EL AMANECER DE LA POESIA DE EURIDICE CANOVA Y SABRA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Meditaciones de Marco Aurelio- LIBRO V

Ir abajo

Meditaciones de Marco Aurelio- LIBRO V Empty Meditaciones de Marco Aurelio- LIBRO V

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Abr 03, 2024 1:07 am








Meditaciones de Marco Aurelio


LIBRO V



1. Al amanecer, cuando de mala gana y perezosamente despiertes, acuda
puntual a ti este pensamiento: «Despierto para cumplir una tarea propia de
hombre.» ¿Voy, pues, a seguir disgustado, si me encamino a hacer aquella
tarea que justifica mi existencia y para la cual he sido traído al mundo? ¿O es
que he sido formado para calentarme, reclinado entre pequeños cobertores?
«Pero eso es más agradable». ¿Has nacido, pues, para deleitarte? Y, en suma,
¿has nacido para la pasividad o para la actividad? ¿No ves que los arbustos,
los pajarillos, las hormigas, las arañas, las abejas, cumplen su función propia,
contribuyendo por su cuenta al orden del mundo? Y tú entonces, ¿rehúsas
hacer lo que es propio del hombre? ¿No persigues con ahínco lo que está de
acuerdo con tu naturaleza? «Mas es necesario también reposar.» Lo es;
también yo lo mantengo. Pero también la naturaleza ha marcado límites al
reposo, como también ha fijado límites en la comida y en la bebida, y a pesar
de eso, ¿no superas la medida, excediéndote más de lo que es suficiente? Y
en tus acciones no sólo no cumples lo suficiente, sino que te quedas por
debajo de tus posibilidades. Por consiguiente, no te amas a ti mismo, porque
ciertamente en aquel caso amarías tu naturaleza y su propósito. Otros, que
aman su profesión, se consumen en el ejercicio del trabajo idóneo, sin lavarse
y sin comer. Pero tú estimas menos tu propia naturaleza que el cincelador su
cincel, el danzarín su danza, el avaro su dinero, el presuntuoso su vanagloria.
Estos, sin embargo, cuando sienten pasión por algo, ni comer ni dormir
quieren antes de haber contribuido al progreso de aquellos objetivos a los que
se entregan. Y a ti, ¿te parecen las actividades comunitarias desprovistas de
valor y merecedoras de menor atención?


2. ¡Cuán fácil es rechazar y borrar toda imaginación molesta o impropia, e
inmediatamente encontrarse en una calma total!


3. Júzgate digno de toda palabra y acción acorde con la naturaleza; y no te
desvíe de tu camino la crítica que algunos suscitarán o su propósito; por el
contrario, si está bien haber actuado y haber hablado, no te consideres
indigno. Pues aquéllos tienen su guía particular y se valen de su particular
inclinación. Mas no codicies tú esas cosas; antes bien, atraviesa el recto
camino consecuente con tu propia naturaleza y con la naturaleza común; pues
el camino de ambas es único.


4. Camino siguiendo las sendas acordes con la naturaleza, hasta caer y al
fin descansar, expirando en este aire que respiro cada día y cayendo en esta
tierra de donde mi padre recogió la semilla, mi madre la sangre y mi nodriza
la leche; de donde, cada día, después de tantos años, me alimento y refresco,
que me sostiene, mientras camino, y que me aprovecha de tantas maneras.


5. «No pueden admirar tu perspicacia.» Está bien. Pero existen otras
muchas cualidades sobre las que no puedes decir: «No tengo dotes
naturales.» Procúrate, pues, aquellas que están enteramente en tus manos: la
integridad, la gravedad, la resistencia al esfuerzo, el desprecio a los placeres,
la resignación ante el destino, la necesidad de pocas cosas, la benevolencia, la
libertad, la sencillez, la austeridad, la magnanimidad. ¿No te das cuenta de
cuántas cualidades puedes procurarte ya, respecto a las cuales ningún
pretexto tienes de incapacidad natural ni de insuficiente aptitud? Con todo,
persistes todavía por propia voluntad por debajo de tus posibilidades. ¿Acaso
te ves obligado a refunfuñar, a ser mezquino, a adular, a echar las culpas a tu
cuerpo, a complacerte, a comportarte atolondradamente, a tener tu alma tan
inquieta a causa de tu carencia de aptitudes naturales? No, por los dioses.
Tiempo ha que pudiste estar libre de estos defectos, y tan sólo ser acusado tal
vez de excesiva lentitud y torpeza de comprensión. Pero también esto es algo
que debe ejercitarse, sin menospreciar la lentitud ni complacerse en ella.


