EL AMANECER DE LA POESIA DE EURIDICE CANOVA Y SABRA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

INTRODUCCIÓN DEL NARCISISMO- FREUD III

Ir abajo

INTRODUCCIÓN DEL NARCISISMO- FREUD III Empty INTRODUCCIÓN DEL NARCISISMO- FREUD III

Mensaje por Armando Lopez Jue Mayo 23, 2024 4:53 am

INTRODUCCIÓN DEL NARCISISMO- FREUD III


Los trastornos a los que está sujeto el narcisismo original del niño y las reacciones con las que los enfrenta, así como los caminos por los que se ve obligado a seguir, constituyen un importante tema de estudio pendiente. La parte más significativa de este puede destacarse como el "complejo de castración" (miedo a la castración en el niño, envidia del pene en la niña) y tratarse en relación con la influencia de la intimidación sexual temprana. La investigación psicoanalítica, que de otro modo nos permite seguir los destinos de los impulsos libidinales cuando estos, aislados de los instintos del yo, se oponen a ellos, nos permite hacer inferencias en este campo sobre una época y una situación psíquica en la que ambos tipos de impulsos actuaban unidos e indistinguibles como intereses narcisistas. A. Adler ha derivado de este contexto su "protesta masculina", que eleva a casi la única fuerza impulsora de la formación del carácter y las neurosis, mientras que la fundamenta no en una aspiración narcisista, es decir, aún libidinosa, sino en una valoración social. Desde el punto de vista de la investigación psicoanalítica, la existencia e importancia de la "protesta masculina" se ha reconocido desde el principio, pero su naturaleza narcisista y origen en el complejo de castración se han defendido contra Adler. Pertenece a la formación del carácter, en cuya génesis entra junto con muchos otros factores, y es completamente inadecuado para esclarecer los problemas neuróticos, que Adler considera solo en términos de su utilidad para el interés del yo. Encuentro totalmente imposible basar la génesis de la neurosis en la estrecha base del complejo de castración, aunque este pueda surgir poderosamente entre los hombres en su resistencia a la cura de la neurosis. Finalmente, también conozco casos de neurosis en los que la "protesta masculina", o en nuestro sentido el complejo de castración no juega ningún papel patógeno o no está presente en absoluto. La observación del adulto normal muestra su antigua megalomanía atenuada y los caracteres psíquicos, de los que inferimos su narcisismo infantil, borrados. ¿Qué ha sido de su libido del yo? ¿Debemos suponer que toda ella se ha transformado en inversiones objetales? Esta posibilidad contradice claramente la dirección de nuestras discusiones; pero también podemos obtener una pista sobre una respuesta diferente a esta pregunta desde la psicología de la represión. Hemos aprendido que los impulsos libidinales están sujetos a la represión patógena cuando entran en conflicto con las ideas culturales y éticas del individuo. Este conflicto nunca se entiende en el sentido de que la persona tenga un conocimiento meramente intelectual de estas ideas, sino que siempre las reconoce como normativas para sí misma y se somete a las demandas que surgen de ellas. La represión, hemos dicho, procede del yo; podríamos precisar: de la autoevaluación del yo. Las mismas impresiones, experiencias, impulsos y deseos que una persona acepta conscientemente, son rechazados con total indignación o suprimidos antes de que lleguen a la conciencia en otra. La diferencia entre los dos, que contiene la condición para la represión, se puede expresar fácilmente en términos que permiten un manejo por la teoría de la libido. Podemos decir que uno ha erigido un ideal en sí mismo contra el cual mide su yo actual, mientras que el otro carece de tal formación ideal. La formación del ideal sería por parte del yo la condición para la represión. Este ideal del yo es objeto del amor propio que en la infancia disfrutaba el yo real. El narcisismo parece trasladarse a este nuevo ideal del yo, que como el infantil posee todas las valiosas perfecciones. Aquí, como siempre en el ámbito de la libido, el ser humano ha demostrado ser incapaz de renunciar a la satisfacción una vez disfrutada. No quiere prescindir de la perfección narcisista de su infancia, y si no pudo mantenerla, perturbado por las advertencias de su desarrollo y despertado en su juicio, busca recuperarla en la nueva forma del ideal del yo. Lo que proyecta como su ideal es un sustituto del narcisismo perdido de su infancia, en el que él mismo era su propio ideal. Es natural investigar la relación de esta formación del ideal con la sublimación. La sublimación es un proceso de la libido objetal y consiste en que el impulso se dirige hacia una meta diferente, alejada de la satisfacción sexual; el énfasis está en la desviación de lo sexual. La idealización es un proceso con el objeto, por el cual este se engrandece y eleva psíquicamente sin cambiar