EL AMANECER DE LA POESIA DE EURIDICE CANOVA Y SABRA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO XI

Ir abajo

LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO XI Empty LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO XI

Mensaje por Marcela Noemí Silva Dom Feb 09, 2014 12:39 pm

LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO XI Divina10




LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO XI

Padre nuestro, que en el cielo estás,
no circunscrito, mas por el más amor
que a los primeros efectos allá arriba has.

Alabado sea tu nombre y tu valor
de toda criatura, porque es digno
rendir gracias a tu dulce vapor.

Venga a nosotros la paz de tu reino,
que a ella por nosotros no podemos no,
si ella no viene, con todo nuestro ingenio.

Como de su querer los ángeles tuyos
te ofrecen sacrificio, cantando hosanna,
así también los hombres del suyo.

Danos hoy el cotidiano maná,
sin el cual por este áspero desierto
atrás se vuelve cuando más de ir se afana.

Y como nosotros el mal que hemos sufrido
perdonamos a cada uno, también tú perdona
benigno, y no mires nuestro merecido.

Nuestra virtud que fácilmente se rinde,
no pruebes con el antiguo adversario,
mas líbranos de él, que así la incita.

Esta última oración, hacemos, señor caro,
no ya por nosotros, que no es menester,
mas por los que detrás nuestro quedaron.”

Así para ellos y nosotros el buen auspicio
aquellas sombras rogando, iban bajo el lastre,
tal como el que a veces se sueña.

Diversamente agobiados todos en rueda
y fatigados en la primer cornisa,
purgando la calígine del mundo.

Si de allí siempre el bien se nos pide,
de aquí ¿qué no podrán pedir y hacer por ellos
los que aquí tienen de su querer buena cepa?

Bien sea ayudarlos a lavar sus manchas
que llevaron de aquí, para que, limpios y leves,
puedan salir a las supernas ruedas.

¡Ah! Que justicia y piedad os alivien
pronto, de modo que podáis batir las alas
que según vuestro deseo os lleven.

Mostradnos de que lado hacia la escala
se va más breve; y si hay más de un paso,
enseñadnos cuál menos brusco se eleva.

Que éste que va conmigo, por la carga
de la carne de Adán con que se viste,
a trepar, contra su voluntad, es parco.

Sus palabras, que dieron a éstas
que dichas fueron por el que yo seguía,
de quien vinieron no fue manifiesto.

Pero se dijo: A la derecha por la orilla
venid con nos, y hallaréis el paso
por el que pueda subir una persona viva.

Y si no estuviera impedido por la laja
que doma la soberbia cerviz mía,
por lo que debo andar con la vista baja.

A este, que aún vive y no se nombra,
lo miraría, para ver si lo conozco,
y para que se compadezca de mi alforja.

Yo fui latino, y nacido de un gran Tosco:
Guillermo Aldobrandesco fue mi padre;
ignoro si su nombre ya estuvo entre vosotros.

La sangre antigua y las acciones liberales
de mis mayores me hicieron tan arrogante,
que, no pensando en la común madre.

A todo hombre tuve en desprecio tanto
que de ello morí, como los sieneses saben,
y lo sabe en Campagnatico todo parlante.

Yo soy Humberto; y no sólo a mi dañó
la soberbia, porque a mis parientes
todos a la desdicha arrastró.

Y así es menester que este peso cargue
por ella, hasta que a Dios satisfaga,
pues vivo no hice, lo que entre los muertos hago.

Escuchando incliné abajo la cara;
y uno de ellos, no éste que hablaba,
se torció bajo el peso que lo clava,

Y vióme y conocióme y me llamaba,
los ojos fatigados absortos en mí
que muy inclinado con ellos marchaba.

¡Oh!, le dije, ¿no eres tú Oderisi,
el honor de Agobbio y de aquel arte
de iluminar llamado así en París?

Hermano, me dijo, más dan las planchas
que Franco Bolognese a pluma traza;
el honor es todo suyo, y mío en parte.

Cierto que tan cortés no hubiera sido
mientras vivía, por la ambición
de grandeza, que mi corazón buscaba.

De tal soberbia aquí se paga lo debido;
y aún aquí no estuviera, si no fuera
que, pudiendo pecar, me volví a Dios.

¡Oh vanagloria de lo que puede el hombre!
¡cuán poco verde en la cima dura,
mientras la edad no la vuelve tosca!

Creía Cimabue en la pintura
tener el cetro, y ahora es del Giotto,
y la fama de aquel ahora es oscura.

Así ha robado uno del otro Guido
la gloria de la lengua; y quizá ya haya nacido
quien a uno y otro echará del nido.

El mundano rumor no es más que un vaho
de viento, que ora viene, ora va,
y muda de nombre porque muda de lado.

¡Qué mayor fama tendrías si en la vejez salieras
de la carne, que si hubieras muerto
cuando dejabas la “papa” y el “din”.

De aquí a mil años? porque es más corto
ese espacio ante lo eterno, que lo es un parpadeo
respecto del cerco que más tardo en el cielo ronda.

De aquel que tanto ante mi
se adelanta, Toscana resonó entera;
y ahora en Siena apenas se musita.

Donde era señor cuando fue destruida
la rabia florentina, que gloriosa
era en aquel tiempo, y ahora es puta.

Vuestra nombradía es color de hierba,
que viene y va, y aquel la decolora
por quién ella sale de la tierra acerba.

Y yo a él: tus veras palabras graban en mí
buena humildad y el gran tumor aplanan;
mas ¿quién es del que recién hablabas?

Es, respondió, Provenzan Salvani;
y está aquí porque presumiendo
quiso tener a toda Siena en sus manos.

Así va y así marcha sin sosiego
desde que murió; con tal moneda paga
y satisface quien allá abajo osó tanto.

Y yo: Si un espíritu aguarda,
antes de arrepentirse, la orilla de la vida,
abajo se retrasa, y no sube arriba.

Si una buena oración no lo auxilia,
antes que pase tanto tiempo cuanto ha vivido,
¿cómo fuéle concedida la venida?

Cuando más glorioso, dijo, vivía,
libremente en el Campo de Siena
se instaló, depuesta toda vergüenza.

Y allí por sacar a un amigo de la pena
que sufría en la prisión de Carlos,
se comportó hasta temblar todas sus venas.

Mas no diré, y se que oscuro hablo;
mas en poco tiempo, tus vecinos,
obrarán de modo que tu podrás descifrarlo.

Tal acción lo libró de aquellos confines.

Dante Alighieri


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.