EL AMANECER DE LA POESIA DE EURIDICE CANOVA Y SABRA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

EL DESTINO ESCRIBE EN CHINO...

Ir abajo

EL DESTINO ESCRIBE EN CHINO... Empty EL DESTINO ESCRIBE EN CHINO...

Mensaje por jose francisco t.g. el Sáb Jun 13, 2020 9:59 pm


EL DESTINO ESCRIBE EN CHINO... I-4229-cG.20788.1.png

NO FUI CHINO SIN QUERER o EL ARROZ DE MI MUJER

---------------------------------------------------------------

Desde siempre me gustó ser chino. Así lo quise desde el principio y ese era sin duda mi destino.
Aunque queriéndolo, no fui chino sin querer.
Mi padre nació en China, aunque era hijo de españoles. Allí conoció a Luna-ki y se prometieron a joven edad.
Trabajaba en ese hilo el destino para que yo fuera hijo de Luna-ki pero hilaba despacio y mucho se respetaron esperando aquel día señalado.
En tanto hilaba por otro hilo también el destino...
Mi madre española, a sus veinte abriles conoció en la feria (la de Sevilla!) a Sol-kiang, hijo del embajador de China, natural de Pe-king y con despacho, lacado, en Madrid.
Comenzaban a retorcerse los hilos del ya confuso destino, pues yo debería ser también hijo de Sol-kiang el cual invitó a mi madre a conocer Pe-king.
Fue allí donde Luna-ki conoció a Sol-kiang y le dijo a mi padre llorosa, que aquel antiguo compromiso era imposible, pues de repente le había nacido el verdadero Sol del amor.
Mi padre y mi madre se conocieron años después en el pueblo donde yo nací.
Por desgracia, aunque Luna-ki y Sol-kiang se unieron en matrimonio, el destino que escribe raro; como en caracteres chinos; no les dio ningún hijo varón antes de la muerte de Sol-king, que aconteció antes de yo nacer.

No obstante, aún abrigo alguna esperanza.
Mi mujer que es traductora de chino y un poco "snobista", en cierta ocasión compró unos palillos para el arroz (plato que devoro con oración más que con devoción, pues siempre se le pasa un poco). Había invitado, Ella, a unos conocidos chinos. Como siempre, yo puse las porcelanas que heredé de mi familia y coloqué un solo palillo para cada uno de los comensales, que éramos cuatro.
A la hora de sentarnos a la mesa, mi mujer rompió en fuertes gritos y exclamaciones en chino en tanto iba y volvía con cuatro nuevos palillos en la mano. La pareja china, comenzó a reírse, les pregunté sobre lo que había dicho mi mujer y ambos exclamaron al unísono.
- Que tu eres más raro que un chino!.
Mas yo continuaba más normal que un chino, cuando los tres desistieron de los palillos y tomaron nuestros normales cubiertos, en tanto yo seguía devorando con oración aquel arroz... ¡y con un solo palillo!. Y es que a veces, a Ella, se le pasa demasiado el arroz.
------------------------------------------------------------

No es cierto que mi mujer haga mal el arroz pero sí, que el destino a veces se pasa un poco.

***
jose francisco
jose francisco t.g.
jose francisco t.g.

Cantidad de envíos : 45
Puntos : 10577
Fecha de inscripción : 05/09/2017

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.