su naturaleza. La idealización es posible tanto en el ámbito de la libido del yo como de la libido objetal. Por ejemplo, la sobreestimación sexual del objeto es una idealización del mismo. Así, si la sublimación describe lo que ocurre con el impulso, la idealización describe lo que ocurre con el objeto, diferenciándolos conceptualmente. La formación del ideal del yo se confunde a menudo con la sublimación de los impulsos, perjudicando así la comprensión. Aquellos que han intercambiado su narcisismo por la adoración de un alto ideal del yo no necesariamente han logrado sublimar sus impulsos libidinales. El ideal del yo exige tal sublimación, pero no puede imponerla; la sublimación sigue siendo un proceso particular, cuya iniciación puede ser estimulada por el ideal, pero cuya realización es completamente independiente de esta estimulación. Justamente en los neuróticos se encuentran las mayores diferencias entre la formación del ideal del yo y el grado de sublimación de sus impulsos libidinales primitivos, y en general es mucho más difícil convencer al idealista de la permanencia inadecuada de su libido que a una persona simple, cuyos de seos se mantienen modestos. La relación de la formación del ideal y la sublimación con la causa de la neurosis también es completamente diferente. La formación del ideal aumenta, como hemos oído, las demandas del yo y favorece la represión; la sublimación representa la salida mediante la cual se pueden cumplir estas demandas sin provocar represión. No sería sorprendente encontrar una instancia psíquica especial encarga da de asegurar la satisfacción narcisista del ideal del yo y que observe y mida constantemente el yo actual con respecto al ideal. Si tal instancia existe, no nos será difícil descubrirla; podemos reconocerla como lo que llamamos nuestra conciencia. El reconocimiento de esta instancia nos permite comprender el llamado delirio de observación, que destaca en la sintomatología de las enfermedades paranoicas, y puede aparecer como enfermedad aislada o mezclada en una neurosis de transferencia. Los enfermos se quejan de que todos conocen sus pensamientos, observan y supervisan sus acciones; las voces les informan sobre esta instancia, que les habla característicamente en tercera persona. (" Ahora está pensando en ello"; "ahora se va.") Esta queja es correcta, describe la verdad; una instancia que conoce observa y critica todas nuestras intenciones existe realmente, y en la vida normal de todos nosotros. El delirio de observación la representa de forma regresiva, revelando así su génesis y la razón por la cual el enfermo se rebela contra ella. La incitación a la formación del ideal del yo, de la cual la conciencia es guardiana, provino originalmente de la influencia crítica de los padres, transmitida por la voz, a la cual se unieron más tarde los educadores, maestros y una masa indeterminada de otras personas del entorno (los semejantes, la opinión pública). Grandes cantidades de libido esencialmente homosexual serían así utilizadas para formar el ideal narcisista del yo y encontrarían en su conservación una vía de descarga y satisfacción. La institución de la conciencia fue originalmente una incorporación de la crítica parental, y más tarde de la crítica de la sociedad, un proceso que se repite en la formación de la tendencia a la represión a partir de una prohibición o impedimento externo inicial. Las voces y la masa indeterminada son ahora reveladas por la enfermedad, reproduciendo regresivamente la historia del desarrollo de la conciencia. La resistencia a esta instancia censora proviene del deseo de la persona de desligarse de todas estas influencias, comenzando por la parental, y retirar la libido homosexual de ellas. Su conciencia se le presenta entonces de manera regresiva como una influencia externa hostil. La queja de la paranoia también muestra que la autocrítica de la conciencia en realidad coincide con la autoobservación en la que se basa. La misma actividad psíquica que ha asumido la función de la conciencia también se ha puesto al servicio de la introspección, que proporciona a la filosofía el material para sus operaciones mentales. Esto puede no ser irrelevante para el impulso a la formación de sistemas especulativos, que caracteriza a la paranoia. Nos será ciertamente significativo si reconocemos signos de la actividad de esta instancia observadora crítica, elevada a la conciencia y a la introspección filosófica, en otros campos. Aquí traigo a colación lo que H. Silberer ha descrito como el "fenómeno funcional", una de las pocas adiciones indiscutibles a la teoría del sueño. Silberer ha mostrado que en estados entre el sueño y la vigilia, se puede observar directamente la transformación de pensamientos en imágenes visuales, pero que bajo tales condiciones no surge una representación del contenido del pensamiento, sino del estado (de disposición, fatiga, etc.) en