EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:14 am

Imagen alojada por servimg.com



ESCENA PRIMERA

HARPAGÓN, CLEANTO, ELISA, VALERIO, DOÑA CLAUDIA, con una escoba; MAESE SANTIAGO, MERLUZA y MIAJAVENA

HARPAGÓN. Vamos, venid aquí todos que os comunique mis órdenes para luego y señale a cada cual su cometido. Acercaos, doña Claudia, y empecemos por vos. Bien; héteos ya con las armas en la mano. Os recomiendo el trabajo de limpiar por todas partes, y, sobre todo, tened cuidado de no frotar los muebles con demasiada fuerza, por miedo a desgastarlos. Además de eso, os encargo que administréis las botellas durante la cena; y si se extravía alguna o se rompe algo, os haré responsables de ello y lo descontaré de vuestro salario.

MAESE SANTIAGO. (Aparte.) Hábil castigo.

HARPAGÓN. (A doña Claudia.) Idos.



Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:15 am



ESCENA II

Los mismos, menos DOÑA CLAUDIA

HARPAGÓN. A vos, Miajavena, y a vos, Merluza, os encargo de lavar los vasos y de servir de beber; mas sólo cuando tengan sed y no siguiendo la costumbre de ciertos lacayos impertinentes, que van a provocar a las gentes avisándolas de que beban cuando no pensaban hacerlo. Esperad a que os lo pidan más de una vez y acordaos de servir siempre mucha agua.

MAESE SANTIAGO. (Aparte.) Sí; el vino puro se sube a la cabeza.

MERLUZA. ¿Nos quitamos los casacones de cuadra?

HARPAGÓN. Si; cuando veáis llegar a las personas, y guardaos mucho de deteriorar vuestros trajes.

MIAJAVENA. Ya sabéis, señor, que uno de los delanteros de mi ropilla tiene una gran mancha de aceite de la lámpara.

MERLUZA. Y que yo, señor, tengo mis calzas rotas por detrás y que se me ve, dicho sea con vuestra licencia...

HARPAGÓN. (A Merluza.) ¡Basta! Colocaos hábilmente contra la pared y mostraos siempre de frente. (A Miajavena, enseñándole cómo debe colocar su sombrero delante de su ropilla para tapar la mancha de aceite.) Y vos, sostened así vuestro sombrero cuando sirváis.



Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:16 am



ESCENA III

HARPAGÓN, CLEANTO, ELISA, VALERIO y MAESE SANTIAGO

HARPAGÓN. En cuanto a vos, hija mía, no perdáis de vista lo que se retire de la mesa y tened cuidado de que no haya ningún estropicio. Esto corresponde a las hijas. Mas, entretanto, preparaos a recibir bien a mi dueña, que debe venir a visitaros y a llevaros con ella a la feria. ¿Entendéis lo que os digo?

ELISA. Sí, padre.


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:17 am



ESCENA IV

HARPAGÓN, CLEANTO, VALERIO y MAESE SANTIAGO

HARPAGÓN. Y vos, hijo mío, el galancete a quien tengo la bondad de perdonar la historia reciente, no vayáis tampoco a ponerle mala cara.

CLEANTO. ¿Yo, padre mío? ¡Mala cara! ¿Y por qué razón?

HARPAGÓN. ¡Dios mío! Ya sabemos la disposición de los hijos cuyos padres se vuelven a casar y con qué ojos acostumbran mirar a la que se denomina madrastra. Mas si deseáis que olvide vuestra última ventolera, os recomiendo, sobre todo, que festejéis con buen talante a esa persona y que la dispenséis, en fin, la mejor acogida que os sea posible.

CLEANTO. A deciros verdad, padre, no puedo prometeros sentirme muy satisfecho de que llegue ella a ser mi madrastra. Mentiría, si os lo dijera; pero en lo que se refiere a recibirla bien y a ponerla buena cara os prometo obedeceros puntualmente en tal capítulo.

HARPAGÓN. Poned atención en ello, al menos.

CLEANTO. Ya veréis como no tendréis ocasión de quejaros

HARPAGÓN. Haréis bien.


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:18 am



ESCENA V

HARPAGÓN, VALERIO y MAESE SANTIAGO

HARPAGÓN. Valerio, ayudadme en esto. Veamos, maese Santiago; os he dejado para el último.