6. Existe cierto tipo de hombre que, cuando ha hecho un favor a alguien,
está dispuesto también a cargarle en cuenta el favor; mientras que otra
persona no está dispuesta a proceder así. Pero, con todo, en su interior, le
considera como si fuera un deudor y es consciente de lo que ha hecho. Un
tercero ni siquiera, en cierto modo, es consciente de lo que ha hecho, sino que
es semejante a una vid que ha producido racimos y nada más reclama después
de haber producido el fruto que le es propio, como el caballo que ha corrido,
el perro que ha seguido el rastro de la pieza o la abeja que ha producido miel.
Así, el hombre que hizo un favor, no persigue un beneficio, sino que lo cede
a otro, del mismo modo que la vid se aplica a producir nuevos racimos a su
debido tiempo. Luego, ¿es preciso encontrarse entre los que proceden así, en
cierto modo, inconscientemente? «Sí, pero hay que darse cuenta de esto
mismo; porque es propio del ser sociable, manifiesta, darse cuenta de que
obra de acuerdo y conforme al bien común, y, ¡por Zeus!, lo es también
querer que su asociado se dé cuenta.» Cierto es lo que dices, pero tergiversas
lo que acabo de decir. Por ello tú serás uno de aquellos de los que
anteriormente hice mención, pues aquellos también se dejan extraviar por
cierta verisimilitud lógica. Y si intentas comprender el sentido de mis
palabras, no temas por eso omitir cualquier acción útil a la sociedad.


7. Súplica de los atenienses: «Envíanos la lluvia, envíanos la lluvia, Zeus
amado, sobre nuestros campos de cultivo y llanuras.» O no hay que rezar, o
hay que hacerlo así, con sencillez y espontáneamente.


8. Como suele decirse: «Asclepio le ordenó la equitación, los baños de
agua fría, el caminar descalzo», de modo similar también eso: «La naturaleza
universal ha ordenado para éste una enfermedad o una mutilación o una
pérdida de un órgano o alguna otra cosa semejante.» Pues allí el término
«ordenó» significa algo así como: «te ha prescrito este tratamiento como
apropiado para recobrar la salud». Y aquí: «lo que sucede a cada uno le ha
sido, en cierto modo, asignado como correspondiente a su destino». Así
también nosotros decimos que lo que nos acontece nos conviene, al igual que
los albañiles suelen decir que en las murallas o en las pirámides las piedras
cuadrangulares se ensamblan unas con otras armoniosamente según
determinado tipo de combinación. En resumen, armonía no hay más que una,
y del mismo modo que el mundo, cuerpo de tales dimensiones, se
complementa con los cuerpos, así también el Destino, causa de tales
dimensiones, se complementa con todas las causas. E incluso, los más
ignorantes comprenden mis palabras. Pues dicen: «esto le deparaba el
Destino». Por consiguiente, esto le era llevado y esto le era asignado.
Aceptemos, pues, estos sucesos como las prescripciones de Asclepio. Muchas
son, en efecto, entre aquéllas, duras, pero las abrazamos con la esperanza de
la salud. Ocasione en ti impresión semejante el cumplimiento y consumación
de lo que decide la naturaleza común, como si se tratara de tu propia salud. Y
del mismo modo abraza también todo lo que acontece, aunque te parezca
duro, porque conduce a aquel objetivo, a la salud del mundo, al progreso y
bienestar de Zeus. Pues no habría deparado algo así a éste, de no haber
importado al conjunto; porque la naturaleza, cualquiera que sea, nada produce
que no se adapte al ser gobernado por ella. Por consiguiente, conviene amar
lo que te acontece por dos razones: Una, porque para ti se hizo, y a ti se te
asignó y, en cierto modo, a ti estaba vinculado desde arriba, encadenado por
causas muy antiguas; y en segundo lugar, porque lo que acontece a cada uno
en particular es causa del progreso, de la perfección y ¡por Zeus! de la misma
continuidad de aquél que gobierna el conjunto del universo. Pues queda
mutilado el conjunto entero, caso de ser cortada, aunque mínimamente, su
conexión y continuidad, tanto de sus partes como de sus causas. Y, en efecto,
quiebras dicha trabazón, en la medida que de ti depende, siempre que te
disgustas y, en cierto modo, la destruyes.


