EL AMANECER DE LA POESIA DE EURIDICE CANOVA Y SABRA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Sáb Mayo 24, 2014 9:41 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I

I

La gente más culta de Persia y mejor instruida en la historia, pretende que los fenicios fueron los autores primitivos de todas las discordias que se suscitaron entre los griegos y las demás naciones. Habiendo aquellos venido del mar Eritreo al nuestro, se establecieron en la misma región que hoy ocupan, y se dieron desde luego al comercio en sus largas navegaciones. Cargadas sus naves de géneros propios del Egipto y de la Asiria, uno de los muchos y diferentes lugares donde aportaron traficando fue la ciudad de Argos, la principal y más sobresaliente de todas las que tenía entonces aquella región que ahora llamamos Helada. Los negociantes fenicios, desembarcando sus mercaderías, las expusieron con orden a pública venta. Entre las mujeres que en gran número concurrieron a la playa, fue una la joven Io, hija de Inacho, rey de Argos, a la cual dan los persas el mismo nombre que los griegos. Al quinto o sexto día de la llegada de los extranjeros, despachada la mayor parte de sus géneros y hallándose las mujeres cercanas a la popa, después de haber comprado cada una lo que más excitaba sus deseos, concibieron y ejecutaron los fenicios el pensamiento de robarlas. En efecto, exhortándose unos a otros, arremetieron contra todas ellas, y si bien la mayor parte se les pudo escapar, no cupo esta suerte a la princesa, que arrebatada con otras, fue metida en la nave y llevada después al Egipto, para donde se hicieron luego a la vela.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo


Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XLII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:27 am

—«Nunca, señor, respondió Adrasto, entraría de buen grado en esta que pudiendo llamarse partida de diversión desdice del miserable estado en que me veo, y por eso heme abstenido hasta de frecuentar la sociedad de los jóvenes afortunados; pero agradecido a vuestros beneficios, y debiendo corresponder a ellos, estoy pronto a ejecutar lo que me mandáis, y quedad seguro que desempeñaré con todo esmero la custodia de vuestro hijo, para que torne sano y salvo a vuestra casa.»

EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XLIII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:28 am

Dichas estas palabras, parten los jóvenes, acompañados de una tropa escogida y provistos de perros de caza. Llegados a las sierras del Olimpo, buscan la fiera, la levantan y rodean, y disparan contra ella una lluvia de dardos. En medio de la confusión, quiere la fortuna ciega que el huésped purificado por Creso de su homicidio, el desgraciado Adrasto, disparando un dardo contra el jabalí, en vez de dar en la fiera, dé en el hijo mismo de su bienhechor, en el príncipe infeliz que, traspasado con aquella punta, cumple muriendo la predicción del sueño de su padre. Al momento despachan un correo para Creso con la nueva de lo acaecido, el cual, llegado a Sardes, dale cuenta del choque y de la infausta muerte de su hijo.

EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XLIV

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:28 am

Túrbase Creso al oír la noticia, y se lamenta particularmente de que haya sido el matador de su hijo aquel cuyo homicidio había él expiado. En el arrebato de su dolor invoca al dios de la expiación, al dios de la hospitalidad, al dios que preside a las íntimas amistades, nombrando con estos títulos a Júpiter, y poniéndole por testigo de la paga atroz que recibe de aquel cuyas manos ensangrentadas ha purificado, a quien ha recibido corno huésped bajo su mismo techo, y que escogido para compañero y custodio de su hijo, se había mostrado su mayor enemigo.

EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XLV

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:30 am

Después de estos lamentos llegan los lidios con el cadáver, y detrás el matador, el cual, puesto delante de Creso, lo insta con las manos extendidas para que lo sacrifique sobre el cuerpo de su hijo, renovando la memoria de su primera desventura, y diciendo que ya no debe vivir, después de haber dado la muerte a su mismo expiador. Pero Creso, a pesar del sentimiento y luto doméstico que le aflige, se compadece de Adrasto y le habla en estos términos: —«Ya tengo, amigo, toda la venganza y desagravio que pudiera desear, en el hecho de ofrecerte a morir tú mismo. Pero ¡ah! no es tuya la culpa, sino del destino, y quizá de la deidad misma que me pronosticó en el sueño lo que había de suceder.» Creso hizo los funerales de su hijo con la pompa correspondiente; y el infeliz hijo de Midas y nieto de Gordio, el homicida involuntario de su hermano y del hijo de su expiador, el fugitivo Adrasto, cuando vio quieto y solitario el lugar del sepulcro, condenándose a sí mismo por el más desdichado de los hombres, se degolló sobre el túmulo con sus propias manos.

EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XLVI

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:31 am

Creso, tras perder a su hijo, llevó luto dos años, al cabo de los cuales, viendo que el imperio de Astiages, hijo de Ciaxares, había sido destruido por Ciro, hijo de Cambises, y que el poder de los persas aumentaba de día en día, suspendió su llanto y se puso a pensar cómo acabar con la dominación persa antes de que fuera a más. Con esta idea, queriendo comprobar la veracidadad de los oráculos, tanto de Grecia como de Libia, envió varios comisionados a Delfos y Abas, en Focia, a Dodona, y también a los oráculos de Anfiarao y de Trofonio, y al que hay en Branchidas, en el territorio de Mileto, todos éstos en Grecia, y asimismo envió una ambajadad al templo de Ammon en Libia. Su intención era contrastar lo que cada oráculo respondía, y si coincidían, consultarles después si debía emprender la guerra contra los persas.

EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XLVII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:32 am

Antes de marchar, dio a sus comisionados estas instrucciones: que contasen bien los días, desde que saliesen de Sardes y a los 100 días consultasen el oráculo en estos términos: «¿En qué se está ocupando en este momento el rey de los lidios, Creso, hijo de Aliates?» y que le trajesen la respuesta de cada oráculo por escrito. No sabemos lo que respondieron los demás oráculos, pero en Delfos, tras entrar los lidios en el templo y preguntar lo que se les había mandado, respondió la Pitia con estos versos:

Sé del mar la medida, y de su arena

el número contar. No hay sordo alguno

a quien no entienda; y oigo al que no habla.

Percibo el olor que despide

la tortuga cocida en vasija

de bronce, con la carne de cordero,

con bronce abajo y bronce arriba.

EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XLVIII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:33 am

Los lidios, tomando estos versos de la boca profética de la Pitia, los pusieron por escrito, y volvieron a Sardes. Mientras tanto iban llegando las respuestas de los otros oráculos, ninguna de las cuales satisfizo a Creso. Pero cuando llegó la de Delfos, la recibió con veneración, convencido de que sólo allí residía una divinidad verdadera, pues nadie más había dado con la verdad: hbaía ideado algo difícil de adivinar para el dí convenido, en concreto trocear una tortuga y un cordero, que se puso a cocer en una vasija de bronce, que tenía una tapa del mismo metal.

EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XLIX

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:34 am

Esta ocupación era conforme a la respuesta de Delfos. La que dio el oráculo de Anfiarao a los lidios que la consultaron sin faltar a ninguna de las ceremonias usadas en aquel templo, no puedo decir cuál fuera; y solo se refiere que por ella quedó persuadido Creso de que también aquel oráculo gozaba del don de profecía.

EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty L

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:37 am

Después de esto procuró Creso ganarse el favor de la deidad que reside en Delfos, a fuerza de grandes sacrificios, pues por una parte subieron hasta el número de tres mil las víctimas escogidas que allí ofreció, y por otra mandó levantar una grande pira de lechos dorados y plateados, de tazas de oro, de vestidos y túnicas de púrpura, y después la pegó fuego; ordenando también a todos los lidios que cada uno se esmerase en sus sacrificios cuanto les fuera posible. Hecho esto, mandó derretir una gran cantidad de oro y fundir con ella unos como medios ladrillos, de los cuales los más largos eran de seis palmos, y los más cortos de tres, teniendo de grueso un palmo. Todos componían el número de ciento diecisiete. Entre ellos habla cuatro de oro acrisolado, que pesaba cada uno dos talentos y medio; los demás ladrillos de oro blanquecino eran del peso de dos talentos. Labró también de oro refinado la efigie de un león, del peso de diez talentos. Este león, que al principio se hallaba erigido sobre los medios ladrillos, cayó de su base cuando se quemó el templo de Delfos, y al presente se halla en el tesoro de los corintios, pero con solo el peso de seis talentos y medio, habiendo mermado tres y medio que el incendio consumió.

EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LI

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:37 am

Fabricados estos dones, envió Creso juntamente con ellos otros regalos, que consistían en dos grandes tazas, la una de oro, y la otra de plata. La de oro estaba a mano derecha, al entrar en el templo, y la de plata a la izquierda; si bien ambas, después de abrasado el templo, mudaron también de lugar; pues la de oro, que pesa ocho talentos y medio y doce minas más, se guarda en el tesoro de los clazomenios; y la de plata en un ángulo del portal al entrar del templo; la cual tiene de cabida seiscientos cántaros, y en ella ameran los de Delfos el vino en la fiesta de la Theofania. Dicen ser obra de Teodoro samio, y lo creo así; pues no me parece por su mérito pieza de artífice común. Envió asimismo cuatro tinajas de plata, depositadas actualmente en el tesoro de los de Corinto; y consagró también dos aguamaniles, uno de oro y otro de plata. En el último se ve grabada esta inscripción: Don de los lacedemonios; los cuales dicen ser suya la dádiva; pero lo dicen sin razón, siendo una de las ofrendas de Creso. La verdad es que cierto sujeto de Delfos, cuyo nombre conozco, aunque no le manifestaré, le puso aquella inscripción, queriéndose congraciar con los lacedemonios. El niño por cuya mano sale el agua, sí que es don de los lacedemonios, no siéndolo ninguno de los dos aguamaniles. Muchas otras dádivas envió Creso que nada tenían de particular, entre ellas ciertos globos de plata fundida, y una estatua de oro de una mujer, alta tres codos, que dicen los Delfos ser la panadera de Creso. Ofreció también el collar de oro y los cinturones de su mujer.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:38 am

Informado Creso del valor de Anfiarao y de su desastrado fin, le ofreció un escudo, todo él de oro puro, y juntamente una lanza de oro macizo, con el asta del mismo metal. Entrambas ofrendas se conservan hoy en Tebas, guardadas en el templo de Apolo Ismenio.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LIII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:39 am

Los lidios encargados de llevar a los templos estos dones, recibieron orden de Creso para hacer a los oráculos la siguiente pregunta: «Creso, monarca de los lidios y de otras naciones, bien seguro de que son solos vuestros oráculos los que hay en el mundo verídicos, os ofrece estas dádivas, debidas a vuestra divinidad y numen profético, y os pregunta de nuevo, si será bien emprender la guerra contra los persas, y juntar para ella algún ejército confederado.» Ambos oráculos convinieron en una misma respuesta, que fue la de pronosticar a Creso, que si movía sus tropas contra los persas acabarla con un grande imperio; y le aconsejaron, que informado primero de cuál pueblo entre los griegos fuese el más poderoso, hiciese con él un tratado de alianza.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LIV

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:40 am

Sobremanera contento Creso con la respuesta, y envanecido con la esperanza de arruinar el imperio de Ciro, envió nuevos diputados a la ciudad de Delfos, y averiguado el número de sus moradores, regaló a cada uno dos monedas o estateres de oro. En retorno los delfios dieron a Creso y a los lidios la prerrogativa en las consultas, la presidencia de las juntas, la inmunidad en las aduanas y el derecho perpetuo de filiación a cualquier lidio que quisiere ser su conciudadano.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LV

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:41 am

Tercera vez consultó Creso al oráculo, por hallarse bien persuadido de su veracidad. La pregunta estaba reducida a saber si sería largo su reinado, a la cual respondió la Pithia de este modo: # Cuando el rey de los medos fuere un mulo, Huye entonces al Hernio pedregoso, Oh lidio delicado; y no te quedes A mostrarte cobarde y sin vergüenza.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LVI

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:42 am

Cuando estos versos llegaron a noticia de Creso, holgóse más con ellos que con los otros, persuadido de que nunca por un hombre reinaría entre los medos un mulo, y que por lo mismo ni él ni sus descendientes dejarían jamás de mantenerse en el trono. Pasa después a averiguar con mucho esmero quiénes de entre los griegos fuesen los mas poderosos, a fin de hacerlos sus amigos, y por los informes halló que sobresalían particularmente los lacedemonios y los atenienses, aquellos entre los dorios, y estos entre los jonios. Aquí debo prevenir quo antiguamente dos eran las naciones más distinguidas en aquella región, la Pelásgica y la Helénica; de las cuales la una jamás salió de su tierra, y la otra mudó de asiento muy a menudo. En tiempo de su rey Deucalion habitaba en la Pthiotida, y en tiempo de Doro el hijo de Helleno, ocupaba la región Istieotida, que está al pie de los montes Ossa y Olimpo. Arrojados después por los Cadmeos de la Istieotida, establecieron su morada en Pindo, y se llamó con el nombre de Macedno. Desde allí pasó a la Dryopida, y viniendo por fin al Peloponeso, se llamó la gente Dórica.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LVII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:45 am

Cuál fuese la lengua que hablaban los pelasgos, no puedo decir de positivo. Con todo, nos podemos regir por ciertas conjeturas tomadas de los pelasgos, que todavía existen: primero, de los que habitan la ciudad de Crestona, situada sobre los Tyrrenos (los cuales en lo antiguo fueron vecinos de los que ahora llamamos Dorienses, y moraban entonces en la región que al presente se llama la Tessaliotida); segundo, de los pelasgos, que en el Helesponto fundaron a Placia y a Seylace (los cuales fueron antes vecinos de los atenienses); tercero, de los que se hallan en muchas ciudades pequeñas, bien que hayan mudado su antiguo nombre de pelasgos. Por las conjeturas que nos dan todos estos pueblos, podremos decir que los pelasgos debían hablar algún lenguaje bárbaro, y que la gente Ática, siendo Pelasga, al incorporarse con los Helenos, debió de aprender la lengua de éstos, abandonando la suya propia. Lo cierto es que ni los de Crestona, ni los de Placia (ciudades que hablan entre sí una misma lengua), la tienen común con ninguno de aquellos pueblos que son ahora sus vecinos, de donde se infiere que conservan el carácter mismo de la lengua que consigo trajeron cuando se fugaron en aquellas regiones.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LVIII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:46 am

Por el contrario, la nación Helénica, a mi parecer, habla siempre desde su origen el mismo idioma. Débil y separada de la Pelásgica, empezó a crecer de pequeños principios, y vino a formar un grande cuerpo, compuesto de muchas gentes, mayormente cuando se le fueron allegando y uniendo en gran número otras bárbaras naciones, y de aquí dimanó, según yo imagino, que la nación de los pelasgos, que era una de las bárbaras, nunca pudiese hacer grandes progresos.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LIX

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:46 am

De estas dos naciones oía decir Creso que el Ática se hallaba oprimida por Pisístrato, que a la sazón era señor o tirano do los atenienses. A su padre Hipócrates, asistiendo a los juegos Olímpicos, le sucedió un gran prodigio, y fue que las calderas que tenía ya prevenidas para un sacrificio, llenas de agua y de carne, sin que las tocase el fuego, se pusieron a hervir de repente hasta derramarse. El lacedemonio Quilón, que presenció aquel portento, previno dos cosas a Hipócrates: la primera, que nunca se casase con mujer que pudiese darle sucesión; y la segunda, que si estaba casado, se divorciase luego y desconociese por hijo al que ya hubiese tenido. Por no haber seguido estos consejos le nació después Pisístrato, el cual, aspirando a la tiranía y viendo que los atenienses litorales, capitaneados por Megacles, hijo de Alcmeon, se habían levantado contra los habitantes de los campos, conducidos por Licurgo, el hijo de Arisitoclaides, formó un tercer partido, bajo el pretexto de defender a los atenienses de las montañas, y para salir con su intento urdió la trama de este modo. Hízose herir a sí mismo y a los mulos de su carroza, y se fue hacia la plaza como quien huía de sus enemigos, fingiendo que le habían querido matar en el camino de su casa de campo. Llegado a la plaza, pidió al pueblo que pues él antes se había distinguido mucho en su defensa, ya cuando general contra los megarenses, ya en la toma de Nicea, y con otras grandes empresas y servicios, tuviesen a bien concederle alguna guardia para la seguridad de su persona. Engañado el pueblo con tal artificio, dióle ciertos hombres escogidos que lo escoltasen y siguiesen, los cuales estaban armados, no de lanzas, sino de clavas. Auxiliado por estos, se apoderó Pisístrato de la ciudadela de Atenas, y por este medio llegó a hacerse dueño de los atenienses; pero sin alterar el orden de los magistrados ni mudar las leyes, contribuyó mucho y bien al adorno de la ciudad, gobernando bajo el plan antiguo.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LX