MAESE SANTIAGO. ¿Es a vuestro cochero, señor, o vuestro cocinero, a quien queréis hablar? Pues yo soy lo uno y lo otro.

HARPAGÓN. Es a los dos.

MAESE SANTIAGO. Mas, ¿a cuál de los dos primero?

HARPAGÓN. Al cocinero.

MAESE SANTIAGO. Esperad entonces, por favor. (Maese Santiago se quita su casaca de cochero y aparece vestido de cocinero.)

HARPAGÓN. ¿Qué diantre de ceremonia es ésta?

MAESE SANTIAGO. No tenéis más que hablar.

HARPAGÓN. Me he comprometido, maese Santiago, a dar una cena esta noche.

MAESE SANTIAGO. (Aparte.) ¡Gran maravilla!

HARPAGÓN. Dime: ¿nos darás bien de comer?

MAESE SANTIAGO. Sí; si me facilitáis dinero.

HARPAGÓN. ¡Qué diablo, siempre dinero! Parece que no saben decir otra cosa: ¡dinero, dinero, dinero! ¡Ah! ¡Sólo tienen esa palabra en la boca: dinero! ¡Hablar siempre de dinero! El dinero es su muletilla.

VALERIO. No he oído nunca una respuesta más impertinente que ésta. ¡Vaya una maravilla dar una buena comida con mucho dinero! Es la cosa más fácil del mundo, y no hay mísero ingenio que no haga otro tanto; mas para obrar como un hombre hábil hay que saber ofrecer una buena comida con poco dinero.

MAESE SANTIAGO. ¡Buena comida con poco dinero!

VALERIO. Sí.

MAESE SANTIAGO. (A Valerio.) A fe mía, señor intendente, os quedaremos muy agradecidos si nos reveláis ese secreto y ocupáis mi puesto de cocinero; así seréis dentro el factoton.

HARPAGÓN. Callaos. ¿ Qué necesitaremos?

MAESE SANTIAGO. Aquí tenéis a vuestro señor intendente, que os dará bien de comer por poco dinero.

HARPAGÓN. ¡Arre! Quiero que me respondas.

MAESE SANTIAGO. ¿Cuántas personas seréis en la mesa?

HARPAGÓN. Seremos ocho o diez; mas sólo hay que contar ocho. Donde comen ocho pueden comer muy bien diez.

VALERIO. Eso por descontado.

MAESE SANTIAGO. ¡Pues bien! Se necesitarán cuatro grandes ollas de sopa y cinco platos... Sopas... Principios...

HARPAGÓN. ¡Diablo! Eso es para dar de comer a una ciudad entera.

MAESE SANTIAGO. Asa...

HARPAGÓN. (Tapando la boca de Maese Santiago con la mano.) ¡Ah, traidor! Te comerás mi fortuna.

MAESE SANTIAGO. Entremeses...

HARPAGÓN. (Volviendo a poner su mano sobre la boca de Maese Santiago.) ¿Más aún?

VALERIO. (A Maese Santiago.) ¿Es que pensáis atiborrar a todo e1 mundo? ¿Y el señor ha invitado a unas personas para asesinarlas a fuerza de condumio? Id a leer un rato los preceptos de la salud y a preguntar a los médicos si hay algo más perjudicial para el hombre que comer con exceso.

HARPAGÓN. Tiene razón.

VALERIO. Sabed, maese Santiago, vos y vuestros compañeros, que resulta una ladronera una mesa llena de viandas en demasía; que para mostrarse verdaderamente amigo de los que uno invita es preciso que la frugalidad reine en las comidas que se den, y que, según el dicho antiguo, «hay que comer para vivir y no vivir para comer».

HARPAGÓN. ¡Ah, qué bien dicho está eso! Acércate que te abrace por esa frase. Es la más hermosa sentencia que he oído en mi vida: Hay que vivir para comer y no comer para vi... No; no es eso. ¿Cómo has dicho?

VALERIO. Que hay que comer para vivir y no vivir para comer.

HARPAGÓN. (A Maese Santiago.) Sí. ¿Lo oyes? (A Valerio.) ¿Quién es el gran hombre que ha dicho eso?

VALERIO. No recuerdo ahora su nombre.

HARPAGÓN. Acuérdate de escribirme esas palabras: quiero hacerlas grabar en letras de oro sobre la chimenea de mi estancia.

