gemido de aquel que moría y blancas
allí giró sus aves, y cuando desde el éter alto lo vio,
exánime, y en su propia sangre agitando su cuerpo, 720
saltó abajo y al par su seno y al par su cabellos
quebró y golpeó, indignas, su pecho con sus palmas,
y lamentándose con los hados: «Mas no, aun así, todas las cosas de vuestra
jurisdicción han de ser», dijo. «De este luto los recuerdos permanecerán
siempre, Adonis, del luto mío y la imagen repetida de tu muerte 725
anuales remedos hará de los golpes del duelo nuestro.
Mas tu crúor en flor se mutará, ¿o es que a ti en otro tiempo
un femíneo cuerpo convertir en olientes mentas,
Perséfone, te fue concedido, y mal se verá que por mí
sea mutado el héroe Cinireio?». Así diciendo su crúor 730
con néctar perfumado asperjó, la cual, teñido de él,
se hinchó así como en el rubio cieno totalmente traslúcida
levantarse una burbuja suele, y no más larga que una hora plena
resultó la demora, cuando una flor, de la sangre concolor, surgió,
cual los que esconden bajo su tersa corteza su grano, los bermellones 735
granados llevar suelen. Breve es aun así su uso en él,
pues mal prendido y por su excesiva levedad caduco,
lo sacuden los mismos que le prestan sus nombres, los vientos».
Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Undécimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:17 pm

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Undécimo


Muerte de Orfeo


Mientras con un canto tal los bosques y los ánimos de las fieras,
de Tracia el vate, y las rocas siguiéndole, lleva,
he aquí que las nueras de los cícones, cubiertas en su vesanos
pechos de vellones ferinos, desde la cima de un promontorio divisan
a Orfeo, a los percutidos nervios acompasando sus canciones. 5
De las cuales una, agitando su pelo por las auras leves:
«Ay», dice, «ay, éste es el despreciador nuestro», y su lanza
envió del vate hijo de Apolo contra la boca,
la cual, de hojas cosida, una señal sin herida hizo.
El segundo disparo una piedra es, la cual enviada, en el mismo 10
aire por el concento vencida de su voz y su lira fue,
y como suplicante por unas osadías tan furiosas,
ante sus pies quedó tendida. Pero temerarias crecen
esas guerras y la mesura falta e insana reina la Erinis,
y todos los disparos hubieran sido por el canto enternecidos, pero el ingente 15
clamor, y de quebrado cuerno la berecintia flauta,
y los tímpanos, y los aplausos, y los báquicos aullidos
ahogaron la cítara con su sonar: entonces finalmente las piedras
enrojecieron del no oído vate con su sangre
y primero, atónitos todavía por la voz del cantor, 20
a los innumerables pájaros y serpientes y el tropel de fieras,
las Ménades a título del triunfo de Orfeo destrozaron.
Después ensangrentadas vuelven contra Orfeo sus diestras
y allí se unen como las aves, cuando acaso durante la luz vagando,
al ave de la noche divisan, y, edificado para ambas cosas ese teatro, 25
como el ciervo que en la arena matutina ha de morir
presa de los perros, y al vate buscan, y verdes de fronda
le tiran sus tirsos, no para este cumplido hechos.
Éstas terrones, aquéllas sus ramas de un árbol desgajadas,
parte blanden pedernales; y para que no falten armas a su delirio 30
era el caso que unos bueyes con su reja hundida levantaban la tierra,
y no lejos de ahí, con su mucho sudor deparando el fruto,
sus duros campos, musculosos, perforaban los paisanos,
los cuales, al ver ese tropel huyen y de su labor abandonan
las armas, y por los campos vacíos yacen dispersos 35
los escardillos, los rastros pesados y los largos azadones.
Los cuales, después que los arrebataron aquellas fieras y amenazadores con su cuerno
despedazaron a los bueyes, del vate a los hados de nuevo corren,
y tendiéndoles él sus manos y en ese momento por primera vez
vanas cosas diciéndoles y para nada con su voz conmoviéndolas, 40
esas sacrílegas le dan muerte, y a través de la boca -por Júpiter- aquella,
oída por las rocas, entendida por los sentidos
de las fieras, a los vientos exhalada, su ánima se aleja.
A ti las afligidas aves, Orfeo, a ti la multitud de las fieras,
a ti los rígidos pedernales, que tus canciones muchas veces habían seguido, 45
a ti te lloraron los bosques. Depuestas por ti sus frondas el árbol,
tonsurado de cabellos, luto lució. De lágrimas también los caudales suyas
dicen que crecieron, y forzados sus tules al negro
las naides y las dríades, y sueltos su cabellos tuvieron.
Sus miembros yacen distantes de lugar. Su cabeza, Hebro, y su lira 50
tú acoges y, milagro, mientras baja por mitad de tu corriente
un algo lúgubre lamenta su lira, lúgubre su lengua
murmura exánime, responden lúgubre un algo las riberas.
Y ya ellas al mar llevadas su caudal paisano dejan,
y de la metimnea Lesbos alcanzan el litoral. 55
Aquí una fiera serpiente ese busto expuesto en las peregrinas
arenas ataca y, asperjados de goteante rocío, sus cabellos.
Finalmente Febo le asiste y, cuando sus mordiscos a inferirle se disponía,
la contiene y en piedra las comisuras abiertas de la sierpe
congela y anchurosa, cual estaba, endurece su comisura. 60
Su sombra alcanza las tierras, y esos lugares que había visto antes,
todos reconoce, y buscando por los sembrados de los piadosos
encuentra a Eurídice y entre sus deseosos brazos la estrecha.
Aquí ya pasean, conjuntados sus pasos, ambos,
ora a la que le precede él sigue, ora va delante anticipado, 65
y a la Eurídide suya, ya en seguro, se vuelve para mirarla Orfeo.
No impunemente, aun así, el crimen este deja que quede Lieo,
y por el perdido vate de sus sacrificios doliéndose,
al punto en los bosques a las madres Edónides todas,
las que vieron esa abominación, con una retorcida raíz las ató. 70
Así que de los pies a los dedos su camino -el que entonces había cada una seguido-
alarga y en la sólida tierra sus puntas precipita,
e igual que cuando con los lazos, los que astuto escondió el pajarero,
su pata ha enredado el pájaro y la siente retenida,
golpes de duelo se da y agitándose se aprieta las ataduras con su movimiento, 75
así, cuando cada una de ellas al suelo fijada queda prendida,
consternada, la fuga en vano intenta, mas a ella
dúctil la retiene una raíz y su exaltación doblega,
y mientras dónde estén sus dedos, mientras su pie dónde se pregunta y uñas,
contempla que por sus tersas pantorrillas un leño le sube 80
e intentando su muslo golpear en duelo con su afligida diestra,
su madera golpeó, de su pecho también madera se hace,
madera son sus hombros, y nudosos sus brazos verdaderas
ramas creerías que eran, y no te engañarías creyéndolo.
Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:17 pm