el que se encuentra la persona que lucha contra el sueño. Asimismo, ha demostrado que ciertas conclusiones de los sueños y párrafos dentro del contenido del sueño no significan nada más que la autopercepción del sueño y el despertar. Ha demostrado así la participación de la autoobservación -en el sentido del delirio de observación paranoico- en la formación del sueño. Esta participación es inconstante; probablemente la pasé por alto porque no juega un gran papel en mis propios sueños; en personas filosóficamente dotadas y acostumbradas a la introspección, puede ser muy evidente. Recordamos que encontramos que la formación de sueños surge bajo la influencia de una censura, que fuerza a los pensamientos del sueño a la distorsión. Pero no entendíamos esta censura como un poder especial, sino que usamos este término para describir la orientación hacia los pensamientos del sueño de las tendencias represoras dominantes en el yo. Al profundizar en la estructura del yo, podemos reconocer en el ideal del yo y las manifestaciones dinámicas de la conciencia también al censor del sueño. Si este censor se mantiene parcialmente activo durante el sueño, entenderemos que la base de su actividad, la autoobservación y la autocrítica, puede contribuir al contenido del sueño con observaciones como "ahora está demasiado somnoliento para pensar" o "ahora está despertando". De aquí podemos pasar a discutir el sentido del yo en los normales y los neuróticos. El sentido del yo nos aparece primero como una expresión de la magnitud del yo, cuya complejidad no se considera. Todo lo que se posee o se alcanza, cada resto confirmado por la experiencia del sentimiento de omnipotencia primitiva, ayuda a aumentar el sentido del yo. Si introducimos nuestra distinción entre los instintos sexuales y los del yo, debemos reconocer una dependencia especialmente íntima del sentido del yo del narcisismo. Nos basamos en dos hechos fundamentales: en las parafrenias, el sentido del yo está aumentado, en las neurosis de transferencia está disminuido; y en la vida amorosa, no ser amado disminuye el sentido del yo, ser amado lo aumenta. Hemos indicado que ser amado es el objetivo y la satisfacción en la elección narcisista de objeto. También es fácil observar que la inversión libidinal en los objetos no aumenta el sentido del yo. La dependencia del objeto amado tiene un efecto reductor; quien está enamorado es humilde. Amar es, por así decirlo, perder un pedazo del narcisismo, que solo se puede recuperar siendo amado. En todas estas relaciones, el sentido del yo parece estar relacionado con la parte narcisista de la vida amorosa. La percepción de la impotencia, de la propia incapacidad de amar debido a trastornos psíquicos o físicos, afecta en gran medida el sentido del yo. Creo que aquí se encuentra una de las fuentes de los sentimientos de inferioridad tan fácilmente declarados por los neuróticos de transferencia. Sin embargo, la fuente principal de estos sentimientos es el empobrecimiento del yo resultante de las grandes inversiones libidinales que se le han quitado, es decir, el daño al yo por los impulsos sexuales que ya no están bajo control. A. Adler ha señalado correctamente que la percepción de las inferioridades orgánicas propias estimula una vida psíquica activa y, a través de la sobrecompensación, produce un rendimiento mayor. Pero sería una exageración completa atribuir toda buena realización a esta condición de inferioridad orgánica original. No todos los pintores tienen defectos oculares, ni todos los oradores fueron inicialmente tartamudos. También hay muchas realizaciones sobresalientes basadas en una dotación orgánica excelente. La inferioridad y el deterioro orgánicos tienen un papel menor en la etiología de la neurosis, aproximadamente el mismo que el material perceptivo actual en la formación de sueños. La neurosis lo usa como pretexto, al igual que cualquier otro momento útil. Si uno ha aceptado de una paciente neurótica que tuvo que enfermar porque era fea, mal formada, carente de atractivo, de modo que nadie podría amarla, pronto será corregido por otra neurótica que persiste en la neurosis y el rechazo sexual, aunque es más deseable y deseada que el promedio. La mayoría de las mujeres histéricas son atractivas e incluso hermosas representantes de su sexo, y por otro lado, la abundancia de fealdad, deterioro orgánico y deficiencias en las clases bajas de nuestra sociedad no contribuye a la frecuencia de enfermedades neuróticas entre ellas. Las relaciones del sentido del yo con el erotismo (con las inversiones libidinales objetales) pueden formularse así: hay que distinguir dos casos: si las inversiones amorosas son congruentes con el yo o si han sido reprimidas. En el primer caso (con uso compatible con el yo de la libido), el amar es valorado como cualquier otra actividad del yo. El amar en sí mismo, como anhelo, privación, disminuye el sentido