9. No te disgustes, ni desfallezcas, ni te impacientes, si no te resulta
siempre factible actuar de acuerdo con rectos principios. Por el contrario,
cuando has sido rechazado, reemprende la tarea con renovado ímpetu y date
por satisfecho si la mayor parte de tus acciones son bastante más humanas y
ama aquello a lo que de nuevo encaminas tus pasos, y no retornes a la
filosofía como a un maestro de escuela, sino como los que tienen una
dolencia en los ojos se encaminan a la esponjita y al huevo, como otro acude
a la cataplasma, como otro a la loción. Pues así no pondrás de manifiesto tu
sumisión a la razón, sino que reposarás en ella. Recuerda también que la
filosofía sólo quiere lo que tu naturaleza quiere, mientras que tú querías otra
cosa no acorde con la naturaleza. Porque, ¿qué cosa es más agradable que
esto?, ¿no nos seduce el placer por su atractivo? Mas examina si es más
agradable la magnanimidad, la libertad, la sencillez, la benevolencia, la
santidad. ¿Existe algo más agradable que la propia sabiduría, siempre que
consideres que la estabilidad y el progreso proceden en todas las
circunstancias de la facultad de la inteligencia y de la ciencia?


10. Las cosas se hallan, en cierto modo, en una envoltura tal, que no
pocos filósofos, y no unos cualquiera, han creído que son absolutamente
incomprensibles; es más, incluso los mismos estoicos las creen difíciles de
comprender. Todo asentimiento nuestro está expuesto a cambiar; pues,
¿dónde está el hombre que no cambia? Pues bien, encamina tus pasos a los
objetos sometidos a la experiencia; ¡cuán efímeros son, sin valor y capaces de
estar en posesión de un libertino, de una prostituta o de un pirata! A
continuación, pasa a indagar el carácter de los que contigo viven: a duras
penas se puede soportar al más agradable de éstos, por no decir que incluso a
sí mismo se soporta uno con dificultad. Así, pues, en medio de tal oscuridad y
suciedad, y de tan gran flujo de la sustancia y del tiempo, del movimiento y
de los objetos movidos, no concibo qué cosa puede ser especialmente
estimada o, en suma, objeto de nuestros afanes. Por el contrario, es preciso
exhortarse a sí mismo y esperar la desintegración natural, y no inquietarse por
su demora, sino calmarse con estos únicos principios: uno, que nada me
ocurrirá no acorde con la naturaleza del conjunto; y otro, que tengo la
posibilidad de no hacer nada contrario a mi Dios y Genio interior. Porque
nadie me forzará a ir contra éste.


11. ¿Para qué me sirve ahora mi alma? En toda ocasión, plantearme esta
pregunta e indagar qué tengo ahora en esa parte que precisamente llaman guía
interior, y de quién tengo alma en el momento presente. ¿Acaso de un niño,
de un jovencito, de una mujercita, de un tirano, de una bestia, de una fiera?


