Esa Noche

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Esa Noche

Mensaje por Armando Lopez el Dom Jun 14, 2015 9:54 pm

Después de Terminar

Tenía 16 cuando termine con un chico al que ame y rompió mi corazón, duramos casi 2 años, yo estaba enfocada en mis estudios y el trabajo, así que encontró alguien que le diera lo que el quería sexo, cuando cumplí 18 fui a una reunión de un amigo en común, mi ex ya estaba casado (embarazó a la chica por eso terminé con él), yo acaba de terminar la preparatoria y estaba en una relación algo inestable, mi novio de ese entonces me llevaba casi 7 años, era abogado con maestría e iba a tomar un doctorado en España, me propuso matrimonio y yo lo rechace no era lo que quería para mí, estaba por entrar a la universidad y conocer más gente; en la Reunión lo salude como a cualquier viejo amigo, un beso y abrazo, platicamos de tontería y media, de nuestros padres y hermanos, yo llevaba varias palomas (Tequila y refresco) él varias cervezas, nos estábamos riendo de todo, subimos a la terraza y me preguntó qué hubiera pasado si no hubiera hecho lo que hizo, le dije que tal hubiéramos seguido juntos, entonces me beso de la manera mas tierna en una mejilla y luego los labios, Dios había olvidado lo bien que besaba, y esa mirada en la que te pierdes y te olvidas de todo, lo aleje me vio llorar estaba molesta aún, nos fuimos a un cuarto que esta junto a la terraza, le grite todo lo que sentía, lo que me guarde, después solo me besó no se cuánto tiempo estuvimos besándonos, pero sentí como sus manos recorrían mi cuello y después por los hombros hasta llegar a la espalda, metió su mano bajo mi camisa con suavidad casi rozando los dedos con mi piel, sus labios bajaron a mi cuello, los hombros y desamarro mi blusa halter, bajo hasta mis senos, y con su boca lo bajo, y con sus manos lo desabrocho, empezó a respirar suavemente cerca de mis senos, yo temblaba porque era lo mas lejos que estaba llegando con un hombre, metió su mano bajo mi falda, acaricio mis glúteos, me levanto en sus brazos y me recostó en un sillón de la habitación, seguimos besándonos, yo solo acaricia su espalda firme y levante su playera seguía ahí ese sixpack que tenia por abdomen, me beso nuevamente el cuello, lamió mis senos, mi abdomen, sus manos volvieron a entrar bajo mi falda, mientras sus labios empezaron a besar mis muslos, sentí como hacia a un lado mi pataleta y la empezó a besar, sentí poco a poco su lengua, mientras me empezó a penetrar suavemente con un dedo, y después con su lengua, subió a besarme nuevamente, estaba completamente empapada, se desabotono el pantalón y bajo su cierre, cuando sentí que iba a penetrarme lo detuve, y le dije que no, se abrocho el pantalón, y siguió dando placer oral hasta que llegue al clímax (lo sabía porque aprendí a masturbarme) nos besamos, salimos del cuarto, y parecía que nadie se dio cuenta de que no estuvimos, me acompaño a mi casa y me volvió a besar con tanta pasión que quería que me hiciera suya, pero nuevamente me detuve y le dije "Esto es lo único que obtendrás de mi y solamente esta vez". Se fue, pero siempre que está cerca la fecha en que terminamos, sueño con esa noche, pero en mi sueño llegamos más allá de todo deseo.