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:47 am

Poco tiempo después, unidos entre sí los partidarios de Megacles y los de Licurgo, lograron quitar el mando a Pisístrato y echarlo de Atenas. No bien los dos partidos acabaron de expelerle, cuando volvieron de nuevo a la discordia y sedición entro sí mismos. Megacles, que se vio sitiado por sus enemigos, despachó un mensajero a Pisístrato, ofreciéndolo que si tomaba a su hija por mujer, le daría en dote el mando de la república. Admitida la proposición y otorgadas las condiciones, discurrieron para la vuelta de Pisístrato el artificio más grosero que en mi opinión pudiera imaginarse, mayormente si se observa que los griegos eran tenidos ya de muy antiguo por más astutos que los bárbaros y menos expuestos a dejarse deslumbrar de tales necedades y que se trataba de engañar a los atenienses, reputados por los más sabios y perspicaces de todos los griegos. En el partido Pecinense había una mujer hermosa llamada Phya, con la estatura de cuatro codos menos tres dedos. Armada completamente, y vestida con un traje que la hiciese parecer mucho más bella y majestuosa, la colocaron en una carroza y la condujeron a la ciudad, enviando delante sus emisarios y pregoneros, los cuales cumplieron bien con su encargo, y hablaron al pueblo en esta forma: —«Recibid, oh atenienses, de buena voluntad a Pisístrato, a quien la misma diosa Minerva restituye a su alcázar, haciendo con él una demostración nunca usada con otro mortal.» Esto iban gritando por todas partes, de suerte que muy en breve se extendió la fama del hecho por la ciudad y la comarca; y los que se hallaban en la ciudadela, creyendo ver en aquella mujer a la diosa misma, la dirigieron sus votos y recibieron a Pisístrato.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXI

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:48 am

Recobrada de este modo la tiranía, y cumpliendo con lo pactado, tomó Pisístrato por mujer a la hija de Megacles. Ya entonces tenía hijos crecidos, y no queriendo aumentar su número, con motivo de la creencia según la cual Lodos los Alcmeónidas eran considerados como una raza impía, nunca conoció a su nueva esposa en la forma debida y regular. Si bien ella al principio tuvo la cosa oculta, después la descubrió a su madre y ésta a su marido. Megacles lo llevó muy a mal, viendo que así le deshonraba Pisístrato, y por resentimiento se reconcilió de nuevo con los amotinados. Entretanto Pisístrato, instruido de todo, abandonó el país y se fue a Eretria, donde, consultando con su hijo, le pareció bien el dictamen de Hipias sobre recuperar el mando, y al efecto trataron de recoger donativos de las ciudades que les eran más adictas, entre las cuales sobresalió la de los tebanos por su liberalidad. Pasado algún tiempo, quedó todo preparado para el éxito de la empresa, así porque los argivos, gente asalariada para la guerra, habían ya concurrido del Peloponeso, como porque un cierto Ligdamis, natural de Naxos, habiéndoseles reunido voluntariamente con hombres y dinero, los animaba sobremanera a la expedición.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:48 am

Partiendo por fin de Eretria, volvieron al Ática once años después de su salida, y se apoderaron primeramente de Maratón. Atrincherados en aquel punto, se les iban reuniendo, no solamente los partidarios que tenían en la ciudad, sino también otros de diferentes distritos, a quienes acomodaba más el dominio de un señor que la libertad del pueblo. Su ejército se aumentaba con la gente que acudía; pero los atenienses que moraban en la misma Atenas miraron la cosa con indiferencia todo el tiempo que gastó Pisístrato en recoger dinero, y cuando después ocupó a Maratón, hasta que sabiendo qué marchaba contra la ciudad, salieron por fin a resistirle. Los dos ejércitos caminaban a encontrarse, y llegando al templo de Minerva la Pallenida, hicieron alto uno enfrente del otro. Entonces fue cuando Anfilyto, el célebre adivino de Acarnania arrebatado de su estro, se presentó a Pisístrato y le vaticinó de este modo:

Echado el lance está, la red tendida;

Los atunes de noche se presentan

Al resplandor de la callada luna.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXIII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:49 am

Pisístrato, comprendido el vaticinio, y diciendo que lo recibía con veneración, puso en movimiento sus tropas. Muchos de los atenienses, que habían salido de la ciudad, acababan entonces de comer; unos se entretenían jugando a los dados, y otros reposaban, por lo cual, cayendo de repente sobre ellos las tropas de Pisístrato, se vieron obligados a huir. Para que se mantuviesen dispersos, discurrió Pisístrato el ardid de enviar unos muchachos a caballo, que alcanzando a los fugitivos, los exhortasen de su parte a que tuviesen buen ánimo y se retirasen cada uno a su casa.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXIV

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:50 am

Así lo hicieron los atenienses, y logró Pisístrato apoderarse de Atenas por tercera vez. Dueño de la ciudad, procuró arraigarse en el mando con mayor número de tropas auxiliares, y con el aumento de las rentas públicas, tanto recogidas en el país mismo como venidas del río Estrimón. Con el mismo fin tomó en rehenes a los hijos de los atenienses que, sin entregarse luego a la fuga, le habían hecho frente, y los depositó en la isla de Naxos, de la cual se había apoderado con las armas, y cuyo gobierno había confiado Ligdamis. Ya, obedeciendo a los oráculos, había purificado antes la isla de Delos, mandando desenterrar todos los cadáveres que estaban sepultados en todo el distrito que desde el templo se podía alcanzar con la vista, haciéndolos enterrar en los demás lugares de la isla. Pisístrato, pues, tenía bajo su dominación a los atenienses, de los cuales algunos habían muerto en la guerra y otros en compañía de los Alcmeónidas se habían ausentado de su patria.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXV

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:50 am

Esto era el estado en que supo Creso que entonces se hallaban los atenienses. De los lacedemonios averiguó que, libres ya de sus anteriores apuros, habían recobrado la superioridad en la guerra contra los de Tegea. Porque en el reinado de Leon y Hegesicles, a pesar de que los lacedemonios habían salido bien en otras guerras, sin embargo, en la que sostenían contra los de Tegea habían sufrido grandes reveses. Estos mismos lacedemonios se gobernaban en lo antiguo por las peores leyes de toda la Grecia, tanto en su administración interior como en sus relaciones con los extranjeros, con quienes eran insociables; pero tuvieron la dicha de mudar sus instituciones por medio de Licurgo, el hombre más acreditado de todos los Esparciatas, a quien, cuando fue a Delfos para consultar al oráculo, al punto mismo de entrar en el templo le dijo la Pitia:

A mi templo tú vienes, oh Licurgo,

De Jove amado y de los otros dioses

Que habitan los palacios del Olimpo.

Dudo llamarte dios u hombre llamarte,

Y en la perplejidad en que me veo,

Como dios, oh Licurgo, te saludo.

También afirman algunos que la Pitia le enseñó los buenos reglamentos de que ahora usan los Esparciatas, aunque los lacedemonios dicen que siendo tutor de su sobrino Leobotas, rey de los espartanos, los trajo de Creta. En efecto, apenas se encargó de la inicia, cuando mudó enteramente la legislación, y tomó las precauciones necesarias para su observancia. Después ordenó la disciplina militar, estableciendo las enotias, triécadas y sissitias y últimamente instituyó los éforos y los senadores.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXVI

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:51 am

De este modo lograron los lacedemonios el mejor orden en sus leyes y gobierno, y lo debieron a Licurgo, a quien tienen en la mayor veneración, habiéndole consagrado un templo después de sus días. Establecidos en un país excelente y contando con una población numerosa, hicieron muy en breve grandes progresos, con lo cual, no pudiendo ya gozar en paz de su misma prosperidad y teniéndose por mejores y más valientes que los arcades, consultaron en Delfos acerca de la conquista de toda la Arcadia, cuya consulta respondió así la Pitia:

¿La Arcadia pides? Esto es demasiado.

Concederla no puedo, porque en ella,

De la dura bellota alimentados,

Muchos existen que vedarlo intenten.

Yo nada te la envidio: en lugar suyo

Puedes pisar el suelo de Tegea,

Y con soga medir su hermoso campo.

Después que los lacedemonios oyeron la respuesta, sin meterse con los demás arcades, emprendieron su expedición contra los de Tegea, y engañados con aquel oráculo doble, y ambiguo, se apercibieron de grillos y sogas, como si en efecto hubiesen de cautivar a sus contrarios. Pero sucedióles al revés; porque perdida la batalla, los que de ellos quedaron cautivos, atados con las mismas prisiones de que venían provistos, fueron destinados a labrar los campos del enemigo. Los grillos que sirvieron entonces para los lacedemonios se conservan aun en Tegea, colgados alrededor del templo de Minerva.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXVII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:52 am

Al principio de la guerra los lacedemonios pelearon siempre con desgracia; pero en tiempo de Creso, y siendo reyes de Esparta Anaxandridas y Ariston, adquirieron la superioridad del modo siguiente: Aburridos de su mala suerte, enviaron diputados a Delfos para saber a qué dios debían aplacar, con el fin de hacerse superiores a sus enemigos los de Tegea. El oráculo respondió, que lo lograrían con tal que recobrasen los huesos de Orestes, el hijo de Agamemnon. Mas como no pudiesen encontrar la urna en que estaban depositados, acudieron de nuevo al templo, pidiendo se les manifestase el lugar donde el héroe yacía. La Pitia respondió a los enviados en estos términos:

En un llano de Arcadia está Tegea;

Allí dos vientos soplan impelidos

Por una fuerza poderosa, y luego

Hay golpe y contragolpe, y la dureza

De los cuerpos se hiere mutuamente.