Midas (I)


Y no bastante esto para Baco es. Esos mismos campos también abandona 85
y con un coro mejor los viñedos de su Timolo
y el Pactolo busca, aunque no de oro en aquel
tiempo, ni por sus caras arenas envidiado era.
A él su acostumbrada cohorte, sátiros y bacantes le frecuentan,
mas Sileno falta. Tambaleante de años y de vino 90
unos aldeanos lo cautivaron, frigios, y atado con guirnaldas
al rey lo condujeron, Midas, a quien el tracio Orfeo
en sus orgias había iniciado, junto con el cecropio Eumolpo.
El cual, cuanto hubo reconocido a su aliado y camarada de sacrificios,
de tal huésped por la llegada una fiesta generosamente dio 95
durante una decena de días, y a ellos unidas por su orden sus noches.
Y ya de las estrellas el sublime tropel careaba
el Lucero undécimo, cuando a los lidios campos alegre
el rey llega, y su joven ahijado le devuelve a Sileno.
A éste el dios le dio el grato pero inútil arbitrio 100
de pedir un presente, contento de haber recuperado a su ayo.
Él, que mal había de usar de estos dones: «Haz que cuanto
con mi cuerpo toque se convierta en bermejo oro».
Asiente a sus deseos y de esos presentes, que para daño de él serían, se libera
Líber, y hondo se dolió de que no hubiera pretendido mejores cosas. 105
Contento se marcha y se goza de su mal de Berecinto el héroe,
y de lo prometido la fe, tocando cada cosa, prueba,
y apenas a sí mismo creyendo, no con alta fronda ella verdeante,
de una encina arrancó una vara: vara de oro se hizo.
Recoge del suelo una roca: la roca también palideció de oro. 110
Toca también un terrón: con su contacto poderoso el terrón
masa se torna. De Ceres desgaja unas áridas aristas:
áurea la mies era. Arrancado sostiene de un árbol su fruto:
las Hespérides haberlo donado creyeras. Si a los batientes altos
acercó los dedos, los batientes irradiar parecen. 115
Él, además, cuando sus palmas había lavado en las líquidas ondas,
la onda fluente en sus palmas a Dánae burlar podría.
Apenas las esperanzas suyas él en su ánimo abarca, de oro al fingirlo
todo. Al que de tal se gozaba las mesas le pusieron sus sirvientes
guarnecidas de festines y no de tostado grano faltas. 120
Entonces en verdad, ya si él con la diestra las ofrendas
de Ceres había tocado, de Ceres los dones rígidos quedaban,
ya si los festines con ávido diente a desgarrar se aprestaba,
una lámina rubia a esos festines, acercádoles el diente, ceñía.
Había mezclado con puras ondas al autor de ese obsequio: 125
fúsil por sus comisuras el oro fluir vieras.
Atónito por la novedad de ese mal, y rico y mísero,
escapar desea de esas riquezas, y lo que ahora poco había pedido, odia.
Abundancia ninguna su hambre alivia. De sed árida su garganta
arde y como ha merecido le tortura el oro malquerido, 130
y al cielo sus manos y sus espléndidos brazos levantando:
«Dame tu venia, padre Leneo: hemos pecado», dice,
«pero conmisérate, te lo suplico, y arrebátame este especioso daño.
Tierno el numen de los dioses. Baco al que haber pecado confesaba
restituyó y libera a los obsequios por él dados del cumplimiento de lo pactado, 135
y: «Para que no permanezcas embadurnado de tu mal deseado oro,
ve», dice, «al vecino caudal de la gran Sardes,
y por su cima subiendo, contrario al bajar de sus olas,
coge el camino, hasta que llegues del río a sus nacimientos
y en su espumador manantial, por donde más abundante sale, 140
hunde tu cabeza, y tu cuerpo a la vez, a la vez tu culpa lava».
El rey sube al agua ordenada: su fuerza áurea tiñó la corriente
y de su humano cuerpo pasó al caudal.
Ahora también, ya percibida la simiente de su vieja vena,
sus campos rigurosos son de tal oro, de él palidecientes sus húmedos terrones. 145


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:18 pm



Midas (II): Febo y Pan


Él, aborreciendo las riquezas, los bosques y los campos honraba,
y a Pan, que habita siempre en las cuevas montanas,
pero zafio permaneció su ingenio, y de dañarle como antes
de nuevo habían a su dueño los interiores de su estúpida mente.
Pues los mares oteando ampliamente se yergue, arduo en su alto 150
ascenso, el Tmolo, y por sus pendientes ambas extendiéndose,
en Sardes por aquí, por allí en la pequeña Hipepa termina.
Pan allí, mientras tiernas a las nifas lanza sus silbos
y leve modula, en su encerada caña, su canción,
osando despreciar ante sí de Apolo sus cantos, 155
bajo el Tmolo, éste de juez, a un certamen acude disparejo.
En su propio monte el anciano juez se sentó, y sus oídos
libera de árboles: de encina su melena azul sólo
ciñe, y penden, alrededor de sus cóncavas sienes, bellotas.
Y éste, al dios del ganado contemplando: «En el juez», 160
dijo, «ninguna demora hay». Por dentro sus cálamos agrestes hace sonar él
y con su bárbara canción a Midas -pues era el caso que acompañaba él
al cantor- cautiva. Después de él sagrado el Tmolo volvió su rostro
hacia el rostro de Febo: a su semblante siguió su bosque.
Él, en su cabeza flava de laurel del Parnaso ceñido, 165
barre la tierra con su capa saturada de tirio múrice y,
guarnecida su lira de gemas y diente indios,
la sostiene por la izquierda, sujeta la mano segunda el plectro.
De un artista su porte mismo era. Entonces los hilos con docto
pulgar inquieta, por cuya dulzura cautivado, 170
a Pan ordena el Tmolo a esa cítara someter sus cañas.
El juicio y la sentencia del santo monte place
a todos; se la rebate aun así e injusta se la llama
en el discurso de Midas solo. Y el Delio sus oídos
sandios no soporta que retengan su figura humana, 175
sino que las alarga en su espacio y de vellos blanquecientes las colma,
y no estables por debajo las hace y les otorga el poder moverse:
lo restante es de humano. En una parte se le condena
y se viste las orejas del que lento avanza, el burrito.
Él ciertamente esconderlo desea, y con vergonzoso pudor 180
sus sienes con purpurinas tiaras intenta consolar.
Pero, el que solía sus largos cabellos cortar a hierro
había visto esto, su sirviente, el cual, como tampoco a traicionar
el desdoro visto se atreviera, deseando sacarlo a las auras,
y tampoco pudiera callarlo aun así, se aleja y la tierra 185
perfora y de su dueños cuáles haya contemplado las orejas
con voz refiere baja y a la tierra dentro lo murmura, vaciada,
y la delación de su voz con tierra restituida
sepulta y de esos hoyos tapados tácito se aparta.
Espeso de cañas trémulas allí a levantarse un bosque 190
comenzó y, tan pronto maduró al año pleno,
traicionó a su agricultor, pues movido por el austro lene
las sepultadas palabras refiere y del señor arguye las orejas.