Vaya que recordar es vivir, y recordar esa noche en que salimos al bar como todos los viernes como los buenos amigos que éramos, el plan de siempre el que ligara le daría la señal al otro para reunirse en algún lado, esa noche bailamos con varias personas, hubo un chico que se pasó varias horas bailando conmigo e intento propasarse, como siempre lo calme pero tú te molestaste e intentaste golpearlo, dejase a un lado a la chica con la que estabas bailando, asi que me puse frente a ti y te lleve a bailar del otro lado de la pista, pero mejor nos salimos de ahí, caminábamos por el centro, ibas muy callado y de repente me recargaste contra la pared y me besaste con pasión y a la vez con cierto miedo, reaccioné y te abofetee, y no te importó, acariciaste mi cara y la tomaste con tus manos, acercaste tu cara a la mía, sentía tus labios rozar los míos y solo me dijiste, ya que estabas harto de fingir que no sentíamos nada, que solo éramos amigos, que sabias que yo también sentía algo, y me volviste a besar, me deje llevar, era cierto, sentía algo pero no me arriesgaba ya, aun dolía el pasado, pero debía dejarlo otras en donde pertenecía, así que te rodee con mis brazos y seguimos fundidos en el beso, sujetabas mi cuello con tus manos y las deslizaste por mi espalda, me abrazaste como si quisieras detener el tiempo, el mundo, que no terminara ese momento, recargaste tu cuerpo al mío, y sentí tu calor, tu aroma esa fragancia fresca y algo amaderada, y el latir de nuestros corazones agitados, no importando que fuera la calle en la que estábamos, era tarde y un poco oscuro, bajaste tus manos a mis caderas y después acariciaste mis glúteos, yo solo recorría tu espalda, ancha, marcada y atlética, nuestra respiración agitada, recargando nuestros cuerpos, separaste mis piernas con tu pierna y frotabas tu muslo contra mi vagina, empecé a sentirme húmeda, sentía tu miembro duro y erecto, mi cuerpo temblaba, empezamos a pausar el beso, sentimos cuando llegamos al clímax y nos detuvimos poco a poco, calmando nuestra respiración con besos tiernos, suaves; caminamos en silencio abrazados, empezó a llover dejábamos que el agua nos empapara, llegamos al auto, me llevaste a casa, nos despedimos con un beso.

Llegase al trabajo por mí, me llevaste a cenar a tu departamento, y pasaron en la radio la canción de Aerosmith "I don´t wanna miss a thing" , te levantaste y me tomaste la mano, nos pusimos a bailar, empezaste a cantar, me besabas la frente, olías mi cabello, me mirabas a los ojos como si nadie mas existiera a nuestro alrededor, sonreías, me tomabas por la cintura y me dabas vueltas, me besabas, me dijiste que te habían dado la beca para Canadá y que en 1 mes te irías, me puse feliz por ti, te bese, te quedaste serio, entonces dijiste que esperabas que te pidiera que te quedaras, pero no fue así, te dije que ambos teníamos metas que cumplir, esa era una con la que tu habías soñado, volviste a sonreír y me besaste nuevamente, seguimos bailando aunque nunca nos dimos cuenta cuando termino la canción, seguía otra y otra, entonces me besaste nuevamente, bajaste tus manos suavemente por mi cuello, mi espalda, llegaste bajo mi falda, acariciabas mis glúteos, me tomaste de las caderas y me levantaste, besabas mi cuello, hiciste que rodeara mis piernas a tu cintura, y caminaste hacia tu habitación, me acostaste en la cama, mientras tus manos recorrían mis piernas, empezaste a besar mi cuello, mordiste mi oreja, soplando cada rincón que besabas, desabrochaste mi vestido despacio, metiste tu mano y empezaste a recorrer mi abdomen, la espalda, mientras tus labios bajaban a mis hombros y con los dientes hiciste a un lado los tirantes del brasier, mientras lo desabrochabas, bajaste por mis senos y los desnudaste con la boca, respirabas lentamente en ellos, empezaste a besarlos, después a chuparlos, los mordías suavemente, mi vestido quedo completamente desabotonado, volviste a mis labios los mordías suavemente, me susurraste al oído que querías besar cada centímetro de mi, entonces tus manos recorrieron mis caderas, y empezaste a bajar la tanga, y tus labios volvieron a recorrer mi cuellos, hombros, senos, abdomen, vientre, muslos, tus manos subieron para acariciar mis senos, subiste a mi cuello y empecé a lamer tus dedos, los chupaba, mientras acariciabas nuevamente mis senos, tus manos bajaron a mis caderas, besabas mis muslos, rodillas, mordisqueaste mis pies, bajaste nuevamente y llegaste a mi vientre, abriste mis piernas y besaste la parte interna de mis muslos, llegaste a mi vagina y la empezaste a besar, le diste mordiscos suaves, y me estremecí, tu lengua empezó a hurgar poco a poco hasta que sentí que con ella me penetrabas, grité, te pedí que siguieras, estaba loca de placer, mojada, sentía que llegaba al éxtasis, y al mismo tiempo empezaste a acariciar mis glúteos mis labios vaginales, empezaste a penetrarme con un dedo, luego con 2, y lo alternabas con tu lengua, en ese momento llegue al completo y total orgasmo. Mi cuerpo temblaba, así que poco a poco me giraste y empezaste a morder mis glúteos, mi espalda, sin dejar de masturbarme con tus manos, me recargaste tu miembro que estaba dentro de tu pantalón, pero se sentía tan duro, simulabas penetrarme y mordías mi cuello, mis orejas. Cuando llegaste, te acostaste un lado mio y me acurrucaste en tus brazos, dijiste que esto lo habías soñado desde la noche que empezó todo; nos quedamos dormidos, despertamos en la madrugada y me empecé a vestir, cuando me abrazaste y me pediste que me quedara, té pedí que me llevaras a mi casa, así que te levantaste y nos fuimos, te besé nuevamente antes de entrar a mi casa y nos despedimos.
avatar
Armando Lopez