VALERIO. No dejaré de hacerlo. Y en cuanto a vuestra cena, no tenéis más que dejarme hacer; yo lo dispondré todo como es debido.

HARPAGÓN. Hazlo, pues.

MAESE SANTIAGO. ¡Tanto mejor! Menos trabajo tendré.

HARPAGÓN. (A Valerio.) Harán falta cosas de esas que se comen apenas y que hartan en seguida; unas buenas judías magras con algún pastel en olla, bien provisto de castañas.

VALERIO. Confiad en mí.

HARPAGÓN. Y ahora, maese Santiago, hay que limpiar mi carroza.

MAESE SANTIAGO. Esperad; esto va dirigido al cochero. (Maese Santiago se vuelve a poner su casaca.) ¿Decíais...?

HARPAGÓN. Que hay que limpiar mi carroza y tener preparados mis caballos para llevar a la feria...

MAESE SANTIAGO. ¡Vuestros caballos, señor! ¡Pardiez!, no se encuentran en estado de caminar. No os diré que estén echados en su cama: los pobres animales no la tienen, y sería mentir; mas los hacéis observar unos ayunos tan severos, que ya no son más que ideas, fantasmas o figuraciones de caballos.

HARPAGÓN. ¡Van a estar muy enfermos no haciendo nada!

MAESE SANTIAGO. Y, aunque no se haga nada, señor, ¿es que no se necesita comer? Mejor les valdría a las pobres bestias trabajar mucho y comer lo mismo. Me parte el corazón verlos así, extenuados. Pues, en fin: siento tal cariño por mis caballos, que me parece que soy yo mismo, cuando los veo sufrir. Me quito para ellos, todos los días, las cosas de la boca; y es tener, señor, un temple muy duro no sentir piedad alguna por el prójimo.

HARPAGÓN. No será un trabajo grande ir hasta la feria.

MAESE SANTIAGO. No, señor; no tengo valor para llevarlos, ni podría darles latigazos; en el estado en que se hallan, ¿cómo queréis que arrastren la carroza? ¡Si no pueden tirar de ellos mismos!

VALERIO. Señor, rogaré al vecino Picard que se encargue de guiarlos, y de este modo podremos contar con éste aquí para preparar la cena.

MAESE SANTIAGO. Sea. ¡Prefiero que se mueran bajo la mano de otro que bajo la mía!

VALERIO. Maese Santiago es muy sensato.

MAESE SANTIAGO. Y el señor intendente muy dispuesto y decidido.

HARPAGÓN. ¡Haya paz!

MAESE SANTIAGO. Señor, no puedo soportar a los aduladores; y veo que lo que él hace, sus continuas requisas sobre el pan y el vino, la leña, la sal y las velas son únicamente para halagaros y haceros la corte. Eso me enfurece, y me enoja oír a diario lo que se dice de vos, pues, en fin, os tengo afecto a mi pesar y, después de mis caballos, sois la persona a la que quiero más.

HARPAGÓN. ¿Podría yo saber de vuestros labios, maese Santiago, lo que se dice de mí?

MAESE SANTIAGO. Sí, señor, si tuviera la seguridad de que eso no os iba a enojar.

HARPAGÓN. No; en modo alguno.

MAESE SANTIAGO. Perdonadme; sé muy bien que os encolerizaría.

HARPAGÓN. En absoluto. Al contrario, es darme gusto, y me complace saber cómo hablan de mí.

MAESE SANTIAGO. Señor, ya que lo deseáis, os diré francamente que se burlan en todas partes de vos, que nos lanzan cien pullas a cuenta vuestra y que nada los embelesa tanto como morderos y estar murmurando siempre sobre vuestra tacañería. El uno dice que mandáis imprimir almanaques especiales, en los que hacéis duplicar las Témporas y las Vigilias, a fin de aprovecharos de los ayunos a que obligáis a vuestra gente; el otro, que siempre tenéis preparada una riña con vuestros criados en época de aguinaldos, o cuando salen de vuestra casa, para tener así un motivo de no darles nada. Aquél cuenta que una vez hicisteis emplazar judicialmente al gato de vuestro vecino por haberse comido en vuestra cocina los restos de una pierna de cordero. Éste, que se os ha sorprendido una noche sustrayendo vos mismo la avena a vuestros caballos, y que vuestro cochero, mi antecesor en el puesto, os dio en la oscuridad no se cuántos palos, lo cual no quisisteis divulgar. En fin: ¿queréis que os lo diga? No se puede ir a ningún sitio donde no se oiga haceros trizas. Sois el tema de irrisión de todo el mundo, y siempre se os designa bajo los nombres de avaro, roñoso, ruin y usurero.