Allí del alma tierra en las entrañas

Encontrarás de Agamemnon al hijo;

Llevarásle contigo, si a Tegea

Con la victoria dominar pretendes.

Oída esta respuesta, continuaron los lacedemonios en sus pesquisas, sin poder hacer el descubrimiento que deseaban, hasta tanto que Liches, uno de aquellos Esparciatas a quienes llaman beneméritos, dio casualmente con la urna. Llámanse beneméritos aquellos cinco soldados que, siendo los más veteranos entre los de a caballo, cumplido su tiempo salen del servicio; si bien el primer año de su salida, para que no se entorpezcan con la ociosidad, se les envía de un lugar a otro, unos acá y otros allá.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXVIII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:52 am

Liches, pues, siendo uno de los beneméritos, favorecido de la fortuna y de su buen discurso, descubrió lo que se deseaba. Como los dos pueblos estuviesen en comunicación con motivo de las treguas, se hallaba Liches en una fragua del territorio de Tegea, viendo lleno de admiración la maniobra de machacar a golpe el hierro. Al mirarle tan pasmado, suspendió el herrero su trabajo, y le dijo: —«A fe mía, Lacon amigo, que si hubieses visto lo que yo, otra fuera tu admiración a la que ahora muestras al vernos trabajar en el hierro; porque has de saber que, cavando en el corral con el objeto de abrir un pozo, tropecé con un ataúd de siete codos de largo; y como nunca había creído que los hombres antiguamente fuesen mayores de lo que somos ahora, tuve la curiosidad de abrirla, y encontré un cadáver tan grande como ella misma. Medíle y le volví a cubrir.» Oyendo Liches esta relación, se puso a pensar que tal vez podía ser aquel muerto el Orestes de quien hablaba el oráculo, conjeturando que los dos fuelles del herrero serían quizá los dos vientos; el yunque y el martillo el golpe y el contragolpe; y en la maniobra de batir el hierro se figuraba descubrir el mutuo choque de los cuerpos duros. Revolviendo estas ideas en su mente se volvió a Esparta, y dio cuenta de todo a sus conciudadanos, los cuales, concertada contra él una calumnia, le acusaron y condenaron a destierro. Refugiándose a Tegea el desterrado voluntario, y dando razón al herrero de su desventura, la quiso tornar en arriendo aquel corral, y si bien él se le dificultaba, al cabo se lo supo persuadir, y estableció allí su casa. Con esta ocasión descubrió cavando el sepulcro, recogió los huesos, y fuese con ellos a Esparta. Desde aquel tiempo, siempre que vinieron a las manos las dos ciudades, quedaron victoriosos los lacedemonios, por quienes ya había sido conquistada una gran parte del Peloponeso.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXIX

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:53 am

Informado Creso de todas estas cosas, envió a Esparta sus embajadores, llenos de regalos y bien instruidos de cuanto debían decir para negociar una alianza. Llegados que fueron, se explicaron en estos términos: —«Creso, rey de los lidios y de otras naciones, prevenido por el Dios que habita en Delfos de cuánto le importa contraer amistad con el pueblo griego, y bien informado de que vosotros, ¡oh lacedemonios! sois los primeros y principales de toda la Grecia, acude a vosotros, queriendo en conformidad del oráculo ser vuestro amigo y aliado, de buena fe y sin dolo alguno.» Esta fue la propuesta de Creso por medio de sus enviados. Los lacedemonios, que ya tenían noticia de la respuesta del oráculo, muy complacidos con la venida de los lidios, formaron con solemne juramento, el tratado de paz y alianza con Creso, a quien ya estaban obligados por algunos beneficios que de él antes habían recibido. Porque habiendo enviado a Sardes a comprar el oro que necesitaban para fabricar la estatua de Apolo, que hoy está colocada en Tornax de la Laconia, Creso no quiso tomarles dinero alguno, y les dio el oro de regalo.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXX

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:54 am

Por este motivo, y por la distinción que con ellos usaba Creso, anteponiéndolos a los demás griegos, vinieron gustosos los lacedemonios en la alianza propuesta; y queriendo mostrarse agradecidos, mandaron trabajar con el objeto de regalársela a Creso, una pila de bronce que podía contener trescientos cántaros; estaba adornada por defuera hasta el borde con la escultura de una porción de animalitos. Esta pila no llegó a Sardes, refiriéndose de dos maneras el extravío que padeció en el camino. Los lacedemonios dicen que, habiendo llegado cerca de Samos, noticiosos del presente aquellos isleños, salieron con sus naves y la robaron. Pero los samios cuentan que navegando muy despacio los lacedemonios encargados de conducirla, oyendo en el viaje que Sardes, juntamente con Creso, habían caído en poder del enemigo, la vendieron ellos mismos en Samos a unos particulares, quienes la dedicaron en el templo de Juno; y que tal vez los lacedemonios a su vuelta dirían que los samios se la habían quitado violentamente.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXI

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:55 am

Entretanto, Creso, deslumbrado con el oráculo y creyendo acabar en breve con Ciro y con el imperio de los persas, preparaba una expedición contra Capadocia. Al mismo tiempo cierto lidio llamado Sándamis, respetado ya por su sabiduría y circunspección, y célebre después entre los lidios por el consejo que dio a Creso, le habló de esta manera: —«Veo, señor, que preparáis una expedición contra unos hombres que tienen de pieles todo su vestido; que criados en una región áspera, no comen lo que quieren, sino lo que pueden adquirir; y que no beben vino, ni saben el gusto que tienen los higos, ni manjar alguno delicado. Si los venciereis, ¿qué podréis quitar a los que nada poseen? Pero si sois vencido, reflexionad lo mucho que tenéis que perder. Yo temo que si llegan una vez a gustar de nuestras delicias, les tomarán tal afición, que no podremos después ahuyentarlos. Por mi parte, doy gracias a los dioses de que no hayan inspirado a los persas el pensamiento de venir contra los lidios.» Este discurso no hizo impresión alguna en el ánimo de Creso, a pesar de la exactitud con que pintaba el estado de los persas, los cuales antes de la conquista de los lidios ignoraban toda especie de comodidad y regalo.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:56 am

Los Capadocios, a quienes los griegos llaman Syrios, habían sido súbditos de los medos antes que dominasen los persas, y en la actualidad obedecían a Ciro. Porque los límites que dividían el imperio de los medos del de los lidios estaban en el río Halis; el cual, bajando del monte Armenio, corre por la Cilicia, y desde allí va dejando a los Mantienos a la derecha y a los frigios a la izquierda. Después se encamina hacia el viento bóreas, y pasa por entre los Syro—capadocios y los Paflagonios, tocando a estos por la izquierda y a aquellos por la derecha. De este modo el río Halis atraviesa y separa casi todas las provincias del Asia inferior, desde el mar que está enfrente de Chipre hasta el ponto Euxino pudiendo considerarse este tramo de tierra como la cerviz de toda aquella región. Su longitud puede regularse en cinco días de camino para un hombre sobremanera diligente.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXIII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:58 am

Marchó Creso contra la Capadocia deseoso de añadir a sus dominios aquel feraz terreno, y más todavía de vengarse de Ciro, confiado en las promesas del oráculo. Su resentimiento dimanaba de que Ciro tenía prisionero a Astiages, pariente de Creso, después de haberlo vencido en batalla campal. Este parentesco de Creso con Astiages fue contraído del modo siguiente: Una partida de escitas pastores, con motivo de una sedición doméstica, se refugió al territorio de los bledos en tiempo que reinaba Ciaxares, hijo de Fraortes y nieto de Déjoces. Este monarca los recibió al principio benignamente y como a unos infelices que se acogían a su protección; y en prueba del aprecio que de ellos hacía, les confió ciertos mancebos para que aprendiesen su lengua y el manejo del arco. Pasado algún tiempo, como ellos fuesen a menudo a cazar, y siempre volviesen con alguna presa, un día quiso la mala suerte que no trajesen nada. Vueltos así con las manos vacías, Ciaxares, que no sabía reportarse en los ímpetus de la ira, los recibió ásperamente y los llenó de insultos. Ellos, que no creían haber merecido semejante ultraje, determinaron vengarse de él, haciendo pedazos a uno de los jóvenes sus discípulos; al cual, guisado del mismo modo que solían guisar la caza, se lo dieron a comer a Ciaxares y a sus convidados, y al punto huyeron con toda diligencia a Sardes, ofreciéndose al servicio de Aliates.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXIV

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 12:59 am

De este principio, no queriendo después Aliates entregar los escitas a pesar de las reclamaciones de Ciaxares, se originó entro lidios y bledos una guerra que duró cinco años, en cuyo tiempo la victoria se declaró alternativamente por unos y otros. En las diferentes batallas que se dieron, hubo una nocturna en el año sexto de la guerra que ambas naciones proseguían con igual suceso, porque en medio de la batalla misma se les convirtió el día repentinamente en noche; mutación que Thales Milesio había predicho a los jonios, fijando el término de ella en aquel año mismo en que sucedió. Entonces lidios y medos, viendo el día convertido en noche, no solo dejaron la batalla comenzada, sino que tanto los unos como los otros se apresuraron a poner fin a sus discordias con un tratado de paz. Los intérpretes y medianeros de esta pacificación fueron Syémnesis el Cilice, y Labyneto el Babilonio; los cuales, no solo les negociaron la reconciliación mutua, sino que aseguraron la paz, uniéndolos con el vínculo del matrimonio; pues ajustaron que Aliates diese su hija Aryénis por mujer a Astiages, hijo de Ciaxares. Entre estas naciones las ceremonias solemnes de la confederación vienen a ser las mismas que entre los griegos, y solo tienen de particular que, haciéndose en los brazos una ligera incisión, se lamen mutuamente la sangre.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXV

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:00 am

Astiages, como he dicho, fue a quien Ciro venció, y por más que era su abuelo materno, le tuvo prisionero por los motivos que significaré después a su tiempo y lugar. Irritado Creso contra el proceder de Ciro, envió primero a sabor de los oráculos si sería bien emprender la guerra contra los persas; y persuadido de que la respuesta capciosa que le dieron era favorable a sus intentos, emprendió después aquella expedición contra una provincia persiana. Luego que llegó Creso al río Halis, pasó su ejército por los puentes que, según mi opinión, allí mismo había, a pesar de que los griegos refieren que fue Thales Milesio quien le facilitó el modo de pasarlo, porque dicen que no sabiendo Creso cómo haría para que pasasen sus tropas a la otra parte del río, por no existir entonces los puentes que hay ahora, Thales, que se hallaba en el campo, le dio un expediente para que el río que corría a la siniestra del ejército corriese también a la derecha. Dicen que por más arriba de los reales hizo abrir un cauce profundo, que en forma de semicírculo cogiese al ejército por las espaldas, y que así extrajo una parte del agua, y volvió a introducirla en el río por más abajo del campo, con lo cual, formándose dos corrientes, quedaron ambas igualmente vadeables; y aun quieren algunos que la madre antigua quedase del todo seca, con lo que yo no me conformo, porque entonces ¿cómo hubieran podido repasar el río cuando estuviesen de vuelta?
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXVI

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:00 am

Habiendo Creso pasado el Halis con sus tropas, llegó a una comarca de Capadocia llamada Pteria, que es la parte más fuerte y segura de todo el país, cerca de Sinope, ciudad situada casi en la costa del ponto Euxino. Establecido allí su ejército, taló los campos de los Syrios, tomó la ciudad de los Pterianos, a quiénes hizo esclavos, y asimismo otras de su contorno, quitando la libertad y los bienes a los Syrios, que en nada le habían agraviado. Entretanto, Ciro, habiendo reunido sus fuerzas y tomado después todas las tropas de las provincias intermedias, venía marchando contra Creso; y antes de emprender género alguno de ofensa, envió sus heraldos a los jonios para ver si los podría separar de la obediencia del monarca lydio; en lo cual no quisieron ellos consentir. Marchó entonces contra el enemigo, y provocándose mutuamente luego que llegaron a verse, envistiéronse en Pteria los dos ejércitos y se trabó una acción general en la que cayeron muchos de una y otra parte, hasta que por último los separó la noche sin declararse por ninguno la victoria. Tanto fue el valor con que entrambos pelearon.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXVII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:03 am

Creso, poco satisfecho del suyo, por ser el número de sus tropas inferior a las de Ciro viendo que este dejaba de acometerle al día siguiente, determinó volver a Sardes con el designio de llamar a los egipcios, en conformidad del tratado de alianza que había concluido con Amasis, rey de aquel país, aun primero que lo hiciese con los lacedemonios. Se proponía también hacer venir a los babilonios, de quienes entonces era soberano Labyneto, y con los cuales estaba igualmente confederado, y asimismo pensaba requerirá los lacedemonios, para que estuviesen prontos el día que se les señalase. Reunidas todas estas tropas con las suyas, estaba resuelto a descansar el invierno y marchar de nuevo contra el enemigo al principio de la primavera. Con este objeto partió para Sardes y despachó sus aliados unos mensajeros que les previniesen que de allí a cinco meses juntasen sus tropas en aquella ciudad. El desde luego licenció el ejército con el cual acababa de pelear contra los persas, siendo de tropas mercenarias: bien lejos de imaginar que Ciro, dada una batalla tan sin ventaja ninguna, se propusiere dirigir su ejército hacia la capital de la Lidia.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXVIII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:04 am

En tanto que Creso tomaba estas medidas, sucedió que todos los arrabales de Sardes se llenaron de sierpes, que los caballos, dejando su pasto, se iban comiendo según aquellas se mostraban. Admirado Creso de este raro portento, envió inmediatamente unos diputados a consultar con los adivinos de Telmeso. En efecto, llegaron allá; pero instruidos por los Telmesenses de lo que quería decir aquel prodigio, no tuvieron tiempo de participárselo al rey, pues antes que pudiesen volver de su consulta, ya Creso había sido hecho prisionero. Lo que respondieron los adivinos fue que no tardaría mucho en venir un ejército extranjero contra la tierra de Creso, el cual en llegando sujetaría a los naturales; dando por razón de su dicho que la sierpe era un reptil propio del país, siendo el caballo animal guerrero y advenedizo. Esta fue la interpretación que dieron a Creso, a la sazón ya prisionero, si bien nada sabían ellos entonces de cuanto pasaba en Sardes y con el mismo Creso.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXIX

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:05 am

Cuando Ciro vio, después de la batalla de Pteria, que Creso levantaba su campo, y tuvo noticia del ánimo en que se hallaba de despedir las tropas luego que llegase a su capital, tomó acuerdo sobre la situación de las cosas, y halló que lo más útil y acertado sería marchar cuanto antes con todas sus fuerzas a Sardes, primero que se pudiesen juntar otra vez las tropas lydias. No bien adoptó este partido, cuando lo puso en ejecución, caminando con tanta diligencia, que él mismo fue el primer correo que dio el aviso a Creso de su llegada. Este quedó confuso y en el mayor apuro, viendo que la cosa le había salido enteramente al revés de lo que presumía; mas no por eso dejó de presentarse en el campo con sus lidios. En aquel tiempo no había en toda el Asia nación alguna más varonil ni esforzada que la Lidia; y peleando a caballo con grandes lanzas, se distinguía en los combates por su destreza singular.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXX

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:05 am

Hay delante de Sardes una llanura espaciosa y elevada donde concurrieron los dos ejércitos. Por ella corren muchos ríos, entre ellos el Hyllo, y todos van a dar en otro mayor llamado Hermo, el cual, bajando de un monte dedicado a la madre de los dioses Dindymene, va a desaguar en el mar cerca de la ciudad de Focea. En esta llanura, viendo Ciro a los lidios formados en orden de batalla, y temiendo mucho a la caballería enemiga, se valió de cierto ardid que el medo Harpago le sugirió. Mandó reunir cuantos camellos seguían al ejército cargad los de víveres y bagajes, y quitándoles las cargas, hizo montar en ellos unos hombres vestidos con el mismo traje que suelen llevar los soldados de a caballo. Dio orden para que estos camellos así prevenidos se pusiesen en las primeras filas delante de la caballería de Creso; que su infantería siguiese después, y que detrás de esta se formase toda su caballería. Mandó circular por sus tropas la orden de que no diesen cuartel a ninguno de los lidios, y que matasen a todos los que se les pusiesen a tiro; pero que no quitasen la vida a Creso, aun cuando se defendiese con las armas en la mano. La razón que tuvo para poner los caballos enfrente de la caballería enemiga, fue saber que el caballo teme tanto al camello, que no puede contenerse cuando ve su figura o percibe su olor. Por eso se valió de aquel ardid con la mira de inutilizar la caballería de Creso, que fundaba en ella su mayor confianza. En efecto, lo mismo fue comenzar la pelea y oler los caballos el tufo, y ver la figura de los camellos, que retroceder al momento y dar en tierra con todas las esperanzas de Creso. Mas no por esto se acobardaron los lidios, ni dejaron de continuar la acción, porque conociendo lo que era, saltaron de sus caballos y se batieron a pie con los persas. Duró por algún tiempo el choque, en que muchos de una y otra parte cayeron, hasta que los lidios, vueltas las espaldas, se vieron precisados a encerrarse dentro de los muros y sufrir el sitio que luego los persas pusieron a la plaza.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXXI

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:07 am

Persuadido Creso de que el sitio duraría mucho, envió desde las murallas nuevos mensajeros a sus aliados, no ya como antes para que viniesen dentro de cinco meses, sino rogándoles se apresurasen todo lo posible a socorrerle, por hallarse sitiado; y habiéndose dirigido a todos ellos, lo hizo con particularidad a los lacedemonios por medio de sus enviados.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXXII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:08 am

En aquella sazón había sobrevenido a los mismos lacedemonios una nueva contienda acerca del territorio llamado de Thyrea, que sin embargo de ser una parte de la Argólida, habiéndole separado de ella le usurpaban y retenía como cosa propia. Porque toda aquella comarca en tierra firme que mira a poniente hasta Málea, pertenece a los argivos, como también la isla de Cythéres y las demás vecinas. Habiendo, pues, salido a campaña los argivos con el objeto de recobrar aquel terreno, cuando llegaron a él tuvieron con sus contrarios un coloquio, y en él se convino que saliesen a pelear trescientos de cada parte, con la condición de que el país quedase por los vencedores, cualesquiera que lo fuesen; pero que entretanto el grueso de uno y otro ejército se retirase a sus límites respectivos, y no quedasen a la vista de los campeones; no fuese que presentes los dos ejércitos, y testigo el uno de ellos de la pérdida de los suyos, les quisiese socorrer. Hecho este convenio, se retiraron los ejércitos, y los soldados escogidos de una y otra parte trabaron la pelea, en la cual, como las fuerzas y sucesos fuesen iguales, de seiscientos hombres quedaron solamente tres; dos argivos, Alcenor y Chromio, y un lacedemonio, Othryades; y aun estos quedaron vivos por haber sobrevenido la noche. Los dos argivos, como si en efecto hubiesen ya vencido, se fueron corriendo a Argos. Pero Othryades, el único de los lacedemonios, habiendo despojado a los argivos muertos, y llevado los despojos y las armas al campo de los suyos, se quedó allí mismo guardando su puesto. Al otro día, sabida la cosa, se presentaron ambas naciones, pretendiendo cada cual haber sido la vencedora; diciendo la una que de los suyos eran más los vivos, y la otra que aquellos habían huido y que el único suyo había guardado su puesto y despojado a los enemigos muertos. Por último, vinieron a las manos, y después de haber perecido muchos de una y otra parte, se declaró la victoria por los lacedemonios. Entonces fue cuando los argivos, que antes por necesidad se dejaban crecer el pelo, se lo cortaron, y establecieron una ley llena de imprecaciones para que ningún hombre lo dejase crecer en lo sucesivo, y ninguna mujer se adornase con oro hasta que hubiesen recobrado a Thyrea. Los lacedemonios en despique publicaron otra para dejarse crecer el cabello, que antes llevaban corto. De Othryades se dice que, avergonzado de volver a Esparta quedando muertos todos sus compañeros, se quitó la vida allí mismo en Thyrea.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXXIII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:08 am

De este modo se hallaban las cosas de los Esparciatas, cuando llegó el mensajero lidio, suplicándoles socorriesen a Creso, ya sitiado. Ellos al punto resolvieron hacerlo; pero cuando se estaban disponiendo para la partida y tenían ya las naves prontas, recibieron la noticia de que, tomada la plaza de Sardes, había caído Creso vivo en manos de los persas, con lo cual, llenos de consternación, suspendieron sus preparativos.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXXIV

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:09 am

La toma de Sardes sucedió de esta manera: A los catorce días de sitio mandó Ciro anunciar a todo el ejército, por medio de unos soldados de caballería, que el que escalase las murallas sería generosamente premiado. Tras el fracaso de unos cuantos, los demás desistieron, salvo un mardo de nación llamado Hiriades, que trepó por un lugar de la ciudadela muy escarpado que por considerarse inexpugnable carecía de guardia. Meles, antiguo rey de Sardes, no había hecho pasar por aquella parte al Leon, hijo que tuvo de una concubina, por más que los adivinos de Telmesa le hubiesen vaticinado que con tal de que Leon rodease la muralla, Sardes jamás sería conquistada. Meles en efecto le condujo por toda la muralla, menos por la parte que mira al monte Tmolo, que se creía inatacable. Pero durante el asedio, Hiriades el mardo vio que un soldado lidio bajaba por allí a recoger un perro que se le había caído y volvía a subir, y al día se atrevió a asaltar la ciudadela por allí, siendo el primero en alcanzar la muralla. Otros muchos persas le siguieron y asi tomaron la ciudad y empezaron a saquearla
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXXV

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:10 am

Por lo que mira a la persona de Creso, sucedió lo siguiente: Tenía, como he dicho ya, un hijo que era mudo, pero hábil para todo lo restante. Con el objeto de curarle había practicado cuantas diligencias estaban a su alcance, y habiendo enviado además a consultar el caso con el oráculo de Delfos, respondió la Pitia: # Oh Creso, rey de Lidia y muchos pueblos, No con ardor pretendas en tu casa, Necio, escuchar la voz del hijo amado. Mejor sin ella está; porque si hablare, Comenzarán entonces tus desdichas. Cuando fue tomada la plaza, uno de los persas iba en seguimiento de Creso, a quien no conocía, con intención de matarle; oprimido el rey con el peso de su desventura, no procuraba evitar su destino, importándole poco morir al filo del alfanje. Pero su hijo, viendo al persa en ademán de descargar el golpe, lleno de agitación hace un esfuerzo para hablar, y exclama: —«Hombre, no mates a Creso.» Esta fue la primera vez que el mudo habló, y después conservó la voz todo el tiempo de su vida.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXXVI

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:10 am

Los persas, dueños de Sardes, se apoderaron también de la persona de Creso, que habiendo reinado catorce años y sufrido catorce días de sitio, acabó puntualmente, según el doble sentido del oráculo, con un grande imperio, pero acabó con el suyo. Ciro, luego que se le presentaron, hizo levantar una grande pira, y mandó que le pusiesen encima de ella cargado de prisiones, y a su lado catorce mancebos lydios, ya fuese con ánimo de sacrificarlo a alguno de los dioses como primicias de su botín, ya para concluir algún voto ofrecido, o quizá habiendo oído decir que Creso era muy religioso, quería probar si alguna deidad le libertaba de ser quemado vivo: de Creso cuentan que, viéndose sobre la pira, todo el horror de su situación no pudo impedir que le viniese a la memoria el dicho de Solón, que parecía ser para él un aviso del cielo, de que nadie de los mortales en vida era feliz. Lo mismo fue asaltarle este pensamiento, que como si volviera de un largo desmayo exclamó por tres veces: —«¡Oh Solón!» con un profundo suspiro. Oyéndolo el rey de Persia, mandó a los intérpretes le preguntasen quién era aquel a quien invocaba. Pero él no desplegó sus labios, hasta que forzado a responder, dijo: —«Es aquel que yo deseara tratasen todos los soberanos de la tierra, más bien que poseer inmensos tesoros.» Y como con estas expresiones vagas no satisficiera a los intérpretes, le volvieron a preguntar, y él, viéndose apretado por las voces y alboroto de los circunstantes, les dijo: que un tiempo el ateniense Solón había venido a Sardes, y después de haber contemplado toda su opulencia, sin hacer caso de ella le manifestó cuanto le estaba pasando, y le dijo cosas que no sólo interesaban a él sino a todo el género humano, y muy particularmente a aquellos que se consideran felices. Entretanto la pira, prendida la llama en sus extremidades, comenzaba a arder; pero Ciro luego que oyó a los intérpretes el discurso de Creso, al punto mudó de resolución, reflexionando ser hombre mortal, y no deber por lo mismo entregar a las llamas a otro hombre, poco antes igual suyo en grandeza y prosperidad. Temió también la venganza divina y la facilidad con que las cosas humanas se mudan y trastornan. Poseído de estas ideas, manda inmediatamente apagar el fuego y bajar a Creso de la hoguera y a los que con él estaban; pero todo en vano, pues por más que lo procuraban, no podían vencer la furia de las llamas.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXXVII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:11 am