Cantidad de envíos : 3586
Fecha de inscripción : 07/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Esa Noche

Mensaje por Armando Lopez el Dom Jun 14, 2015 9:59 pm

Empezaste a llamarme todos los días al trabajo, ibas por mí para comer, al salir, empezamos a buscar las maletas para tu viaje, te fuiste unos días a tramitar pasaporte y la visa, regresaste y faltaba 2 semanas para que te fueras, salíamos a bailar, al cine, nos reuníamos con varios amigos que empezaron a organizarte despedidas, fuimos a todas ellas, carne asada en una, balnearios, cenas, bares, pero en todas ellas me mantenías junto a ti, cuando me iba a platicar un rato con otras personas me buscabas con la mirada, cuando nos despedíamos de los amigos salíamos a caminar sin dejar de abrazarnos, besarnos, o tomados de la mano, hablabas de lo mucho que tenías que practicar francés y mejorar tu ingles, me preguntabas si después de estas semanas no había cambiado de parecer en dejarte ir, y te dije que no, era la primera vez que estábamos dejándonos llevar por el momento, yo había tomado la decisión de irme un tiempo a monterrey posiblemente estudiar allá, así que solo nos dejaríamos llevar y tendríamos un hermosos recuerdo de lo que tuvimos, fuimos a caminar, al parque para ver un atardecer, ya estaba casi vacío, así que llegamos al fondo en donde está la pista de patinetas y un pequeño local abandonado, me recargaste contra la pared y nos metimos ahí, nos sentamos en el piso y empezamos a besarnos, entonces yo me senté en tus piernas y empecé a restregar mi entrepierna contra tu miembro, subiste mi blusa, y te levantaste besando mi senos por encima del sostén, lo hiciste a un lado y lo mordiste, gemí, y tome tu mano para que acariciaras el otro seno, me restregaba en un vaivén en tus caderas, empezamos a sentir la agitación de nuestros corazones. Desfaje tu playera para acariciar tu torso libremente, fue el segundo faje que hacíamos en un lugar público, cuando terminamos, nos arreglamos las ropas y salimos, ya estaba oscuro, y no había nadie, así que caminamos a la salida y al auto;