HARPAGÓN. (Golpeando a Maese Santiago.) Sois un necio, un bergante, un pícaro y un descarado.

MAESE SANTIAGO. ¿Lo veis? ¿No lo había yo adivinado? No quisisteis creerme. Ya os dije que os enojaríais al deciros la verdad.

HARPAGÓN. Aprended a hablar.



Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:19 am




ESCENA VI

VALERIO y MAESE SANTIAGO

VALERIO. (Riendo.) Por lo que puedo ver, maese Santiago, pagan mal vuestra franqueza.

MAESE SANTIAGO. ¡Pardiez!, señor recién llegado, que os las echáis de importante, eso no es cuenta vuestra. Reíos de los palos que os den, y no vengáis a reíros de los míos.

VALERIO. ¡Ah, maese Santiago, no os enojéis, por favor!

MAESE SANTIAGO. (Aparte.) Se amilana. Voy a echarlas de bravucón, y si es lo bastante necio para tenerme miedo, le vapulearé un poco. (Alto.) ¿No sabéis, señor risueño, que yo no me río y que si me calentáis la cabeza os haré reír de otro modo? (Maese Santiago empuja a Valerio hasta el fondo de la escena, amenazándole.)

VALERIO. ¡Eh! ¡Poco a poco!

MAESE SANTIAGO. ¡ Cómo! ¿ Poco a poco? ¡No me da la gana!

VALERIO. ¡Por favor!

MAESE SANTIAGO. Sois un impertinente.

VALERIO. Señor maese Santiago...

MAESE SANTIAGO. ¡Nada de señor maese Santiago! ¡Si cojo un palo, os voy a zurrar de lo lindo!

VALERIO. ¡Cómo! ¿Un palo? (Valerio hace retroceder a Maese Santiago a su vez.)

MAESE SANTIAGO. ¡Eh! No hablaba de eso.

VALERIO. ¿No sabéis, señor fatuo, que soy lo bastante hombre para zurraros a mi vez?

MAESE SANTIAGO. No lo dudo.

VALERIO. ¿Y que no sois, en resumidas cuentas, más que un cocinero bergante?

MAESE SANTIAGO. Ya lo sé.

VALERIO. ¿Y que no me conocéis todavía?

MAESE SANTIAGO. Perdonadme.

VALERIO. ¿Me vais a zurrar?

MAESE SANTIAGO. Lo decía en broma.

VALERIO. Pues a mí no me gustan vuestras bromas. (Dando de palos a Maese Santiago.) Así sabréis que sois un mal bromista.

MAESE SANTIAGO. (Solo.) ¡Mal haya sea la sinceridad! Condenado oficio es. De aquí en adelante renuncio a él y no volveré a decir la verdad. Pase aún en mi amo; tiene cierto derecho a pegarme; mas en cuanto a este señor intendente, me vengaré de él si puedo.



Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:20 am



ESCENA VII

MARIANA, FROSINA y MAESE SANTIAGO

FROSINA. ¿Sabéis, maese Santiago, si vuestro amo está en casa?

MAESE SANTIAGO. Sí; en verdad; allí está. ¡Demasiado lo sé!

FROSINA. Decidle, por favor, que estamos aquí.


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:20 am




ESCENA VIII

MARIANA y FROSINA

MARIANA. ¡Ah, Frosina! En qué extraño estado me encuentro, y, si he de decir lo que siento, ¡tengo miedo a esta presentación!

FROSINA. Pero ¿por qué? ¿Cuál es vuestra inquietud?

MARIANA. ¡Ay! ¿Y me lo preguntáis? ¿No os figuráis las zozobras de una persona enteramente preparada a ver el suplicio al que quieren atarla?

FROSINA. Bien veo que, para morir agradablemente, Harpagón no es el suplicio al que quisierais entregaros, y conozco en vuestra cara que ese mozo rubio de que me habéis hablado os viene algunas veces a la memoria.

MARIANA. Sí. Es una cosa, Frosina, de la que no quiero defenderme; y las respetuosas visitas que ha hecho a nuestra casa han causado, os lo confieso, cierto afecto en mi alma.