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:18 pm



Fundación y destrucción de Troya; Laomedonte


Vengado se marcha del Tmolo y a través del fluido aire portado
antes del angosto mar de la Nefeleide Heles 195
el Latoio se detiene, de Laomedonte en los sembrados.
A derecha del Sigeo, del Reteo profundo a izquierda,
una ara vieja hay consagrada al Panonfeo Tonante.
Desde allí por primera vez construir sus murallas de la nueva Troya
a Laomedonte ve, y que crecían sus grandes empresas 200
con difícil esfuerzo, y que no riquezas pequeñas demandaba,
y junto con el portador del tridente, del henchido profundo el padre,
se viste de mortal figura y para el tirano de Frigia
edifica los muros, postulando por tales murallas su oro.
En pie estaba la obra: su precio el rey deniega y añade, 205
de su perfidia el cúmulo, el perjurio a sus falsas palabras.
«No impunemente lo harás», el soberano del mar dice, y todas
inclinó sus aguas a los litorales de la avara Troya,
y en forma de mar sus tierras colmó y sus riquezas
arrebató a los campesinos y con sus oleajes sepultó los campos. 210
Y ni la condena esa es suficiente. Del rey también la hija para un monstruo
ecuóreo es demandada, a la cual, a las duras rocas atada,
reclama el Alcida y los prometidos obsequios demanda,
los de los caballos acordados, y de tan gran labor la merced negada,
dos veces perjuras somete las murallas, vencida, de Troya. 215
Y, parte de su ejército, Telamón, no sin honor se retiró,
y a Hesíone, a él dada, posee. Pues por su esposa divina Peleo
brillante era, y no más él soberbio del nombre
de su abuelo que de su suegro, puesto que de Júpiter ser nieto
tocó no a uno solo, de esposa una diosa tocó solo a éste. 220





Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:18 pm



Peleo, Tetis y Aquiles


Pues el viejo Proteo a Tetis: «Diosa», había dicho, «de la onda:
concibe. Madre serás de un joven que en sus fuertes años
los hechos de su padre vencerá y mayor se le llamará que él».
Así pues, para que nada el cosmos que Júpiter mayor tuviera,
aunque no tibios en su pecho había sentido unos fuegos, 225
Júpiter de los matrimonios de la marina Tetis huye
y en sus votos al Eácida, su nieto, que le sustituya
ordena, y a los abrazos ir de la virgen del mar.
Hay una ensenada en Hemonia, en curvados arcos falcada;
sus brazos adelante corren, donde, si fuera más alta la onda, 230
un puerto era. En lo alto de la arena metido se ha el mar;
una playa tiene sólida, que ni las huellas conserva
ni retarda el camino ni cubierto esté de alga.
De mirto un bosque tiene, sembrado de bicolores bayas.
Hay una gruta en su mitad, por la naturaleza hecha, o si por el arte, 235
ambiguo; más por el arte, aun así, adonde muchas veces venir,
en un enfrenado delfín sentada, Tetis, desnuda, solías.
Allí a ti Peleo, cuando del sueño vencida yacías,
te asalta, y puesto que con súplicas tentada lo rechazas,
a la fuerza se apresta, enlazando con ambos brazos tu cuello, 240
que si no hubieras acudido -variadas muchas veces tus figuras-
a tus acostumbradas artes, de lo que osó se hubiera apoderado.
Pero ora tú pájaro -de pájaro aun así él te sujetaba-,
ahora un grave árbol eras: prendido en el árbol Peleo estaba.
Tercera forma fue la de una maculada tigresa: de ella 245
aterrado, el Eácida de tu cuerpo sus brazos soltó.
Después a los dioses del piélago, derramando vino sobre las superficies,
y de un ganado con las entrañas, y con humo de incienso, adora,
hasta que el carpacio vate, desde la mitad del abismo:
«Eácida», le dijo, «de los tálamos pretendidos te apoderarás. 250
Tú, sólo, cuando dormida descanse en la rigurosa cueva,
ignorante, con cuerdas y cadena tenaz átala.
Y no te engañe ella mintiendo cien figuras,
sino apriétala, cualquier cosa que ella sea, hasta que en lo que fue antes se restituya».
Había dicho esto Proteo, y escondió en la superficie su rostro 255
y admitió, sobre sus palabras últimas, sus oleajes.
Bajando estaba el Titán e inclinado su timón
ocupaba el vespertino mar, cuando la bella, abandonado
el ponto, la Nereida, entra en sus acostumbrados lechos.
No bien Peleo había invadido sus virginales miembros, 260
ella renueva sus figuras hasta que su cuerpo sintió que era retenido
y que hacia partes opuestas sus brazos se tendían.
Entonces finalmente gimió hondo y: «No», dice, «sin una divinidad vences»,
y exhibida quedó Tetis: a la rendida se abraza el héroe
y se apodera de sus deseos y la llena, ingente, de Aquiles. 265





Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:19 pm



Dedalión y Quíone


Feliz de su hijo, feliz también de su esposa Peleo,
y a quien, si quitas las incriminaciones del degollado Foco,
todo había alcanzado. A él, de la sangre de su hermano culpable
y expulsado de la casa paterna, de Traquis la tierra
lo acogió. Aquí su gobierno sin fuerza, sin muerte ejercía 270
Ceix, del Lucero, su padre, engendrado, y llevando el paterno
brillo en su cara, el cual en aquel tiempo afligido
y desemejante de sí mismo, a su hermano arrebatado lloraba.
Adonde, después que el Eácida fatigado por la angustia y el camino
llegó, y entró con poco cortejo en la ciudad, 275
y que los que llevaba, sus rebaños de ganado, los que consigo de reses
no lejos de sus murallas bajo un opaco valle hubo dejado,
cuando la ocasión se le ofreció primera de acercarse al tirano,
ramos tendiéndole con mano suplicante, sobre quién sea él
y de quién hijo le apercibe, sólo sus culpas esconde 280
y miente de la huida la causa. Pide que con ciudad o campo
le ayude. A él por el contrario el traquinio de su plácida boca
con tales cosas le responde: «Para la media plebe incluso nuestra
benevolencia es manifiesta, Peleo, y no inhospitalarios gobiernos tenemos.
Añades a tal ánimo razones poderosas: tu brillante 285
nombre y de abuelo a Júpiter. Tus tiempos no malogra suplicando.
Lo que pides todo lo tendrás y tuyo esto llama como parte suya,
cuanto ves. Ojalá mejores cosas vieras»,
y lloraba. Que moviera a tan grandes dolores qué causa
Peleo y sus acompañantes preguntan, a los cuales él revela: 290
«Quizás que ese pájaro que del robo vive y a todas
las aves aterra siempre alas ha tenido creáis:
un hombre fue y -tanta es del ánimo la constancia- ya entonces
agrio era y en la guerra feroz y a la fuerza presto,
por nombre Dedalión, de ese padre engendrado 295
que llama a la Aurora y del cielo el más reciente sale.
Honrada por mí la paz ha sido, el de mantener esa paz -y el de mi matrimonio-
mi cuidado ha sido. A mi hermano las fieras guerras complacían:
la virtud suya a reyes y a pueblos sometió,
la cual ahora, mutada, hostiga de Tisbe a las palomas. 300
Nacida le fue a él Quíone, quien dotadísima de hermosura,
mil pretendientes hubo, núbil a sus catorce años.
Por acaso, al regresar Febo y el hijo de Maia,
aquél de su Delfos, éste de la cima de Cilene,
la vieron a ella a la par, a la par contrajeron por ella un ardor. 305
La esperanza de su Venus difiere a los tiempos de la noche Apolo.
No soporta aquél las demoras y con su vara, que mueve al sopor,
de la doncella el rostro toca: a su tacto cae ella poderoso,
y la fuerza del dios padece. La noche había asperjado el cielo de astros.
Febo a una anciana simula y, previamente a él robados, sus gozos toma. 310
Cuando maduro completó sus tiempos su vientre,
de la estirpe del dios de los alados pies un astuto vástago
nace, Autólico, ingenioso para hurto todo:
blanco de lo negro, y de lo blanco negro
quien a hacer acostumbrara, no desmerecedor de su paterno arte. 315
Nace de Febo -pues dio a luz gemelos-
por su canción vocal y por su cítara brillante Filamon.
¿De qué haber parido a dos, y dioses haber complacido a dos,
y de un fuerte padre y del Tonante por antepasado
haber sido engendrada sirve? ¿Acaso no perjudica incluso su gloria a muchos? 320
Le perjudicó a ella ciertamente, la cual de anteponerse a Diana
tuvo el valor y la belleza de la diosa incriminó, mas en ella
una ira movida fue y: «Con nuestros hechos», dice, «le agradaremos»,
y sin demora curvó el cuerno y desde le nervio una saeta
impulsó y, de ello merecedora, le atravesó con su caña la lengua. 325
Su lengua calla, y ni su voz ni las pretendidas palabras le obedecen,
y al intentar hablar con su sangre su vida la abandona.
A la cual, desgraciado, abrazándola yo, entonces de un padre el dolor
en mi corazón sufrí, y a mi hermano piadoso consuelos dije.
Los cuales ese padre no de otra forma que los arrecifes los murmullos del ponto 330
recibe, y a su hija lamenta sin cesar, arrebatada.
Pero cuando arder la vio, cuatro veces el impulso de él
fue ir a la mitad de esos fuegos, cuatro veces de ahí rechazado
su excitado cuerpo a la huida encomienda y, semejante al novillo
que unos aguijones de abejorro en su oprimida cerviz lleva, 335
por donde camino ninguno hay se lanza. Ya entonces a mí correr me pareció
más que un hombre, y que alas sus pies habían tomado creerías.
Escapó, así pues, de todos y veloz por su deseo de muerte
de la cima del Parnaso se apodera. Conmiserado Apolo,
como Dedalión a sí mismo se hubiera lanzado desde esa alta roca, 340
lo hizo ave y súbitas con unas alas al que caía sostiene,
y una boca corva le dio, curvados le dio por uñas unos ganchos,
su virtud la antigua, mayores que su cuerpo sus fuerzas,
y ahora, el azor, para nadie lo bastante bueno, contra todas
las aves se ensaña y por dolerse de otros se hace él causa de dolor». 345


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:19 pm



El ganado de Peleo


Mientras el hijo del Lucero narra esos milagros acerca
de su consorte hermano, apresurado en una carrera asfixiada
volando llega de la manada el guardián, el foceo Anétor,
y: «¡Peleo! ¡Peleo! Mensajero a ti llego de una gran
calamidad», dice. Lo que quiera que traiga le ordena revelar Peleo, 350
aturdido también él por el miedo de su temblorosa boca el traquinio.
Él refiere: «A los fatigados novillos hacia los litorales curvados
había arreado, cuando el Sol, altísimo en la mitad del cielo,
tanto hacia atrás mirara como restarle viera,
y una parte de las reses en las arenas rubias había inclinado sus rodillas, 355
y de las anchas aguas, tumbada, las llanuras contemplaba;
parte con pasos tardos por aquí deambulaba y por allá;
nadan otros y con su excelso cuello emergen sobre las superficies.
Unos templos de ese mar cerca están, ni de mármol brillante ni de oro,
sino de vigas densas sombreados y de bosque vetusto. 360
Las Nereides y Nereo lo poseen: ellos un marinero del ponto
me reveló que eran sus dioses, mientras sus redes en el litoral seca.
Junta una laguna a él hay, de densos sauces sitiada,
a la que laguna hizo la ola del remansado mar.
Desde allí, estrepitoso con su fragor grave, los lugares próximos aterra 365
una bestia inmensa: un lobo de los juncos laguneros sale,
embadurnado de espumas y asperjado de sangre en sus comisuras
fulmínea, inyectados sus ojos de una roja llama.
El cual, aunque se ensaña a la par por su rabia y su hambre,
más acre es por su rabia, y así pues, no a sus ayunos cuida de poner 370
fin con la matanza de unos bueyes, y a su siniestra hambre, sino toda
la manada hiere y la tumba hostilmente entera.
Parte también de nosotros, de su funesto mordisco herida,
mientras nos defendemos, a la muerte es entregada. De sangre el litoral
y la ola primera rojece, y las mugidas lagunas. 375
Pero la demora dañosa es y el caso dudar no permite.
«Mientras resta alguna cosa, todos unámonos, y nuestras armaduras,
nuestras armaduras empuñemos, y conjuntas nuestras armas llevemos»,
había dicho un lugareño agreste: y no conmovían a Peleo sus daños,
sino que consciente de su pecado colige que la Nereida, de su hijo huérfana, 380
esos daños suyos como ofrendas fúnebres a su extinguido Foco enviaba.
Vestir sus armaduras a sus hombres y tomar sus violentas armas
el rey del Eta ordena, con las cuales al mismo tiempo él se disponía
a marchar, pero Alcíone, su esposa, despierta por el tumulto
a él se arroja y todavía no acicalada de todo su cabello 385
los divide a esos hombres y en el cuello derramándose de su marido,
que mande el auxilio sin él mismo, con palabras le suplica
y lágrimas, y dos vidas que salve en una sola.
El Eácida a ella: «Tus bellos, reina, y piadosos
miedos deja. Plena es la gracia de tu propuesta. 390
No me place a mí las armas contra esos nuevos prodigios mover.
Una divinidad del piélago ha de ser implorada». Había, ardua, una torre.
En lo supremo de la fortaleza una hoguera, señal grata para las fatigadas quillas.
Ascienden allí, y a los toros en el litoral tumbados
con gemidos contemplan, y devastados, ensangrentada 395
su boca a ese fiera, inficionados de sangre sus largos vellos.
Desde ahí, sus manos tendiendo a los litorales del abierto ponto
Peleo a la azul Psámate que ponga fin a su ira
ruega, y preste su ayuda. Y no a las palabras ella, del que rogaba,
del Eácida, se doblega. Tetis, por su esposo suplicante, 400
recibe esa venia. Pero, aun revocado de su acre
matanza, el lobo persevera, por la dulzura de la sangre áspero,
hasta que prendido de una lacerada novilla en la cerviz,
en mármol lo mutó. El cuerpo y, salvo su color,
todo lo conservó; de la piedra el color delata que aquél 405
ya no es lobo, que ya no debe temerse.
Y aun así en esa tierra al prófugo Peleo establecerse
los hados no consienten. A los magnesios llega, vagabundo exiliado, y allí
toma del hemonio Acasto las purificaciones de sus asesinato.





Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:20 pm



Ceix y Alcíone


Mientras tanto, por los prodigios de su hermano 410
y los que siguieron a su hermano turbado en su pecho Ceix,
para consultar unas sagradas -de los hombres deleite- venturas,
al dios de Claros se dispone a ir. Pues sus templos délficos
el sacrílego Forbas, con los flegios, inaccesibles hacía.
De su proyecto aun así antes, fidelísima, a ti 415
te cerciora, Alcíone. De la cual, al instante, sus íntimos huesos
un frío acogieron, y, al boj muy semejante, a su cara
una palidez acudió, y de lágrimas sus mejillas se humedecieron profusas.
Tres veces al intentar hablar, tres veces de llanto su cara regó
y entrecortando su sollozo sus piadosos lamentos: 420
«¿Qué culpa mía», dijo, «amadísimo, tu mente
ha mutado? ¿Dónde está tu cuidado por mí cual antes ser solía?
¿Ya puedes tranquilo ausentarte Alcíone dejada atrás?
¿Ya un camino largo te place? ¿Ya te soy más querida ausente?
Mas, pienso yo, por las tierras tu ruta es y solamente me doleré de ello, 425
no tendré miedo además, y mis cuidados de temor carecerán.
Los mares me aterran y del ponto la triste imagen,
y laceradas hace poco unas tablas en el litoral he visto
y muchas veces en los sepulcros sin su cuerpo leí unos nombres,
y para que a tu ánimo una falaz confianza no mueva 430
porque suegro tuyo el Hipótada es, quien en su cárcel contiene
a los fuertes vientos y cuando quiere las superficies aplaca,
cuando una vez soltados se apoderan de las superficies los vientos,
nada a ellos vedado les es, y desamparada la tierra
toda y todo el estrecho es, del cielo también a las nubes hostigan 435
y su sacudida arranca con sus fieras colisiones rutilantes fuegos.
Mientras más los conozco -pues los conozco y muchas veces en mi paterna
casa de pequeña los vi-, más por ello creo son de temer.
Por lo que si la decisión tuya doblegarse con súplicas ningunas,
querido esposo, puede, y demasiado cierto estás de marchar, 440
a mí también llévame a la vez. Ciertamente se nos sacudirá a una,
y no, sino de lo que padezco, tendré miedo y a la par sufriremos
cuanto haya de ser, a la par sobre la superficie seremos llevados».
Con tales razones de la Eólide y con sus lágrimas
se conmueve su sideral esposo: pues no menor fuego en él mismo hay. 445
Pero ni de los proyectados recorridos del piélago desistir,
ni quiere a Alcíone recibir al partido del peligro,
y muchas cosas responde en consolación de su temeroso pecho.
No, aun así, por tal razón su causa hace buena. Añade a ellas
este paliativo también, con el que solo doblegó a su amante: 450
«Larga ciertamente es para nosotros toda demora, pero te juro
por los fuegos de mi padre, si sólo los hados a mí me devuelvan,
que antes he de retornar de que la luna dos veces colme su orbe».
Cuando con estas promesas la esperanza se le acercó de su regreso,
en seguida, sacado de sus astilleros el pino, que de mar 455
se tiñera y que se le acoplaran, ordena, sus armamentos.
Visto el cual, de nuevo, como presagiadora del futuro
se estremeció Alcíone y lágimas vertió brotadas,
y en sus brazos le estrechó y con triste, desgraciadísima, boca
finalmente: «Adiós», dijo y se colapsó todo su cuerpo. 460
Mas los jóvenes, mientras buscaba demoras Ceix, retornan,
en filas gemelas, hacia sus fuertes pechos los remos
y con igual golpeo hienden los estrechos. Sostuvo ella
húmedos sus ojos y apostado en la popa recurva
y agitando su mano para hacerle a ella las primeras señales 465
a su marido ve, y le devuelve esas señas. Cuando la tierra se aleja
más y sus ojos no pueden reconocer su rostro,
mientras puede persigue huyendo al pino con la mirada.
Él también, cuando no podía por la distancia separado ser visto,
sus velas aun así contempla, en lo alto ondeantes del mástil. 470
Cuando ni las velas ve, vacío busca, ansiosa, su lecho,
y en la cama se deja caer. Renueva el lecho y la cama
de Alcíone las lágrimas y le recuerda qué parte está ausente.
De los puertos habían salido, y había movido el aura las maromas.
Vuelve contra el costado los suspendidos remos el marinero, 475
y las perchas en lo alto de la arboladura coloca y todos del mástil
los linos cuelga y las auras en viniendo recoge.
O menos o ciertamente no más allá de en su mitad la superficie
por esa popa iba siendo cortada, y lejos estaba una y la otra tierra,
cuando el mar, a la noche, de henchidos oleajes a blanquecer 480
comenzó y vertiginoso a soplar más vigorosamente el euro.
«Arriad en seguida las arduas perchas», el capitán grita,
«y a las entenas toda la vela arremangad». Él ordena.
Estorban las contrarias ventiscas sus órdenes
y no consiente que se oiga voz alguna el fragor del mar. 485
Por sí mismos, aun así, se apresuran unos a izar los remos,
parte a reforzar el costado, parte a negar a los vientos las velas.
Saca éste los oleajes y el mar revierte al mar,
este arrebata las entenas. Lo cual, mientras sin ley se hace,
áspero crece el temporal y de todas partes, feroces, 490
sus guerras hacen los vientos y los estrechos indignados mezclan.
Él mismo está espantado, y cuál sea su estado que ni él mismo
sabe confiesa el capitán del barco, ni qué ordene o qué prohíba,
tan grande la mole de ese mal y tanto más poderosa que su arte es,
como que resuenan con sus gritos los hombres, con su chirrido las maromas, 495
con la colisión de las olas, pesada, la ola, con los truenos el éter.
Con sus oleadas se yergue y el cielo igualar parece
el ponto, y, reunidas por su aspersión, tocar las nubes.
Y ora, cuando desde lo profundo revuelve rubias arenas,
de igual color es a ellas; que la estigia onda ora más negro, 500
se postra algunas veces y de sus espumas resonantes blanquece.
La propia también popa de Traquis se mueve con estas tornas
y ahora sublime, como desde la cima de un monte,
contemplar abajo los valles y profundo el Aqueronte parece:
ahora, cuando abajada el recurvo mar la cerca, 505
contemplar arriba desde el infernal abismo el supremo cielo.
Muchas veces hace, por el oleaje en su costado golpeada, un ingente fragor,
y no más leve golpeada resuena que cuando férreo en otro tiempo
el ariete o la balista embiste las laceradas ciudadelas,
y como suelen tomando para el ataque fuerzas marchar 510
a pecho contra las armaduras y las enhestadas armas fieros los leones,
así, cuando se lanzaba la ola al concurrir los vientos,
iba contra los armamentos de la nave y en mucho era más alta que ellos.
Y ya resbalan las cuñas, y despojada de su revestimento de cera
una hendija aparece y presta camino a las letales olas. 515
He aquí que caen largas -liberadas las nubes- lluvias,
y contra el mar creerías que todo desciende el cielo,
y contra los golpes del cielo que hinchado asciende el ponto.
Las velas se mojan de las borrascas y con las celestes olas
las ecuóreas aguas se mezclan. Carece de sus fuegos el éter 520