Dejamos de vernos por unos días antes de tu partida, para estar con tu familia, decías que te encantaría que los conociera pero yo te decía que era mejor que no, porque sabíamos que lo nuestro solo iba a durar unos días más, a 3 días antes de tu partida, llegaste de sorpresa a la hora de la salida de mi trabajo, me emocione al verte, llevabas una camisa azul marino y unos jeans, el cabello algo despeinado, y una flor en la mano, me abrazaste y nos besamos, y fuimos a cenar al restaurante del pasillo del centro, caminamos por los alrededores y en una de las calles que estaba mas sola me arrinconaste contra una de las puertas y me besaste, como aquella primera vez, empezó a llover, me tomaste de la mano y corrimos al estacionamiento donde habías dejado el auto, me llevaste a tu casa, y nos pusimos a mirar la lluvia por el ventana, entonces me rodeaste la cintura con tus brazos y me besaste el cuello y me pediste que me quedara esa noche, que sería la última vez, me susurrabas al oído que querías tenerme una vez en tus brazos, que recordara tu aroma, tus caricias y tus besos, que no fueras algo pasajero, mientras deslizabas tus manos suavemente por mi cintura, abdomen, caderas, y subías hasta llegar a los tirantes de mi blusa, lentamente lo deslizabas junto con el tirante del sostén, mientras me decías al oído lo tanto que habías soñado con tenerme aso, recorrer nuevamente cada parte de mi cuerpo con tus manos, tus labios y aliento, deslizaste mi blusa y el sostén sin desabrochar, seguiste para abrir desabotonar la falda y la pantaleta, me dejaste completamente desnuda, te detenías a besar cada rincón, desde el cuello, senos, vientre, llegaste a mi vagina y tus dedos ya estaban jugando con mis labios, tus labios quedaron frente a mi monte de venus y tus manos empezaron a acariciar mis glúteos, empezaste a besar, pusiste una de mis piernas en tus hombros y empezaste a mordisquear, succionar, lamer, tu lengua me penetraba como queriendo perderse, besaste mis muslos, hasta llegas a los pies, subiste nuevamente y nos besamos, mientras sentía tus manos acariciar mi cuello y deslizándose a mi espalda y glúteos, empecé a desabotonar tu camisa, de las mangas, después deje descubierto tu pecho, la saque de tu pantalón, quite el cinturón y abrí tu pantalón, besé tu cuello, baje a tus pectorales y los mordique, mientras baja los pantalones y el bóxer ajustado, baje lentamente y acaricie tu miembro, lo empecé a besar, y lo introducía lentamente en mi boca, poco a poco sentía como crecía, escuchaba tus gemidos de placer, asi que lo empecé a succionar suavemente y lo apretaba con mis labios, acariciaba tus testículos, tus glúteos, y espalda baja, cuando de repente me alejaste y me levantaste en tus brazos, me recargaste contra la pared y levantaste mi pierna, entonces me masturbaste con tus dedos, cuando me sentiste mojada, me rozabas con tu pene, mientras me decías al oído que todo estaría bien, me cargaste y me llevaste a la cama mientas nos seguíamos besando, entonces fue cuando sentí como penetrabas lentamente, me sujete a tu espalda, la arañaba, y fuiste penetrándome cada vez más lento hasta sentir que estabas totalmente dentro de mí, me besabas, acariciabas, y me decías que así querías tenerme, recordar cada momento, que no cerrarías los ojos porque querías verme disfrutar, llegar, me levantaste y quede sentada sobre ti, entonces empecé a apretar mi vagina cada vez que penetrabas, te recosté, y me puse a girar mis caderas para sentirme mas, giramos nuevamente y quedaste sobre mí, sentía que estaba llegando y lo sabias, por lo que me penetrabas más rápido y fuerte. Empecé a gritar tu nombre, y tú el mío, cuando llegamos, quedamos recostados, me recargaste a tu pecho, entonces dijiste que no querías que amaneciera, cuando desperté ya tenías el desayuno listo, me besaste, y cuando terminamos de comer, me tomaste de la mano y tarareaste nuestra canción, y me llevaste al baño, repetimos la pasión en la ducha, y en la cama, nuevamente nos bañamos abrazados, nos vestimos, te acompañe a entregar las llaves del departamento que rentabas, el carro se lo dejaste a tu primo, y te acompañamos a la terminal, hasta el momento en que te despediste, me decías que te pidiera que te quedaras, y solo te bese tiernamente. Prometimos que si después regresabas me buscarías y que esta vez no sería pasajero.