FROSINA. Mas ¿habéis sabido quién es...?

MARIANA. No; no sé quién es. Mas sé que su aspecto le hace digno de ser amado; que si pudiera dejar las cosas a mi elección, le escogería mejor que a otro, y que contribuye, y no poco, a hacerme encontrar un tormento atroz en el esposo que quieren darme.

FROSINA. ¡Dios mío! Todos esos boquirrubios son agradables y recitan bien su papel; mas la mayoría son pobres como ratas, y es preferible para vos escoger un marido viejo que os aporte un buen caudal. Os confieso que los sentimientos no hallan tan buena satisfacción por el lado que digo, y que habréis de soportar algunas pequeñas repugnancias con tal esposo; mas esto no durará mucho, y su muerte, creedme, os pondrá muy pronto en situación de tomar otro más agradable, que lo enmendará todo.

MARIANA. ¡Dios mío, Frosina! Extraño negocio éste, en el que, para ser feliz, hay que desear o esperar el fallecimiento de alguien; y la muerte no sigue siempre a los proyectos que forjamos.

FROSINA. ¿Queréis chancearos? Os casáis con él a condición tan sólo de que os deje viuda pronto y ésta habrá de ser una de las cláusulas del contrato. Sería muy impertinente si no muriese a los tres meses. Aquí llega en persona.

MARIANA. ¡Ah, Frosina, qué cara!


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:24 am




ESCENA IX

HARPAGÓN, MARIANA y FROSINA

HARPAGÓN. (A Mariana.) No os ofendáis, encanto mío, si os recibo con anteojos. Sé que vuestros hechizos saltan harto a la vista, son lo bastante visibles por sí mismos y que no se necesitan anteojos para verlos; mas, en fin, con anteojos se observan los astros, y yo sostengo y garantizo que sois un astro, pero un astro que es el más bello del país de los astros. (A Frosina.) Frosina, no me contesta nada; no demuestra, al parecer, ninguna alegría al verme.

FROSINA. Es que está sobrecogida de sorpresa, y, además, a las doncellas les sonroja siempre revelar en seguida lo que encierra su alma.

HARPAGÓN. (A Frosina.) Tienes razón. (A Mariana.) Aquí está, linda niña, mi hija, que viene a saludaros.



Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:24 am



ESCENA X

HARPAGÓN, MARIANA, ELISA y FROSINA

MARIANA. Efectúo, señora, tardíamente esta visita.

ELISA. Habéis dicho, señora, lo que debí yo hacer, y me correspondía anticiparme.

HARPAGÓN. Como veis, es muy alta; pero la mala hierba crece sin cesar.

MARIANA. (Bajo, a Frosina.) ¡Oh, qué hombre más desagradable!

HARPAGÓN. (Bajo, a Frosina.) ¿Qué dice la beldad?

FROSINA. Que os encuentra admirable.

HARPAGÓN. Me hacéis demasiado honor, admirable encanto.

MARIANA. (Aparte.) ¡Qué animal!

HARPAGÓN. Os quedo muy agradecido por esos sentimientos.

MARIANA. (Aparte.) Yo no puedo resistir más.


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:25 am



ESCENA XI

HARPAGÓN, MARIANA, CLEANTO, ELISA, VALERIO, FROSINA y MIAJAVENA

HARPAGÓN. Aquí está también mi hijo, que viene a cumplimentaros.

MARIANA. (Bajo, a Frosina.) ¡Ah, Frosina, qué encuentro! Es precisamente el joven de quien te hablé.

FROSINA. (A Mariana.) La aventura es maravillosa.

HARPAGÓN. Veo que os extraña ver que tengo unos hijos tan mayores; mas dentro de poco me desharé de ambos.

CLEANTO. (A Mariana.) Señora, a deciros verdad, es ésta una aventura que no me esperaba, sin duda, y mi padre me ha sorprendido bastante al decirme hace un rato el propósito que había forjado.

MARIANA. Yo puedo decir lo mismo. Es un encuentro imprevisto que me asombra tanto como a vos, y no estaba preparada para semejante aventura.