12. Cuáles son las cosas que el vulgo considera buenas, podrías

comprenderlo por lo siguiente. Porque si alguien pensara de verdad que
ciertas cosas son buenas, como la sabiduría, la prudencia, la justicia, la
valentía, después de una comprensión previa de estos conceptos, no sería
capaz de oír eso de: «tan cargado está de bienes», pues no armonizaría con él
tal rasgo. Mientras que si uno concibe previamente lo que el vulgo reputa por
bueno, oirá y aceptará fácilmente como designación apropiada lo que el poeta
cómico dice. ¡Hasta tal punto el vulgo intuye la diferencia! En efecto, este
verso no dejaría de chocar ni de ser repudiado, mientras que aquél, tratándose
de la riqueza y buena fortuna que conducen al lujo o a la fama, lo acogemos
como pronunciado apropiada y elegantemente. Prosigue, pues, y pregunta si
deben estimarse e imaginarse tales cosas como buenas, esas que si se
evaluaran apropiadamente, se podría concluir que su poseedor, debido a la
abundancia de bienes, «no tiene dónde evacuar».


13. He sido compuesto de causa formal y materia; ninguno de esos dos
elementos acabará en el no ser, del mismo modo que tampoco surgieron del
no ser. Por consiguiente, cualquier parte mía será asignada por
transformación a una parte del universo; a su vez aquélla se transformará en
otra parte del universo, y así hasta el infinito. Y por una transformación
similar nací yo, y también mis progenitores, siendo posible remontamos hasta
otro infinito. Porque nada impide hablar así, aunque el universo sea
gobernado por períodos limitados.


14. La razón y el método lógico son facultades autosuficientes para sí y
para las operaciones que les conciernen. Parten, en efecto, del principio que
les es propio y caminan hacia un fin preestablecido; por eso tales actividades
se denominan «acciones rectas», porque indican la rectitud del camino.


15. Ninguna de las cosas que no competen al hombre, en tanto que es
hombre, debe éste observar. No son exigencias del hombre, ni su naturaleza
las anuncia, ni tampoco son perfecciones de la naturaleza del hombre. Pues
bien, tampoco reside en ellas el fin del hombre, ni tampoco lo que contribuye
a colmar el fin: el bien. Es más, si alguna de estas cosas concerniera al
hombre, no sería de su incumbencia menospreciarlas ni sublevarse contra
ellas; tampoco podría ser elogiado el hombre que se presentase como sin
necesidad de ellas ni sería bueno el hombre propenso a actuar por debajo de
sus posibilidades en alguna de ellas, si realmente ellas fueran bienes. Pero
ahora, cuanto más se despoja uno de estas cosas u otras semejantes o incluso
soporta ser despojado de una de ellas, tanto más es hombre de bien.


16. Como formes tus imaginaciones en repetidas veces, tal será tu
inteligencia, pues el alma es teñida por sus imaginaciones. Tíñela, pues, con
una sucesión de pensamientos como éstos: donde es posible vivir, también
allí se puede vivir bien y es posible vivir en palacio, luego es posible también
vivir bien en palacio. Y asimismo que cada ser tiende hacia el fin por el cual
ha sido constituido y en virtud del cual ha sido constituido. Y donde está el
fin, allí también el interés y el bien de cada uno se encuentra. Naturalmente,
el bien de un ser racional es la comunidad. Que efectivamente hemos nacido
para vivir en comunidad, tiempo ha que ha sido demostrado. ¿No estaba claro
que los seres inferiores existen con vistas a los superiores, y éstos para
ayudarse mutuamente? Y los seres animados son superiores a los inanimados,
y los racionales superiores a los animados.


17. Perseguir lo imposible es propio de locos; pero es imposible que los
necios dejen de hacer algunas necedades.


18. A nadie sucede nada que no pueda por su naturaleza soportar. A otro
le acontece lo mismo y, ya sea por ignorancia de lo ocurrido, ya sea por
alardear de magnanimidad, se mantiene firme y resiste sin daño. Es terrible,
en efecto, que la ignorancia y la excesiva complacencia sean más poderosas
que la sabiduría.


19. Las cosas por sí solas no tocan en absoluto el alma ni tienen acceso a
ella ni pueden girarla ni moverla. Tan sólo ella se gira y mueve a sí misma, y
hace que las cosas sometidas a ella sean semejantes a los juicios que estime
dignos de sí.