Una de esas noches en que no puedes dormir, por pensar en ese alguien, sobre todo cuando estás sola, ese día fue la primera vez en mucho tiempo que soñé contigo, y regrese al momento en que pasamos de amigos a algo más, después de casi 1 años de decidía por ambos, se presentó el momento en que pusiste las cartas sobre la mesa, estaba en el techo de mi casa leyendo un libro, como el árbol de durazno que teníamos en el jardín me ocultaba de los curiosos, me encantaba estar ahí, me encontraste y subiste sin que me diera cuenta, sabias como me perdía en la lectura, note tu presencia hasta que mi gato se bajó de mis piernas para saludarte, no se cuánto llevaba ahí arriba, pero casi terminaba el libro, era sábado casi pasando el medio día, me dijiste que realmente te gustaba, yo te respondí con un tu también me gustas, te sentaste junto a mi, me rodeaste con un brazo y yo solo me recargue, levantaste mi cara y me besaste, fue tierno, me quede sorprendida no sabía que decir o que pensar, y me volviste a decir en serio me gustas, y bajamos del techo, empezamos a platicar de otras cosas, evitando hablar de lo que había pasado, seguías yendo por mí a la escuela, los últimos días de clase, y los mas pesados, entre la organización de la graduación , examen de ingreso a preparatoria, los trabajos finales, tenía poco tiempo para pensar en otra cosa, así que llego otro fin de semana y tenía un libro que leer para entregar la siguiente semana, así que nuevamente me subí al techo a perderme en la lectura, llegaste más temprano, sabía que estaba sola, me besaste en los labios y empezamos a jugar con el gato, entonces nos acostamos en el piso del techo y me besaste, poco a poco sentía como te ponías sobre mí, deje que tus manos acariciaran mi cuerpo , metías tu mano bajo mi blusa, y con la otra mis piernas, empecé a sentir la agitación de tu respiración, nos dejábamos de besarnos, pero era fantástico lo que hacía estremecer mi cuerpo, a pesar de traer las ropas parecía que estuviéramos siendo uno. Cuando terminamos estábamos sudando, agitados, y solo nos recargamos para recuperar el aliento, cuando bajamos del techo ya estaba oscureciendo, bajamos y hablábamos como si nada hubiera pasado.
avatar
Armando Lopez

Cantidad de envíos : 3586
Fecha de inscripción : 07/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Esa Noche