CLEANTO. Cierto es, señora, que mi padre no puede hacer mejor elección y que representa para mí una gran alegría sensible el veros; mas, con todo, no os aseguro que me regocije el deseo que podéis sentir de convertiros en mi madrastra. El parabién, os lo confieso, resulta harto difícil para mí, y es un título, con vuestra licencia, que no os deseo en modo alguno. Este discurso parecerá brutal a los ojos de ciertas personas; mas estoy seguro de que vos lo tomaréis como es debido; éste es un casamiento, señora, que, como os imaginaréis, me causa aversión; no ignoráis, sabiendo lo que soy, que ofende mis intereses; y tendré, en fin, que deciros, con permiso de mi padre, que, si las cosas dependiesen de mí, este himeneo no se celebraría.

HARPAGÓN. ¡Vaya un cumplido impertinente! ¡Linda confesión le hacéis!

MARIANA. Y yo, para contestaros, debo deciros que las cosas son muy semejantes y que, si os causa aversión considerarme como vuestra madrastra, no la sentiré yo menor, sin duda, considerándoos como hijastro mío. No creáis, os lo ruego, que soy yo quien intenta produciros esa inquietud. Me disgustaría grandemente causaros enojo, y, de no yerme obligada a ello por una fuerza irresistible, os doy mi palabra que no accederé en modo alguno al casamiento que os apesadumbra.

HARPAGÓN. Tiene razón. A cumplido necio debe darse una respuesta a tono. Os pido perdón, encanto mío, por la impertinencia de mi hijo; es un joven necio que no conoce todavía el alcance de las palabras que pronuncia.

MARIANA. Os aseguro que lo que me ha dicho no me ha ofendido en absoluto; al contrario, me complace que me explique así sus verdaderos sentimientos. Me agrada en él semejante confesión, y si hubiese hablado de otro modo, le estimaría mucho menos.

HARPAGÓN. Es harta bondad en vos querer disculpar así sus faltas. El tiempo le hará más cuerdo, y ya veréis cómo cambia de sentimientos.

CLEANTO. No, padre mío; no soy capaz de cambiar, y ruego encarecidamente a esta señora que me crea.

HARPAGÓN. ¿Hase visto semejante extravagancia? (Eleva aún más el tono.)

CLEANTO. ¿Queréis que traicione mi corazón?

HARPAGÓN. ¡Y dale! ¿Vais a cambiar de una vez de discurso?

CLEANTO. ¡Pues bien! Ya que deseáis que hable de otra manera, permitid, señora, que me coloque en el lugar de mi padre y que os confiese que no he visto nada en el mundo tan encantador como vos; que no concibo nada igual a la dicha de agradaros, y que el título de esposo vuestro es una gloria, una felicidad que yo preferiría al destino de los más grandes príncipes de la Tierra... Sí, señora; la aventura de poseeros es, a mis ojos, la más bella de todas las fortunas; en ella cifro toda mi ambición. Nada hay que no sea capaz de hacer por tan preciada conquista; y los más poderosos obstáculos...

HARPAGÓN. Poco a poco, hijo mío, por favor.

CLEANTO. Es un cumplido que hago a esta señora en nombre vuestro.

HARPAGÓN. ¡Dios mío! Tengo lengua para explicarme por mí mismo, y no necesito un intermediario como vos. Vamos, traed sillas.

FROSINA. No; es mejor que vayamos ahora a la feria, a fin de volver antes y tener todo el tiempo después para conversar.

HARPAGÓN. (A Miajavena.) Que enganchen entonces los caballos a la carroza.


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:26 am



ESCENA XII

HARPAGÓN, MARIANA, ELISA, CLEANTO, VALERIO y FROSINA

HARPAGÓN. (A Mariana.) Os ruego que me disculpéis, amor mío, por no haberos hecho servir una ligera colación antes de partir.

CLEANTO. Ya me he ocupado de eso, padre mío, y he mandado traer aquí unas fuentes con naranjas de la China, limones y confituras que he enviado a buscar de parte vuestra.

HARPAGÓN. (Bajo, a Valerio.) ¡Valerio!

VALERIO. (A Harpagón.) Ha perdido la cabeza.

CLEANTO. ¿Acaso os parece, padre mío, que no es bastante? Señora, tened la bondad de disculparnos, por favor.

MARIANA. No era necesario.

CLEANTO. ¿Habéis visto nunca, señora, un diamante con más destellos que ese que lleva mi padre en el dedo?

MARIANA. En verdad, rebrilla mucho.

CLEANTO. (Quitando el diamante del dedo de su padre y dándoselo a Mariana.) Tenéis que verlo de cerca.