20. En un aspecto el hombre es lo más estrechamente vinculado a
nosotros, en tanto que debemos hacerles bien y soportarlos. Pero en cuanto
que algunos obstaculizan las acciones que nos son propias, se convierte el
hombre en una de las cosas indiferentes para mí, no menos que el sol, el
viento o la bestia. Y por culpa de éstos podría obstaculizarse alguna de mis
actividades, pero gracias a mi instinto y a mi disposición no son obstáculos,
debido a mi capacidad de selección y de adaptación a las circunstancias.
Porque la inteligencia derriba y desplaza todo lo que obstaculiza su actividad
encaminada al objetivo propuesto, y se convierte en acción lo que retenía esta
acción, y en camino lo que obstaculizaba este camino.


21. Respeta lo más excelente que hay en el mundo; y eso es lo que se
sirve de todo y cuida de todo. E igualmente estima lo más excelente que en ti
reside; y eso es del mismo género que aquello. Y en ti lo que aprovecha a los
demás es eso y eso es lo que gobierna tu vida.


22. Lo que no es dañino a la ciudad, tampoco daña al ciudadano. Siempre
que imagines que has sido víctima de un daño, procúrate este principio: si la
ciudad no es dañada por eso, tampoco yo he sido dañado. Pero si la ciudad es
dañada, ¿no debes irritarte con el que daña a la ciudad? ¿Qué justifica tu
negligencia?


23. Reflexiona repetidamente sobre la rapidez de tránsito y alejamiento de
los seres existentes y de los acontecimientos. Porque la sustancia es como un
río en incesante fluir, las actividades están cambiando de continuo y las
causas sufren innumerables alteraciones. Casi nada persiste y muy cerca está
este abismo infinito del pasado y del futuro, en el que todo se desvanece.
¿Cómo, pues, no va a estar loco el que en estas circunstancias se enorgullece,
se desespera o se queja en base a que sufrió alguna molestia cierto tiempo e
incluso largo tiempo?


24. Recuerda la totalidad de la sustancia, de la que participas
mínimamente, y la totalidad del tiempo, del que te ha sido asignado un
intervalo breve e insignificante, y del destino, del cual, ¿qué parte ocupas?


25. ¿Comete otro una falta contra mí? Él verá. Tiene su peculiar

disposición, su peculiar modo de actuar. Tengo yo ahora lo que la común
naturaleza quiere que tenga ahora, y hago lo que mi naturaleza quiere que
ahora haga.


26. Sea el guía interior y soberano de tu alma una parte indiferente al
movimiento, suave o áspero, de la carne, y no se mezcle, sino que se
circunscriba, y limite aquellas pasiones a los miembros. Y cuando éstas
progresen y alcancen la inteligencia, por efecto de esa otra simpatía, como en
un cuerpo unificado, entonces no hay que enfrentarse a la sensación, que es
natural, pero tampoco añada el guía interior de por sí la opinión de que se
trata de un bien o de un mal.


27. «Convivir con los dioses.» Y convive con los dioses aquel que
constantemente les demuestra que su alma está satisfecha con la parte que le
ha sido asignada, y hace. todo cuanto quiere el genio divino, que, en calidad
de protector y guía, fracción de sí mismo, asignó Zeus a cada uno. Y esta
divinidad es la inteligencia y razón de cada uno.


28. ¿Te sientes molesto con el que huele a macho cabrío? ¿Te molestas
con el hombre al que le huele el aliento? ¿Qué puede hacer? Así es su boca,
así son sus axilas; es necesario que tal emanación salga de tales causas. «Mas
el hombre tiene razón, afirma, y puede comprender, si reflexiona, la razón de
que moleste.» ¡Sea enhorabuena! Pues también tú tienes razón. Incita con tu
disposición lógica su disposición lógica, hazle comprender, sugiérele. Pues si
te atiende, le curarás y no hay necesidad de irritarse. Ni actor trágico ni
prostituta.


29. Tal como proyectas vivir después de partir de aquí, así te es posible
vivir en este mundo; pero caso de que no te lo permitan, entonces sal de la
vida, pero convencido de que no sufres ningún mal. Hay humo y me voy.
¿Por qué consideras eso un negocio? Mientras nada semejante me eche fuera,
permanezco libre y nadie me impedirá hacer lo que quiero. Y yo quiero lo
que está de acuerdo con la naturaleza de un ser vivo racional y sociable.