y una ciega noche ceñida se ve por las tinieblas del temporal y las suyas.
Las hienden aun así a ellas y les ofrecen rielantes su luz
los rayos. Con esos fuegos de rayo arden las olas.
Hace también ya asalto dentro de las huecas texturas de la quilla
el oleaje, y como el soldado más destacado que el número restante, 525
cuando muchas veces intentó asaltar las murallas de una ciudad que le rechaza,
de su esperanza se apodera al fin y, enardecido por el amor de la alabanza,
entre mil hombres de ese muro aun así se apodera él solo,
así, cuando hubieron batido nueve veces sus arduos costados los oleajes,
más vastamente surgiendo se precipita de la décima ola la embestida, 530
y no antes se abstiene de asaltar a la agotada quilla
de que descienda como contra los baluartes de una cautivada nave.
Una parte, así pues, intentaba todavía invadir el pino;
parte del mar dentro estaba. Tiemblan no menos todos
de lo que suele una ciudad temblar cuando unos su muro 535
horadan por fuera, y cuando otros la ocupan por dentro.
Cesa el arte, los ánimos caen, y tantas les parece,
cuantas oleadas vienen, que se precipitan e irrumpen las muertes.
No sostiene éste las lágrimas, suspendido está éste, llama aquél felices
a los que funerales aguardan, éste con sus votos a una divinidad implora, 540
y sus brazos defraudados elevando a un cielo que no ve
pide ayuda. Le vienen a aquél su hermano y su padre,
a éste junto con sus prendas su casa y cuanto dejado atrás ha.
Alcíone a Ceix conmueve, de Ceix en la boca
ninguna salvo Alcíone está, y aunque la extrañe a ella sola, 545
se alegra de que ausente esté, aun así. De la patria también quisiera a las orillas
volver la mirada y a su casa volver sus supremos rostros,
pero dónde esté, ignora, de tan gran vorágine el ponto
hierve, y producida una sombra desde esas nubes como la pez,
todo se oculta el cielo y duplicada se hubo de la noche la imagen. 550
Se rompe por la embestida de un tempestuoso torbellino el árbol,
se rompe también el gobernalle, y de sus expolios ardida la sobreviviente
ola, como vencedora, y ensenada, desdeña a las olas,
y no más levemente que si alguien al Atos y al Pindo arrancados
de su sede enteros los arrojara al abierto mar, 555
precipitándose cae, y a la par con su peso y con su golpe
hunde en lo hondo el barco. Con la cual una parte grande de sus hombres
de ese pesado abismo presa y al aire no devuelta, su hado
cumplió; otros partes y miembros de la quilla
truncados sostienen. Sostiene él mismo con la mano con la que sus cetros solía 560
trozos del navío Ceix y a sus suegro y padre invoca,
ay, en vano. Pero incesante en la boca del que nada:
Alcíone, su esposa. A ella recuerda y nombra,
de ella ante los ojos que lleven su cuerpo los oleajes
pide y exánime sea sepultado por esas manos amigas. 565
Mientras nada, a la ausente, cuantas veces le permite abrir la boca el oleaje,
nombra a Alcíone y por dentro de las mismas olas lo murmura.
He aquí que por encima de los plenos oleajes un negro arco de aguas
rompe y rota la ola sepulta, sumergida, su cabeza.
El Lucero oscuro y a quien conocer no podrías 570
esa luz estuvo y puesto que retirarse del cielo
dado no le era, de densas nubes cubrió su rostro.
La Eólide mientras, de tan grandes desgracias ignorante,
recuenta las noches y ya, las que vestirá él,
apresura las ropas, ya las que, cuando haya venido él, 575
ella misma llevará, y unos retornos se promete inanes.
A todos ella, ciertamente, a todos los altísimos, piadosos inciensos llevaba;
antes, aun así, que a esos todos, de Juno los templos honraba,
y por su marido, que ninguno era, venía a sus aras
y que estuviera a salvo el esposo suyo y que retornara 580
pedía, y que ninguna a ella antepusiera. Mas a él
éste, de tantos votos, podía alcanzarle, solo.
Mas la diosa no más allá sostiene el ser rogada a favor de quien con la muerte
ha cumplido, y para apartar esas manos funestas de sus aras:
«Iris», dijo, «de mi voz fidelísima mensajera, 585
visita del Sueño velozmente su soporífera corte,
y del extinguido Ceix ordénale envíe con su imagen
unos sueños a Alcíone, que narren sus verdaderos casos».
Había dicho. Se viste sus velos de mil colores
Iris y con una arqueada curvatura signando el cielo, 590
a las moradas tiende del ordenado -bajo las nubes escondidas- rey.
Hay cerca de los cimerios, en un largo receso, una caverna,
un monte cavo, la casa y los penetrales del indolente Sueño,
en donde nunca con sus rayos, o surgiendo, o medio, o cayendo,
Febo acercarse puede. Nieblas con bruma mezcladas 595
exhala la tierra, y crepúsculos de dudosa luz.
No la vigilante ave allí, con los cantos de su encrestado busto,
evoca a la Aurora, ni con su voz los silencios rompen
solícitos los perros, o que los perros más sagaz el ganso.
No las fieras, no los ganados, no movidas por un soplo las ramas 600
o su sonido devuelve la barahúnda de la lengua humana.
La muda quietud lo habita. De una roca, aun así, honda,
sale el arroyo del agua del Olvido, merced al cual, con su murmullo resbalando,
invita a los sueños su onda con sus crepitantes guijarros.
Ante las puertas de la cueva fecundas adormideras florecen 605
e innumerables hierbas de cuya leche el sopor
la Noche cosecha y lo esparce húmeda por las opacas tierras.
Puerta, para que chirridos al volverse su gozne no haga,
ninguna en la casa toda hay, guardián en el umbral ninguno.
En medio un diván hay, del antro, de ébano, sublime él, 610
plúmeo, negricolor, de endrino cobertor tendido,
en donde reposa el propio dios, sus miembros por la languidez relajados.
De él alrededor, por todas partes, variadas formas imitando,
los sueños vanos yacen, tantos cuantos una cosecha de aristas,
un bosque lleva de frondas, de escupidas arenas una playa. 615
Adonde una vez que penetró y con sus manos, a ella opuestos, la doncella
apartó los Sueños, con el fulgor del su vestido relució
la sagrada casa, y el dios, yacentes ellos de su tarda pesadez,
apenas sus ojos levantando, y una vez y otra desplomándose,
y lo alto del pecho golpeándose con su bamboleante mentón, 620
se sacudió finalmente a sí mismo, y a sí mismo sobre su codo apoyándose,
a qué venía -pues la reconoció- inquiere. Mas ella:
«Sueño, descanso de las cosas, el más plácido, Sueño, de los dioses,
paz del ánimo, de quien el cuidado huye, quien los cuerpos, de sus duros
menesteres cansados, confortas y reparas para la labor: 625
a unos Sueños, que las verdaderas figuras igualen en su imitación,
ordena que en la hercúlea Traquis, bajo la imagen de su rey,
a Alcíone acudan y unos simulacros de su naufragio remeden.
Impera eso Juno». Después que sus encargos llevó a cabo,
Iris parte -ya que no más allá tolerar del sopor 630
la fuerza podía- y deslizarse el sueño sintió a sus miembros,
huye y retorna, por los que ahora poco había venido, sus arcos.