Entonces Creso, según refieren los lidios, viendo mudado en su favor el ánimo de Ciro, y a todos los presentes haciendo inútiles esfuerzos para extinguir el incendio, invocó en alta voz al dios Apolo, pidiéndole que si alguna de sus ofrendas le había sido agradable, le socorriese en aquel apuro y le libertase del desastrado fin que le amenazaba. Apenas hizo llorando esta súplica, cuando a pesar de hallarse el cielo sereno y claro, se aglomeraron de repente nubes, y despidieron una lluvia copiosísima que dejó apagada la hoguera. Persuadido Ciro por este prodigio de cuán amigo de los dioses era Creso, y cuán bueno su carácter, hizo que le bajasen de la pira, y luego le preguntó: —«Dime, Creso, ¿quién te indujo a emprender una expedición contra mis estados, convirtiéndote de amigo en contrario mío? —Esto lo hice, señor, respondió Creso, impelido de la fortuna, que se te muestra favorable y a mí adversa. De todo tiene la culpa el dios de los griegos, que me alucinó con esperanzas halagüeñas; porque, ¿quién hay tan necio que prefiera sin motivo la guerra a las dulzuras de la paz? En esta los hijos dan sepultura a sus padres, y en aquella son los padres quienes la dan a sus hijos. Pero todo debe haber sucedido porque algún numen así lo quiso.»
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXXVIII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:12 am

Libre Creso de prisiones, le mandó Ciro sentar a su lado, y le dio muestras del aprecio que hacía de su persona, mirándole él mismo y los de su comitiva con pasmo y admiración. En tanto Creso meditaba dentro de sí mismo sin hablar palabra, hasta que vueltos los ojos a la ciudad de los lidios, y viendo que la estaban saqueando los persas, —«Señor, dijo, quisiera saber si me es permitido hablar todo lo que siento, o si es tu voluntad que calle por ahora.» Ciro le animó para que dijese con libertad cuanto lo ocurría, y entonces Creso le preguntó: —«¿En qué se ocupa con tanta diligencia esa muchedumbre de gente?» Esos, respondió Ciro, están saqueando tu ciudad y repartiéndose tus riquezas. —¡Ah no, replicó Creso, ni la ciudad es mía, ni tampoco los tesoros que se malbaratan en ella! Todo te pertenece ya, y a ti es propiamente a quien se despoja con esas rapiñas.»
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty LXXXIX

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:13 am

Este discurso hizo mella en el ánimo de Ciro, el cual mandó retirar a los presentes, y consultó después a Creso lo que le parecía deber hacer en semejante caso. «Puesto que los dioses, dijo Creso, me han hecho prisionero y siervo tuyo, considero justo proponerte lo que se me alcanza. Los persas son insolentes por carácter, y pobres además. Si los dejas enriquecer con los despojos de la ciudad saqueada, es muy natural que alguno de ellos, viéndose demasiado rico, se rebele contra ti. Si te parece bien, coloca guardias en todas las puertas de la ciudad con orden de quitar la presa a los saqueadores, dándoles por razón ser absolutamente necesario ofrecerá Júpiter el diezmo de todos esos bienes. De este modo no incurrirás en el odio de los soldados, los cuales, viendo que obras con rectitud, obedecerán gustosos tu determinación.»
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XC

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:13 am

Alegróse Ciro de oír tales razones, que le parecieron muy oportunas, las encareció sobremanera, y mandó a sus guardias ejecutasen puntualmente lo que Creso le había indicado. Vuelto después a Creso, le dijo: —«Tus acciones y tus palabras se muestran dignas de un ánimo real; pídeme, pues, la gracia que quisieres, seguro de obtenerla al momento. —Yo, señor, respondió, te quedaré muy agradecido si me das tú permiso para que, regalando estos grillos al dios de los griegos, le pueda preguntar si le parece justo engañar a los que lo sirven, y burlarse de los que dedican ofrendas en su templo.» Ciro entonces quiso saber cuál era el motivo de sus quejas, y Creso le dio razón de sus designios, de la respuesta de los oráculos, y especialmente de sus magníficos regalos, y de que había hecho la guerra contra los persas inducido por predicciones lisonjeras; y volviendo a pedirle licencia para dar en rostro con sus desgracias al dios que las había causado, le dijo Ciro sonriéndose: —«Haz, Creso, lo que gustes, pues yo nada pienso negarte.» Con este permiso envió luego a Delfos algunos lidios, encargándoles pusiesen sus grillos en el umbral mismo del templo, y preguntasen a Apolo si no se avergonzaba de haberle inducido con sus oráculos a la guerra contra los persas, dándole a entender que con ella daría fin al imperio de Ciro; y que presentando después sus grillos como primicias de la guerra, le preguntasen también si los dioses griegos tenían por ley el ser desagradecidos.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XCI

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:14 am

Los lidios, luego que llegaron a Delfos, hicieron lo que se los había mandado, y se dice que recibieron esta respuesta de la Pitia: —«Lo dispuesto por el hado no pueden evitarlo los dioses mismos. Creso paga el delito que cometió su quinto abuelo, el cual, siendo guardia de los Heráclidas, y dejándose llevar de la perfidia de una mujer, quitó la vida a su monarca y se apoderó de un imperio que no le pertenecía. El dios de Delfos ha procurado con ahínco que la ruina fatal de Sardes no se verificase en daño de Creso, sino de alguno de sus hijos; pero no le ha sido posible trastornar el curso de los hados. Sin embargo, sus esfuerzos le han permitido retardar por tres años la conquista de Sardes; y sepa Creso que ha sido hecho prisionero tres años después del tiempo decretado por el destino. ¿Y a quién debe también el socorro que recibió cuando iba a perecer en medio de las llamas? Por lo que hace al oráculo, no tiene Creso razón de quejarse. Apolo lo predijo que si hacía la guerra a los persas, arruinaría un grande imperio; y cualquiera en su caso hubiera vuelto a preguntar de cuál de los dos imperios se trataba, si del suyo o del de Ciro. Si no comprendió la respuesta, si no quiso consultar segunda vez, échese la culpa a sí mismo. Tampoco entendió ni trató de exterminar lo que en el postrer oráculo se le dijo acerca del mulo, pues este mulo cabalmente era Ciro; el cual nació de unos padres diferentes en raza y condición, siendo su madre Meda, hija del rey de los medos Astiages, y superior en linaje a su padre, que fue un persa, vasallo del rey de Media, y un hombre que desde la más ínfima clase tuvo la dicha de subir al tálamo de su misma señora.» Esta respuesta llevaron los lidios a Creso; el cual, informado de ella, confesó que toda la culpa era suya, y no del dios Apolo. Esto fue lo que sucedió acerca del imperio de Creso y de la primera conquista de la Jonia.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XCII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:15 am

Volviendo a los donativos de Creso, no solamente fueron ofrendas suyas las que dejo referidas, sino otras muchas que hay en Grecia. En Thebas de Beocia consagró un trípode de oro al dios Apolo Ismenio, y en Éfeso las vacas de oro y la mayor parte de las columnas. En el vestíbulo del templo de Delfos se ve un grande escudo de oro. Muchos de estos donativos se conservan en nuestros días, si bien algunos pocos han perecido ya. Según he oído decir, los dones que ofreció Creso en Branchidas, del territorio de Mileto, son semejantes y del mismo peso que los que dedicó en Delfos. Sin embargo, las ofrendas hechas en Delfos y en el templo de Anfiarao, fueron de sus propios bienes, y como primicias de la herencia paterna; pero los otros dones pertenecieron a los bienes confiscados a un enemigo suyo, que antes de subir Creso al trono había formado contra él un partido con el objeto de que la corona recayese en Pantaleon, hijo también de Aliates, pero no hermano uterino de Creso, pues éste había nacido de una madre natural de la Caria, y aquél de otra natural de la Jonia. Cuando Creso se vio en posesión del imperio, hizo morir al hombre que tanto lo había resistido, despedazándole con los peines de hierro de un cardador, y consagró del modo dicho los bienes ofrecidos de antemano a los dioses.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XCIII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:15 am

La Lidia es una tierra que no ofrece a la historia maravillas semejantes a las que ofrecen otros países, a no ser las arenillas de oro provenientes del monte Tmolo; pero sí nos presenta un monumento, obra la mayor de cuantas hay, después de las maravillas del mundo, egipcias y babilonias. En ella existe el túmulo de Aliates, padre de Creso, el cual tiene en la base unas grandes piedras, y lo demás es un montón de tierra. La obra se hizo a costa de los vendedores de la plaza y de los artesanos, ayudándoles también las muchachas. En este túmulo se ven todavía cinco términos o cuerpos, en los cuales hay inscripciones que indican la parte hecha por cada uno de aquellos gremios, y según las medidas aparece ser mayor que las demás la parte ejecutada por las mozas. Lo que no es de extrañar, porque ya se sabe que todas las hijas de los lidios venden su honor ganándose su dote con la prostitución voluntaria, hasta tanto que se casan con un determinado marido, que cada cual por sí misma se busca. El ámbito del túmulo es de seis estadios y dos pletros o yugadas, y la anchura de trece yugadas. Cerca de este sepulcro hay un gran lago que llaman de Giges, y dicen los lidios que es de agua perenne.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XCIV