Mensaje por Armando Lopez el Dom Jun 14, 2015 10:09 pm

Íbamos en tu auto, cuando empezó a llover fuertemente, por lo que tuviste que estacionarte en una zona segura, porque no ve veía nada, era tarde casí media noche, quedamos entre unos edificios en construcción, te rete a bajar para mojarnos como niños, obviamente solo corrimos de la camioneta a la construcción, estábamos empapados, así que mi ropa quedo pegada, me dijiste que si alguna vez había soñado con hacerlo al aire libre, te dije que si, y entonces empezamos a tomarnos de las manos, jugar con ellas y nos mirábamos de manera coqueta, me acercaste a ti y nos empezamos a besar, más bien a comer a besos, mordisqueábamos los labios, abriste mi camisa metiste tu mano debajo de mi brasíer y empezaste a acariciar mis senos, empecé a acariciar tu entrepierna, frotaba mi mano masturbándote con la ropa puesta, desabrochaste mi pantalón y metiste la mano empezaste a frotar tus dedos sobre mi pantaletas, te dije que siguieras y la hiciste a un lado, y con velocidad y firmeza, introduciste 2 dedos en mi vagina, que gemí y desabroche tu cinturón, y el pantalón, baje tu cierre y metí mi mano para seguir masturbándote, baje el bóxer para liberar tu pene y lo masturbaba rápidamente, entonces levante mi pierna y la coloque en tu cadera, me penetraste tan duro que grite, así que metiste tu lengua en mi boca para callarme, entonces fue más rápido, y bajaste a morder mis senos, yo gritaba de placer, metiste tu dedo en mi boca para callarme nuevamente, habíamos llegado al orgasmo, mis piernas temblaban, entonces descansamos un poco y nos metimos a la camioneta, como estaba empapada me preguntaste si tenía frio y te dije que si, por lo que me prestaste una chamarra que traías en la parte trasera de la camioneta, entonces me pase al asiento trasero, y me quite toda la ropa mojada, te avente la pantaletas para que voltearas y vieras que quede solo con tu chamarra puesta, entonces me acerque a ti, y empecé a manosear nuevamente tu entre pierna, abrí tu pantalón y te masturbe, me agache para empezar a besar tu pene, lo mordía suavemente, cuando estabas llegando me bebí tu semen, me pasaste al asiento trasero de la camioneta, me sentaste y bajaste a besar mis senos, después bajaste hasta mi vientre, y empezaste a lamer, succionar mi monte de venus, tu lengua empezó a jugar con mis labios vaginales, y poco a poco me penetraste con ella, mis piernas quedaron amarradas a tu espalda, te acariciaba el pelo, entonces me volteaste y empezaste a morder mis glúteos, metiste tu dedo en mi ano, y después me inclinaste para penetrarme con tu pene, apretabas mis senos con una mano y metías tus dedos con la otra a mi vagina, cuando empezabas a venirte me lo metías con mas fuerza, hasta que llegamos en un solo grito, quede tendía boca abajo en el suelo de la camioneta, y tu encima mío, seguía lloviendo y estaba muy oscuro, nos vestimos, y nos salimos a mojarnos un rato mas, me besaste y me recargaste contra el asiento con la puerta abierta, en la orilla, me bajaste el pantalón y te abrí el tuyo, solo saque tu pene y lo coloque en mi entrada, era tan rico, sentirte otra vez en mí, me acomode para que pudieras morder mis senos, fue rápido, así que nos tiramos al suelo con el piso mojado y quede encima de ti, me empece a menear haciendo círculos con mi vagina teniendo tu pene dentro, lo apretaba cada vez que lo medio sacaba, nuevamente llegamos. Fue la mejor noche mojada de todas .