Mas el padre, del pueblo de sus mil hijos,
despierta al artífice y simulador de figuras,
a Morfeo: no que él ninguno otro más diestramente 635
reproduce el caminar y el porte y el sonido del hablar.
Añade además los vestidos y las más usuales palabras
de cada cual. Pero él solos a hombres imita. Mas otro
se hace fiera, se hace pájaro, se hace, de largo cuerpo, serpiente:
a él Ícelo los altísimos, el mortal vulgo Fobétor 640
le nombra. Hay también de diversa arte un tercero,
Fántaso. Él a la tierra, a una roca, a una ola, a un madero
y a cuanto vacío está todo de ánima, falazmente se pasa.
A los reyes él y a los generales su rostro mostrar
de noche suele, otros los pueblos y la plebe recorren. 645
Prescinde de ellos su señor y de todos los hermanos solo
a Morfeo, quien lleve a cabo de la Taumántide lo revelado, el Sueño
elige, y de nuevo en una blanda languidez relajado
depuso la cabeza y en el cobertor profundo la resguarda.
Él vuela con unas alas que ningunos estrépitos hacen 650
a través de las tinieblas y en un breve tiempo de demora a esa ciudad
arriba de Hemonia, y depuestas de su cuerpo las alas,
a la faz de Ceix se convierte y tomada su figura,
lívido, a un exánime semejante, sin ropas ningunas,
de su esposa ante el lecho, la desgraciada, se apostó. Mojada parece 655
la barba del marido, y de sus húmedos cabellos fluir pesada ola.
Entonces, en el lecho inclinándose, con llanto sobre su rostro profuso,
tal dice: «¿Reconoces a Ceix, mi muy desgraciada esposa,
o acaso mudado se ha mi faz por la muerte? Mírame: me conocerás
y hallarás, por el esposo tuyo, de tu esposo la sombra. 660
Ninguna ayuda, Alcíone, tus votos nos prestaron.
Hemos muerto. En falso prometerme a ti no quieras.
Nuboso, del Egeo en el mar, sorprendió a la nave
el Austro, y sacudiéndola con su ingente soplo la deshizo,
y la boca nuestra, que tu nombre en vano gritaba, 665
llenaron los oleajes. No esto a ti te anuncia un autor
ambiguo, no esto de vagos rumores oyes:
yo mismo los hados míos a ti, náufrago presente, te revelo.
Levántate, vamos, dame tus lágrimas y de luto vístete, y no a mí,
no llorado, a los inanes Tártaros me envía». 670
Añade a esto una voz Morfeo, que de su esposo ella
creyera ser, llantos también derramar verdaderos
parecido había, y el gesto de Ceix su mano tenía.
Gime hondo Alcíone, llorando, y mueve los brazos
durante el sueño y su cuerpo buscando abraza las auras 675
y grita: «Espera, ¿a dónde te me arrebatas? Iremos a la vez».
Por su propia voz y la apariencia de su marido turbada, el sueño
se sacude y al principio mira alrededor por si está allí
quien hace poco parecido lo había, pues, movidos por su voz sus sirvientes,
entraron una luz. Después que no lo encuentra en parte alguna, 680
se golpea el rostro con la mano y rasga de su pecho los vestidos
y sus pechos mismos hiere y sus cabellos de mesar no cura,
los desgarra, y a la nodriza, que cuál de su luto la causa preguntaba:
«Ninguna Alcíone es, ninguna es», dice, «murió a la vez
con el Ceix suyo. Las palabras de consuelo llevaos. 685
Náufrago ha perecido, lo vi y reconocí y mis manos a él
al retirarse, ansiando retenerle, le tendí.
Una sombra era, pero también una sombra, aun así, manifiesta
y de mi marido verdadera. No él ciertamente, si saber lo quieres, tenía
su acostumbrado semblante ni, con el que antes, con tal rostro brillaba. 690
Palideciente y desnudo y todavía mojado su cabello,
infeliz de mí le vi. Apostado el desgraciado aquí, en este
mismo lugar», y busca sus huellas, si alguna resta.
«Tal cosa era, tal, lo que con mi ánimo adivinador temía,
y que de mí huyendo los vientos no siguieras te pedía. 695
Mas ciertamente quisiera, puesto que a morir marchabas,
que a mí también me hubieses llevado. Mucho más provechoso contigo
a mí me fuera el marchar, pues de mi vida ningún tiempo
sin ti hubiera pasado, ni nuestra muerte separada hubiese sido.
Ahora ausente he perecido, y me sacuden también las olas ausente 700
y, sin mí él, el ponto me tiene. Más cruel que el mismo
piélago sea mi corazón si mi vida por llevar más lejos pugno,
y lucho por sobrevivir a tan gran dolor.
Pero ni lucharé ni a ti, triste, te abandonaré,
y tuya ahora al menos llegaré de acompañante, y el sepulcro, 705
si no la urna, con todo nos unirá a nosotros la letra:
si no tus huesos con los huesos míos, mas tu nombre con mi nombre he de tocar».
Más cosas el dolor prohíbe y en cada palabra un golpe de duelo interviene,
y desde su atónito corazón gemidos salen.
De mañana era. Sale de su morada a la playa, 710
y aquel lugar afligida busca desde el cual contemplara al que marchaba,
y mientras se detiene allí, y mientras: «Aquí las amarras desató,
en esta playa al separarse de mí besó mis labios», dice,
y mientras anotados en sus lugares rememora los sucesos, y hacia el mar
mira, en un trecho distante, divisa algo así 715
como un cuerpo, líquida, en el agua, y al principio qué ello
fuese era dudoso. Después que un poco lo empujó la ola,
y aunque lejos estaba, un cuerpo, aun así, que era, manifiesto estaba.
De quién fuera ignorante ella, porque náufrago, del presagio conmovida quedó,
y como a un desconocido que su lágrima ofreciera: «Ay, desgraciado», dice, 720
«quien quiera que eres, y si alguna mujer tienes». Por el oleaje llevado
se hace más cercano el cuerpo. El cual, mientras más ella lo escruta,
por ello menos cada vez de su mente es dueña, y ya a la vecina
tierra allegado, ya cual conocerlo pudiera,
lo distingue: era su esposo. «Él es», grita, y a una, 725
cara, pelo y vestido lacera, y tendiendo temblorosas
a Ceix sus manos: «¿Así, oh queridísimo esposo,
así a mí, triste, regresas?», dice. Adyacente hay a las olas,
hecha a mano, una mole que del mar las primeras iras
rompe, junto a las embestidas que ella previamente fatiga de las aguas. 730
Salta allí, y prodigioso fue que pudiera: volaba,
y golpeando con sus recién nacidas alas el aire leve,
rozaba lo alto, pájaro triste, de las olas,
y mientras vuela, un sonido a la aflicción semejante y lleno
de queja dio su boca, crepitante de su tenue pico. 735
Pero cuando tocó, mudo y sin sangre, ese cuerpo,
a sus amados miembros abrazada con sus recientes alas,
fríos besos inútilmente puso en sus labios con su duro pico.
Si sintió tal cosa Ceix, o si su rostro con los movimientos de la ola
levantar pareció, aquella gente lo dudaba, más él 740
lo había sentido, y finalmente, al conmiserarse los altísimos, ambos
en ave son mutados. A los hados mismos sometido
entonces también permaneció su amor, y de su matrimonio el pacto deshecho
no quedó, en ellos de aves. Se aparean y se hacen padres,
y durante unos días plácidos del invernal tiempo, siete, 745
se recuesta Alcíone, suspendidos en la superficie, en sus nidos.
Entonces es segura la ola del mar: los vientos custodia y retiene
Éolo de su salida y brinda a sus nietos mar lisa.


