EL AMANECER DE LA POESIA DE EURIDICE CANOVA Y SABRA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

EL JOYERO DEL REY

Ir abajo

 EL JOYERO DEL REY Empty EL JOYERO DEL REY

Mensaje por Roana Varela Jue Jul 25, 2013 2:54 am

EL JOYERO DEL REY

Sucedió que el joyero del Rey pasaba por allí sumido en gran aflicción, pues había perdido una de las joyas de la corona que le habían sido confiadas para su pulido. Era un gran rubí. Lo había buscado por todas partes sin ningún resultado.

El joyero de la Corte sabía que si no lo encontraba le cortarían la cabeza. Se acercó a la multitud que rodeaba a Ahmed y preguntó qué sucedía.

"¡Oh, el astrólogo más reciente, Ahmed el Zapatero, promete decir todo lo que es posible saber!", rió uno de los curiosos espectadores.

El joyero de la Corte se adelantó resuelto y susurró al oído de Ahmed: "Si conoces tu arte, descúbreme donde está el rubí del Rey y te daré doscientas piezas de oro. Pero si no tienes éxito... ¡traeré la muerte sobre ti!".

Ahmed quedó atónito. Se echó la mano a la frente y sacudiendo la cabeza al mismo tiempo que pensaba en su esposa, dijo: "¡Oh, mujer, mujer, eres más perniciosa para la felicidad del hombre que la peor de las serpientes!".

Sucedió que la joya había sido escondida por la mujer del joyero quien, sintiéndose culpable del robo, había mandado a una esclava para que siguiese a su marido a todas partes. Esta esclava al oír al nuevo astrólogo gritar algo sobre una serpiente creyó que todo se había descubierto y volvió corriendo a la casa a contárselo a su señora: "Os han descubierto, querida señora", le dijo jadeando, "¡Os ha descubierto un odioso astrólogo!. Ve a él y suplícale que sea misericordioso con el desdichado pues si se lo cuenta a vuestro marido, estaréis perdida".

La mujer se puso rápidamente su velo y se fue donde estaba Ahmed y se arrojó a sus pies sollozando: "Salva mi honor y mi vida y lo confesaré todo".

"¿Confesar qué?", preguntó Ahmed.

"¡Oh, nada que no sepas ya!", sollozó, "Sabes muy bien que yo robé el rubí. Lo hice para castigar a mi marido, ¡él me trata con tanta crueldad!. Pero tu, el mejor de los hombres, para quien no existe ningún secreto, ordéname y haré lo que me pidas con tal que este secreto nunca salga a la luz".

Ahmed pensó deprisa, luego dijo: "Sé todo lo que has hecho y para salvarte te pido que hagas esto: coloca el rubí en seguida bajo la almohada de tu marido y olvídate de todo".

La mujer del joyero volvió a casa e hizo lo que le habían ordenado. Al cabo de una hora Ahmed la siguió y le dijo al joyero que ya había hecho sus cálculos y que por mediación del sol, la luna y las estrellas, el rubí estaba en ese momento bajo su almohada.

El joyero salió corriendo de la habitación como un ciervo perseguido y volvió a los pocos minutos sintiéndose el más feliz de los hombres. Abrazó a Ahmed como a un hermano y puso ante sus pies una bolsa con doscientas piezas de oro.



Autor : Desconocido.
Roana Varela
Roana Varela
Moderadora
Moderadora

Cantidad de envíos : 3035
Puntos : 39808
Fecha de inscripción : 25/10/2012

Volver arriba Ir abajo

 EL JOYERO DEL REY Empty Re: EL JOYERO DEL REY

Mensaje por Roana Varela Jue Jul 25, 2013 3:12 am