del yo; ser amado, encontrar reciprocidad, poseer el objeto amado, lo eleva nuevamente. Con libido reprimida, la inversión amorosa se siente como una gran reducción del yo, la satisfacción amorosa es imposible, la recuperación del yo solo es posible retirando la libido de los objetos. La reversión de la libido objetal al yo, su transformación en narcisismo representa como una especie de amor feliz, y a su vez, un amor real feliz corresponde al estado original en el que la libido objetal y del yo no se distinguen. La importancia y la complejidad del tema justifican la adición de algunos otros puntos en una disposición más libre: El desarrollo del yo implica un alejamiento del narcisismo primario y genera un fuerte deseo de recuperarlo. Este alejamiento se realiza mediante el desplazamiento de la libido hacia un ideal del yo impuesto desde el exterior, con la satisfacción mediante el cumplimiento de este ideal. Al mismo tiempo, el yo ha enviado las inversiones libidinales a los objetos. Se ha empobrecido a favor de estas inversiones y del ideal del yo, y se enriquece nuevamente mediante las satisfacciones objetales y el cumplimiento del ideal. Una parte del sentido del yo es primaria, el resto del narcisismo infantil; otra parte proviene del sentimiento de omnipotencia confirmado por la experiencia (el cumplimiento del ideal del yo); otra del placer de la libido objetal. El ideal del yo ha hecho que la satisfacción libidinal en los objetos sea difícil, rechazando una parte de ella mediante su censor como incompatible. Donde no se ha desarrollado tal ideal, la pulsión sexual correspondiente entra en la personalidad sin cambios como una perversión. Ser su propio ideal, incluso en cuanto a los impulsos sexuales, como en la infancia, es lo que las personas quieren lograr como su felicidad. El enamoramiento consiste en un desbordamiento de la libido del yo hacia el objeto. Tiene el poder de disolver las represiones y restaurar las perversiones. Eleva el objeto sexual a un ideal sexual. Dado que ocurre en el tipo de apoyo basado en el cumplimiento de las condiciones amorosas infantiles, se puede decir: lo que cumple esta condición se idealiza. El ideal sexual puede entrar en una relación interesante con el ideal del yo. Cuando la satisfacción narcisista encuentra obstáculos reales, el ideal sexual puede servir como satisfacción sustituta. Se ama entonces según el tipo narcisista de elección de objeto aquello que uno fue y ha perdido, o lo que posee las cualidades que uno no tiene. La fórmula paralela a la anterior es: lo que posee la cualidad que falta al ideal del yo, se ama. Este caso de ayuda tiene un significado especial para el neurótico, que se ha empobrecido en el yo debido a sus excesivas inversiones objetales y es incapaz de cumplir su ideal del yo. Busca entonces el regreso al narcisismo mediante un ideal sexual según el tipo narcisista, que posee las cualidades que él no puede alcanzar. Esta es la curación por el amor, que generalmente prefiere al tratamiento analítico. De hecho, no puede creer en otro mecanismo de curación, suele traer esta expectativa a la terapia y la dirige hacia la persona del terapeuta. Este plan de curación, naturalmente, se enfrenta a la incapacidad del paciente para amar debido a sus extensas represiones. Si el tratamiento logra aliviar esto en cierto grado, a menudo se obtiene el éxito no deseado de que el paciente abandone la terapia para elegir un objeto amoroso y dejar la continuación de su recuperación a la convivencia con la persona amada. Podríamos estar satisfechos con este resultado si no trajera consigo todos los peligros de la dependencia opresiva de este salvador provisional. Desde el ideal del yo, hay un camino significativo para comprender la psicología de masas. Este ideal tiene, además de su aspecto individual, un componente social; es también el ideal común de una familia, una clase, una nación. Ha atado no solo la libido narcisista, sino también una gran cantidad de la libido homosexual de una persona, que ha regresado al yo por esta vía. La insatisfacción por la no realización de este ideal libera la libido homosexual, que se convierte en sentimiento de culpa (ansiedad social). El sentimiento de culpa fue originalmente miedo al castigo de los padres, más precisamente, al perder su amor; en lugar de los padres, más tarde ha surgido la masa indeterminada de compañeros. La causa frecuente de la paranoia por la ofensa al yo, la frustración en el ámbito del ideal del yo, se hace comprensible, al igual que la coincidencia de la formación del ideal y la sublimación en el ideal del yo, la reversión de las sublimaciones y la eventual transformación de los ideales en las enfermedades parafrenicas
Armando Lopez
Armando Lopez
Moderador General
Moderador General

Cantidad de envíos : 5584
Puntos : 58821
Fecha de inscripción : 07/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.