Fuimos a tu casa a jugar cartas de prenda, éramos 3, tu y nosotras 2, teníamos listo la botella de vino dulce, tequila, y bocadillos, cuando repartimos las cartas, e íbamos perdiendo nos quitábamos las prendas, primero fuiste tú en perder la primer prenda, la camisa, quedar desnudo, después yo los zapatos, ella el sostén, otra vez yo la blusa, después ella el vestido, tú el pantalón, ella las medias, tu los calcetines, yo la falda, yo el sostén, ella la tanga, tú, la playera, yo mi liguero, tu el bóxer, ella estaba desnuda, y tú también, por lo que seguimos jugando pero la apuesta, fue más alta, así pasamos a verdad o reto, ella ganó, y el primer reto fue que yo le diera un bocadillo con la boca, así que fui y tome el bocadillo con la boca y se lo coloque en la suya, nuestros labios quedaron juntos en ese instante, la siguiente ronda volvió a ganar y el reto fue: Rociarme vino en el pecho y lo bebieras desde donde caía la última gota hacia arriba, siguiente reto lo puse yo, que te bailara como una stripper, tu preguntaste si haríamos un trio, las dos contestamos que si, yo aplique el siguiente reto , tomar tequila de los labios de ella, sin meter la lengua, así que ella tomo el trago y empezaste a besarla y abriste un poco sus labios para dejar caer el tequila en los tuyos, mi turno nuevamente y quería una verdad, que los excita más, ¿Ver o hacer?, tu dijiste ver, ella dijo hacer, tu turno, verdad: Si nos lo pidieras, tendríamos sexo lésbico, ambas contestamos que si había química que sí, el turno de ella reto, besarnos tu y yo sin tocarnos. Tu turno reto: que hiciéramos sonidos de cuando llegamos al orgasmo, mi turno, verdad, ¿Qué canción los hace querer sexo? Yo dije BLACK VELVET, Tú dijiste cualquiera de Barry White, Su turno, verdad, ¿En qué parte del cuerpo nos excitamos rápidamente? Yo el cuello, tú las piernas, mi turno, reto, llamarla a su celular y exitarla, su turno, reto, que yo la besara, tenía labios suaves y carnosos, mi turno, reto, ponerte vino en el cuello y que ella lo lamiera haciendo gemidos de excitadas ella, retó, a que me amarraras y recorrieras mi cuerpo con la lengua, mi turno, verdad, como nos harías el amor a cada una, el relato fue así: A ella en la ducha, entrabas al baño, ponías música a todo volumen, y empezar a recorrer con tus manos su cuerpo, mientras le besabas la nuca y mordisqueabas sus oídos, y le restregabas tu miembro, bajabas por su espalda besándola, bebiendo el agua que caia por sus curvas, le apretabas los glúteos y después metías tu lengua entre ellos, mientras acariciabas su monte de venus con tus manos, la penetrabas con 1 dedo primero, luego con 2 y con ellos hacias como si fuera tu lengua, te levantabas y la agachabas, la penetrabas suavemente muy despacio. A mi, en tu sala, sentada en el sillón, con solamente mis medias de encaje, me las quitabas con la boca, después te bajas el pantalón, y metías tu pene en mi boca, y me bañabas con tu semen, después abrías mis piernas y te hincabas, me acercaste a tu pene y me penetraste igual que a ella, suave y despacio. Después del relato nosotras estábamos muy excitadas, así que me tocó el turno de reto, por lo que te decía que se lo hicieras como habías dicho, pero que la amarraras, ella accedió, te toco a ti, reto, que ella me sujetara para que me hicieras lo que habías relatado, después mi turno, bañarte con el vino y lo beberíamos las dos,así que te echamos vino desde la cabeza y por la espalda, entonces ella se bebía el que caía por tu cara, labios, pecho, abdomen, pene, piernas, yo cuello, orejas espalda, glúteos, después olvidamos el juego, y empezamos a bañarnos en vino cada uno, después de ti seguí yo, y ella se me bebía el vino de mis labios, cuello y senos, mientras tú lo bebías de mi vientre y vagina, después la bañamos a ella, y yo bebí de sus labios, espalda y glúteos, mientras tu la bebías de los senos y la vagina, entonces ella se volteó hacia a mí y me empezó a besar, mientras tu me besabas el cuello, y la espalda, ella bajo sus dedos a mi vagina y me penetraba, mientras tú lo hacías con tus dedos en mi trasero y ano, me agachaste y me penetraste por atrás, mientras ella me besaba, después la pusimos en medio y la acostamos entonces ella te lamia y chupaba el pene yo la penetraba