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo Empty Re: Metamorfosis de Publio Ovidio Nasón-Libro Décimo

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Jul 16, 2014 6:20 pm


Ésaco


A ellos algún señor mayor, conjuntamente volando los mares anchos,
los contempla, y hasta el fin conservados alaba sus amores: 750
uno a su lado, o él mismo si la suerte lo quiso: «Éste también», dijo,
«que el mar rozando y con sus patas recogidas
contemplas -mostrándole alargado hacia su garganta a un somorgujo-
regia descendencia es, y si descender hasta él
en orden perpetuo intentas, son el origen suyo 755
Ilo y Asáraco y, raptado por Júpiter, Ganimedes,
o Laomedonte el anciano, y Príamo, a quien los postreros tiempos
de Troya tocaron. Hermano fue de Héctor éste,
el cual, si no hubiera sentido en su juventud estos nuevos hados,
quizás inferior a Héctor un nombre no tuviera, 760
aunque lo hubo a él dado a luz la hija de Dimas;
a Ésaco, en el sombreado Ida, furtivamente, que lo parió
se dice Alexírroe, nacida de Granico el bicorne.
Odiaba él las ciudades, y apartado de la brillante corte,
secretos montes e inambiciosos campos 765
cultivaba, y no de Ilión a las juntas, salvo raramente, acudía.
No agreste, aun así, ni inexpugnable al amor
pecho tenía, y perseguida muchas veces por los bosques todos,
contempla a Hesperie, de su padre en la orilla, a la Cebrenida,
echados a los hombros, secándolos al sol sus cabellos. 770
Al ser vista huye la ninfa, como aterrada del rubio
lobo una cierva, y, a lo lejos sorprendida al haber dejado el lago,
del azor el fluvial ánade. A ella de Troya el héroe
persigue, y a la rápida de miedo, el rápido acucia de amor.
He aquí que, escondida en la hierba una culebra, de la que huía 775
con su corvo diente el pie rozó, y su humor dejó en su cuerpo.
Con su vida acabada fue la huida. Se abraza él fuera de sí
a la exánime y clama: «Me arrepiento, me arrepiento de haberla seguido,
pero no esto temí, ni vencer me era de tanto.
A ti te hemos dado muerte, desgraciada, dos: la herida, por la serpiente; 780
por mí el motivo dado fue. Yo soy más criminal que ella,
quien a ti con la muerte mía de tu muerte consuelos no te envío».
Dijo y de una peña, a la que ronca por su base recomía una ola,
se entregó al ponto. Tetis, compadecida del que caía,
blandamente lo recibe y, nadando él por las superficies, de alas 785
lo cubrió y de su deseada muerte no le fue dada la posibilidad.
Se indigna el amante de que contra su voluntad a vivir se le fuerce
y se le cierre el paso a su ánima, que de su desgraciada sede quería
salir, y cuando, nuevas para sus hombros, había tomado esas alas
remonta y de nuevo su cuerpo sobre las superficies lanza. 790
La pluma alivia sus caídas: se enfurece Ésaco, y contra el profundo
abalanzado parte, y de la muerte el camino al fin reintenta.
Causó el amor su delgadez: largas las articulaciones de sus piernas,
larga permanece su cerviz, la cabeza está del cuerpo lejos.
Las superficies ama y su nombre tiene porque se sumerge en ella».
Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.