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:16 am

Los lidios se gobiernan por unas leyes muy parecidas a las de los griegos, a excepción de la costumbre que hemos referido hablando de sus hijas. Ellos fueron, al menos que sepamos, los primeros que acuñaron para el uso público la moneda de oro y plata, los primeros que tuvieron tabernas de vino y comestibles, y según ellos dicen, los inventores de los juegos que se usan también en la Grecia, cuyo descubrimiento nos cuentan haber hecho en aquel tiempo en que enviaron sus colonias a Tirsenia; y lo refieren de este modo. En el reinado de Atis el hijo de Manes, se experimentó en toda la Lidia una gran carestía en víveres, que toleraron algún tiempo con mucho trabajo; pero después, viendo que no cesaba la calamidad, buscaron remedios contra ella, y discurrieron varios entretenimientos. Entonces se inventaron los dados, las tabas, la pelota y todos los otros juegos menos el ajedrez, pues la invención de este último no se lo apropian los lidios: como estos juegos los inventaron para divertir el hambre, pasaban un día entero jugando, a fin de no pensar en comer, y al día siguiente cuidaban de alimentarse, y con esta alternativa vivieron hasta dieciocho años. Pero no cediendo el mal, antes bien agravándose cada vez más, determinó el rey dividir en dos partes toda la nación, y echar suertes para saber cuál de ellas se quedaría en el país y cuál saldría fuera. Él se puso al frente de aquellos a quienes la suerte hiciese quedar en su patria, y nombró por jefe de los que debían emigrar, a su mismo hijo, que llevaba el nombre de Tyrseno. Estos últimos bajaron a Esmirna, construyeron allí sus naves, y embarcando en ellas sus alhajas y muebles transportables, navegaron en busca de sustento y morada, hasta que pisando por varios pueblos llegaron a los umbros, donde fundaron sus ciudades, en las cuales habitaron después. Allí los lidios dejaron su nombre antiguo y tomaron otro derivado del que tenía el hijo del rey que los condujo, llamándose por lo mismo Tyrsenos. En suma, los lidios fueron reducidos a servidumbre por los persas.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XCV

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:17 am

Ahora exige la historia que digamos quién fue aquel Ciro que arruinó el imperio de Creso; y también de qué manera los persas vinieron a hacerse dueños del Asia. Sobre este punto voy a referirlas cosas, no siguiendo a los persas, que quieren hacer alarde de las hazañas de su héroe, sino a aquellos que las cuentan como real y verdaderamente pasaron; porque sé muy bien que la historia de Ciro suele referirse de tres maneras más. reinando ya los asirios en el Asia superior por el espacio de quinientos y veinte años, los medos empezaron los primeros a sublevarse contra ellos, y como peleaban por su libertad, se mostraron valerosos, y no pararon hasta que, sacudido el yugo de la servidumbre, se hicieron independientes, cuyo ejemplo siguieron después otras naciones.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XCVI

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:17 am

Libres, pues, todas las naciones del continente del Asia, y gobernadas por sus propias leyes, volvieron otra vez a caer bajo un dominio extraño. Hubo entre los medos un sabio político llamado Dejoces, hijo de Fraortes, el cual aspirando al poder absoluto, empleó este medio para conseguir sus deseos. Habitando a la sazón los medos en diversos pueblos, Dejoces, conocido ya en el suyo por una persona respetable, puso el mayor esmero en ostentar sentimientos de equidad y justicia, y esto lo hacía en un tiempo en que la sinrazón y la licencia dominaban en toda la Media. Sus paisanos, viendo su modo de proceder, le nombraron por juez de sus disputas, en cuya decisión se manifestó recto y justo, siempre con la idea de apoderarse del mando. Granjeóse de esta manera una grande opinión, y extendiéndose por los otros pueblos la fama de que solamente Dejoces administraba bien la justicia, acudían a él gustosos a decidir sus pleitos todos los que habían experimentado a su costa la iniquidad de los otros jueces, hasta que por fin a ningún otro se confiaron ya los negocios.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XCVII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:18 am

Pero creciendo cada día más el número de los concurrentes, porque todos oían decir que allí se juzgaba con rectitud, y viendo Dejoces que ya todo pendía de su arbitrio, no quiso sentarse más en el lugar donde daba audiencia, y se negó absolutamente a ejercer el oficio de juez, diciendo que no le convenía desatender a sus propios negocios por ocuparse todo el día en el arreglo de los ajenos. Volviendo a crecer más que anteriormente los hurtos y la injusticia, se juntaron los medos en un congreso para deliberar sobre el estado presente de las cosas. Según a mí me parece, los amigos de Dejoces hablaron en estos bellos términos: —«Si continuamos así, es imposible habitar en este país. Nombremos, pues, un rey para que le administre con buenas leyes y podamos nosotros ocuparnos en nuestros negocios sin miedo de ser oprimidos por la injusticia.» Persuadidos por este discurso, se sometieron los medos a un rey.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XCVIII

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:18 am

Al punto mismo trataron de la persona que elegirían por monarca, y no oyéndose otro nombre que el de Dejoces, a quien todos proponían y elogiaban, quedó nombrado rey por aclamación del congreso. Entonces mandó se le edificase un palacio digno de la majestad del imperio, y se le diesen guardias para la custodia de su persona. Así lo hicieron los medos, fabricando un palacio grande y fortificado en el sitio que él señaló, y dejando a su arbitrio la elección de los guardias entre todos sus nuevos vasallos. Después que se vio con el mando los precisó a que fabricasen una ciudad, y que fortificándola y adornándola bien, se pasasen a vivir en ella, cuidando menos de los otros pueblos: obedeciéndole también en esto, construyeron los medos unas murallas espaciosas y fuertes, que ahora se llaman Ecbatana, tiradas todas circularmente y de manera que comprenden un cerco dentro de otro. Toda la plaza está ideada de suerte que un cerco no se levanta más que el otro, sino lo que sobresalen las almenas. A la perfección de esta fabrica contribuyó no solo la naturaleza del sitio, que viene a ser una colina redonda, sino más todavía el arte con que está dispuesta, porque siendo siete los cercos, en el recinto del último se halla colocado el palacio y el tesoro. La muralla exterior, que por consiguiente es la más grande, viene a tener el mismo circuito que los muros de Atenas. Las almenas del primer cerco son blancas, las del segundo negras, las del tercero rojas, las del cuarto azules y las del quinto amarillas, de suerte que todas ellas se ven resplandecer con estos diferentes colores; pero los dos últimos cercos muestran sus almenas el uno plateadas y el otro doradas.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty XCIX

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:19 am

Luego que Dejoces hubo hecho construir estas obras y establecido su palacio, mandó que lo restante del pueblo habitase alrededor de la muralla. Introdujo el primero el ceremonial de la corte, mandando que nadie pudiese entrar donde está el rey, ni éste fuese visto de persona alguna, sino que se tratase por medio de internuncios establecidos al efecto. Si alguno por precisión se encontraba en su presencia, no le era permitido escupir ni reírse, como cosas indecentes. Todo esto se hacía con el objeto de precaver que muchos medos de su misma edad, criados con él y en nada inferiores por su valor y demás prendas, no mirasen con envidia su grandeza, y quizá le pusiesen asechanzas. No viéndole era más fácil considerarle como un hombre de naturaleza privilegiada.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Los nueve libros de la Historia de Heródoto-Libro I - Página 2 Empty C

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Mayo 25, 2014 1:20 am

Después que ordenó el aparato exterior de la majestad y se afirmó en el mando supremo, se mostró recto y severo en la administración de justicia. Los que tenían algún litigio o pretensión, lo ponían por escrito y se lo remitían adentro por medio de los internuncios, que volvían después a sacarlo con la sentencia o decisión correspondiente. En lo demás del gobierno lo tenía todo bien arreglado; de suerte que si llegaba a su noticia que alguno se desmandaba con alguna injusticia o insolencia, le hacía llamar para castigarle según lo merecía la gravedad del delito, a cuyo fin tenía distribuidos por todo el imperio exploradores vigilantes que la diesen cuenta de lo que viesen y escuchasen.
EURIDICE CANOVA
EURIDICE CANOVA
Admin

Cantidad de envíos : 7933
Puntos : 65658
Fecha de inscripción : 09/06/2009

https://www.elamanecerdelapoesia.com

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.