a ella con los dedos, después con la boca, cambiamos y tu quedaste bajo nosotras, ella se sentó en ti para penetrarse con tu pene, luego yo me siente en tu cara para que me penetraras con la lengua, mientras nosotras no besábamos, entonces ella besaba mis pesos y yo los de ella, nos turnábamos para penetrarnos con tu pene y tu lengua, después terminamos besándote, ella la boca y yo metiendo tu pene, después dejamos que vieras como nos acariciábamos y nos hicimos el amor rozando nuestras vaginas, ella saco un vibrador y se lo coloco en un cinturón, y me penetraba, mientras tu ponías tu pene en mi boca, cambiamos y yo la penetre, y ella te mordisqueaba el pene, mientras me besabas los senos, llegamos al clímax los tres, al día siguiente me bañé con ella y dejamos que nos vieras, como nos acariciábamos, me hizo lo que le hiciste la noche anterior, beso mi nuca, mi espalda, me masturbaba con los dedos y me penetro con pene de juguete, depsues lo repetimos yo a ella como me lo hiciste en el sillón, pero esta vez, yo le di placer oral, la masturbaba hasta que la veía que quería que la penetrara con el juguete, y te hable cuando te acercaste podíamos ver tu miembro completamente erecto, así que me senté en ella penetrándome con los dedos y empecé a masturbarte para después empezar a succionar tu miembro, ella quería hacerte lo mismo, así que la deje y cambiamos de posición, y por ultimo nos turnamos para darnos sexo oral hasta llegar nuevamente al orgasmo, entonces ella decía que quería ver como me lo hacías mientras estuviera amarrada, y así fue, estuvimos en tu cama, me sujetaste las manos con mis medias, y recorriste tu pene desde mi frente hasta mi boca, me penetraste la boca, te volteaste y tu boca empezó a jugar en mi vagina, un excelente sesenta y nueve, después seguiste bajando tu pene hasta llegar a mi vagina, ahí jugaste sin entrar, como lo hacia tu lengua, después entraste de un solo golpe, y así lo hiciste muchas veces, ella se masturbaba mientras nos veía, después fue su turno, empezaste por besarle los pies, rodillas, muslos, la parte interna de los muslos, hasta que llegaste a su vagina y ahí te quedaste penetrándola con solamente tu lengua, yo me tocaba los senos y metía mis manos en mi vagina, así que agarre el juegue y me penetre sola, cuando lo viste, la penetraste con tu pene y cuando te estabas viniendo le metiste el miembro a la boca para que bebiera tu semen. Nos metimos los tres a la ducha para quitarnos el sudor, y seguíamos acariciándonos, tu estabas en medio, te masturbábamos, mordíamos, restregábamos los senos contra tu cuerpo, nos besábamos, terminamos la ducha y ella se vistió y se despidió de nosotros con un beso en la boca a cada quien, y quedamos solos, ya era tarde otra vez, entonces entramos a tu casa, y en el estacionamiento me recargaste contra el, me inmovilizaste, y empezaste a restregar tu cuerpo contra el mío, entonces yo te pedía que me lo hicieras ahí, así que solo bajaste mi pantaletas, me subiste el vestido, te bajaste el cierre y me penetraste, me tapaste la boca con la mano para que no gritara, sentía como entrabas en mí, me decías que así sentías mas estrecho la penetración y era cierto, me volteaste y me recargaste en la cajuela empezaste a besarme, morderme, metías tus manos por todo mi cuerpo, llegamos y entramos a la casa. Nos quedamos dormidos, cuando desperté me llevaste a casa. Pero por el camino en el auto ibas metiendo tu mano bajo mi falda y yo te tocaba el miembro por encima del pantalón, baje del auto, y nos despedimos. Ella estaba esperándome en la casa.

Chedza in Heaven
avatar
Armando Lopez

Cantidad de envíos : 3586
Fecha de inscripción : 07/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Esa Noche

Mensaje por Armando Lopez el Dom Jun 14, 2015 11:26 pm

][
avatar
Armando Lopez

Cantidad de envíos : 3586
Fecha de inscripción : 07/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Esa Noche

Mensaje por sabra el Lun Ago 24, 2015 7:41 am


_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

"El amor es la razón del corazón"
avatar
sabra
Admin

Cantidad de envíos : 9733
Fecha de inscripción : 30/05/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Esa Noche

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.