MARIANA. Es bellísimo, sin duda, y despide innumerables destellos.

CLEANTO. (Poniéndose delante de Mariana, que quiere devolverle el diamante.) De ningún modo, señora; está en unas manos harto bellas. Es un regalo que os hace mi padre.

HARPAGÓN. ¿Yo?

CLEANTO. ¿No es cierto, padre mío, que queréis que esta señora lo conserve como prenda de vuestro amor?

HARPAGÓN. (Bajo, a su hijo.) ¿Cómo?

CLEANTO. (A Mariana.) ¡Linda pregunta! Me hace señas de que os lo haga aceptar.

MARIANA. No quiero.

CLEANTO. (A Mariana.) ¿Os burláis? No piensa volver a tomarlo.

HARPAGÓN. (Aparte.) ¡Me sofoca el furor!

MARIANA. Sería...

CLEANTO. (Impidiendo siempre a Mariana que devuelva el diamante.) No, os digo, lo tomaría como una ofensa.

MARIANA. Por favor...

CLEANTO. De ningún modo.

HARPAGÓN. (Aparte.) ¡Maldito sea!

CLEANTO. Mirad cómo le escandaliza vuestra negativa.

HARPAGÓN. (Bajo, a su hijo.) ¡Ah, traidor!

CLEANTO. (A Mariana.) Vedle desesperado.

HARPAGÓN. (Bajo, a su hijo, amenazándole.) ¡Qué verdugo eres!

CLEANTO. Padre, no es mía la culpa. Hago lo que puedo para obligarla a quedarse con él; mas es tenaz.

HARPAGÓN. (Bajo, a su hijo, amenazándole.) ¡Bergante!

CLEANTO. Señora, sois causa de que mi padre me reprenda.

HARPAGÓN. (A Mariana.) Haréis que caiga enfermo. Por favor, señora, no lo rechacéis más.

FROSINA. (A Mariana.) ¡Dios mío, qué melindres! Quedaos con la sortija, puesto que el señor lo desea!

MARIANA. (A Harpagón.) Por no encolerizaros, me quedo con ella ahora, y ya buscaré ocasión de devolvérosla.


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:27 am



ESCENA XIII

HARPAGÓN, MARIANA, ELISA, CLEANTO, VALERIO, FROSINA y MIAJAVENA

MIAJAVENA. Señor, ahí está un hombre que quiere hablaros.

HARPAGÓN. Decidle que estoy ocupado y que vuelva otra vez.

MIAJAVENA. Dice que os trae dinero.

HARPAGÓN. (A Mariana.) Os pido perdón; vuelvo al instante.


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:28 am


ESCENA XIV

HARPAGÓN, MARIANA, CLEANTO, ELISA, VALERIO, FROSINA y MERLUZA

MERLUZA. (Corriendo y derribando a Harpagón.) Señor...

HARPAGÓN. ¡Ah, yo muero!

CLEANTO. ¿Qué ocurre, padre mío? ¡Oh!, ¿os habéis hecho daño?

HARPAGÓN. Al traidor le habrán dado seguramente dinero mis deudores para que me rompiese el cuello.

VALERIO. (A Harpagón.) No será nada...

MERLUZA. (A Harpagón.) Os pido perdón, señor; creí obrar bien acudiendo de prisa.

HARPAGÓN. ¿Qué vienes a hacer aquí, verdugo?

MERLUZA. A deciros que vuestros dos caballos están desherrados.

HARPAGÓN. Que los lleven pronto al herrador.

CLEANTO. Mientras los hierran voy a hacer por vos, padre mío, los honores de la casa y a acompañar a la señora al jardín, adonde diré que lleven la colación.




Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Marcela Noemí Silva el Vie Ago 16, 2013 3:29 am




ESCENA XV

HARPAGÓN y VALERIO

HARPAGÓN. Valerio, echa un vistazo a todo esto, y ten cuidado, por favor, de salvarme lo más que puedas, para devolvérselo al mercader.

VALERIO. No digáis mas.

HARPAGÓN. (Solo.) ¡Oh, hijo impertinente! ¿Quieres arruinarme?



FIN DEL ACTO TERCERO


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2491
Puntos : 44439
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO Empty Re: EL AVARO DE MOLIÈRE- ACTO TERCERO

Mensaje por Karla Benitez el Vie Ago 16, 2013 3:53 am