30. La inteligencia del conjunto universal es sociable. Así, por ejemplo,
ha hecho las cosas inferiores en relación con las superiores y ha armonizado
las superiores entre sí. Ves cómo ha subordinado, coordinado y distribuido a
cada uno según su mérito, y ha reunido los seres superiores con el objeto de
una concordia mutua.


31. ¿Cómo te has comportado hasta la fecha con los dioses, con tus
padres, tus hermanos, tu mujer, tus hijos, tus maestros, tus preceptores, tus
amigos, tus familiares, tus criados? ¿Acaso en el trato con todos hasta ahora
te es aplicable lo de: «Ni hacer mal a nadie ni decirlo»? Recuerda también
por qué lugares has cruzado y qué fatigas has sido capaz de aguantar; y
asimismo que la historia de tu vida está ya colmada y tu servicio cumplido; y
cuántas cosas bellas has visto, cuántos placeres y dolores has desdeñado,
cuántas ambiciones de gloria has ignorado; con cuántos insensatos te has
comportado con deferencia.


32. ¿Por qué almas rudas e ignorantes confunden un alma instruida y
sabia? ¿Cuál es, pues, un alma instruida y sabia? La que conoce el principio y
el fin y la razón que abarca la sustancia del conjunto y que, a lo largo de toda
la eternidad, gobierna el Todo de acuerdo con ciclos determinados.


33. Dentro de poco, ceniza o esqueleto, y o bien un nombre o ni siquiera
un nombre; y el nombre, un ruido y un eco. E incluso las cosas más estimadas
en la vida son vacías, podridas, pequeñas, perritos que se muerden, niños que
aman la riña, que ríen y al momento lloran. Pues la confianza, el pudor, la
justicia y la verdad, «al Olimpo, lejos de la tierra de anchos caminos». ¿Qué
es, pues, lo que todavía te retiene aquí, si las cosas sensibles son cambiantes e
inestables, si los sentidos son ciegos y susceptibles de recibir fácilmente
falsas impresiones, y el mismo hálito vital es una exhalación de la sangre, y
la buena reputación entre gente así algo vacío? ¿Qué, entonces? ¿Aguardarás
benévolo tu extinción o tu traslado? Mas, en tanto se presenta aquella
oportunidad, ¿qué basta? ¿Y qué otra cosa sino venerar y bendecir a los
dioses, hacer bien a los hombres, soportarles y abstenerse? Y respecto a
cuanto se halla dentro de los límites de tu carne y hálito vital, recuerda que
eso ni es tuyo ni depende de ti.


34. Puedes encauzar bien tu vida, si eres capaz de caminar por la senda
buena, si eres capaz de pensar y actuar con método. Esas dos cosas son
comunes al alma de Dios, a la del hombre y a la de todo ser racional: el no ser
obstaculizado por otro, el cifrar el bien en una disposición y actuación justa y
el poner fin a tu aspiración aquí.


35. Si eso ni es maldad personal ni resultado de mi ruindad ni perjudica a
la comunidad, ¿a qué inquietarme por ello?, ¿y cuál es el daño a la
comunidad?


36. No te dejes arrastrar totalmente por la imaginación; antes bien, presta
ayuda en la medida de tus posibilidades y según su mérito; y aunque estén en
inferioridad en las cosas mediocres, no imagines, sin embargo, que eso es
dañino, pues sería un mal hábito. Y al igual que el anciano que, al irse, pedía
la peonza de su pequeño, teniendo presente que era una peonza, también tu
procede así. Luego te encuentras en la tribuna gritando. Hombre, ¿es que has
olvidado de qué se trataba? «Sí, pero otros en esas cosas ponen gran
empeño.» ¿Acaso por eso, vas tú también a enloquecer?





Imagen alojada por servimg.com
www.elamanecerdelapoesia.com


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 3013
Puntos : 61924
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.