EL AMANECER DE LA POESIA DE EURIDICE CANOVA Y SABRA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO II

Ir abajo

LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO  II Empty LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO II

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Feb 05, 2014 8:19 pm





LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO  II Divina10



LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO II

Ya estaba el Sol al horizonte junto,
cuyo meridiano círculo cubre
a Jerusalén en su más alto punto;

y la noche que opuesta a éste gira
salía del Ganges con las Balanzas,
de cuyas manos se cae cuando se alarga;

de modo que las blancas y rosadas mejillas,
donde yo estaba, de la bella Aurora,
por la mayor edad ya eran naranjas.

Nos hallábamos aún sobre la orilla del mar,
como quien el camino a tomar medita,
que de corazón avanza, pero de cuerpo demora.

Y entonces, así como sorprendido a la mañana,
por el grosor de la niebla, Marte enrojece,
allá en el poniente sobre el marino suelo,

así se mostraba, como si aún la viera.
una luz por el mar venir tan presto
que no había volar que al suyo pareciera.

Como la vista un momento apartara
hacia mi Maestro por una pregunta,
al reverla la vi, de más brillo y mayor tamaño.

Luego a sus lados ver me parecía
un no sé qué de blanco, y que de abajo
un otro blanco poco a poco aparecía.

Mi maestro aún palabra no decía
en tanto se veía que los blancos eran alas;
y aunque al gondolero bien lo conocía

gritóme: ¡Dobla, dobla la rodilla!
éste es el Ángel de Dios: junta las manos;
de ahora en más verás oficiales tales.

Mira cómo desprecia los medios humanos,
que remo no quiere, ni más otro velamen
que sus alas, en riberas tan lejanas.

Mira como alzadas las tiene al cielo,
agitando el aire con eternas plumas,
que no se mudan como el mortal pelo.

Luego como poco a poco hacia nos vino
el ave divina, más brillante aparecía:
pero como el ojo de cerca no lo sufría

incliné la vista; y él se dirigió a la orilla
en una navecilla esbelta y leve,
tanto que en el agua apenas se metía.

En popa estaba el celestial barquero,
cuyo sólo aspecto ya mostrábalo bendito;
y más de cien espíritus sentados dentro.

“In exitu Israel de Aegypto”
cantaban juntos a una voz en coro
con lo que sigue escrito de aquel salmo.

Luego de la santa cruz les hizo el signo;
y ellos se arrojaron todos a la playa,
y el ángel se marchó, veloz, como vino.

La turba que allí quedó, extrañada
del lugar parecía, mirando alrededor
como quien nuevas cosas contemplara.

De todas partes saetaba el día
el Sol, quien con las nobles saetas
del medio cielo había echado a las Cabras,

cuando la nueva gente alzó la frente
a nosotros, diciendo: si vos sabéis,
mostradnos la vía de subir al monte.

Y Virgilio respondió: tal vez creéis
que expertos seamos de este sitio;
mas como vosotros peregrinos somos.

Ha poco que llegamos, antes que vosotros,
por otra vía, que fue tan dura y fuerte,
que subir ésta nos parecerá de juego.

Las almas, que habían advertido,
por el respirar, que aún estaba vivo,
maravilladas palidecieron.

Y como el mensajero, que porta olivo,
atrae a la gente para oír las nuevas,
y de pisotear a otro nadie es esquivo,

así en mi rostro se fijaron ellas
almas afortunadas todas
como olvidando de hacerse bellas.

Yo vi a una salir delante
para abrazarme con tan grande afecto,
que movióme a hacer lo semejante.

¡Ay sombras vanas, aunque sólo en el aspecto!
Tres veces detrás de él ceñí las manos,
y otras tantas ceñidas las hallé a mi pecho.

De sorpresa, creo, quedé pintado;
pero la sombra se retiró sonriendo,
y yo siguiéndola, avancé adelante.

Suavemente pidió me detuviera;
conocí entonces quien era, y le rogué,
que para hablarme, un poco se estuviera.

Respondióme: Así como te amé
en el mortal cuerpo, así te amo suelto:
por éso me detengo; pero tú ¿porqué vas?

Casella mío, por retornar de nuevo
allá de donde soy, hago este viaje,
le dije, pero tú ¿porque te demoraron tanto?

Y él a mí: No me han hecha ultraje alguno
porque aquel, que lleva cuando y quién le place,
muchas veces me ha negado el pasaje:

de su justo querer así se hace:
en verdad desde hace tres meses, ha llevado
a todo el que quiso entrar, en paz completa.

Por éso yo, que al mar me había vuelto
donde el agua del Tíber de sal se impregna,
fui acogido por él benignamente.

Hacia aquella embocadura dirige ahora el ala
porque allí se congregan siempre
los que al Aqueronte no descienden.

Y yo: si una nueva ley no te priva
de memoria o del uso del amoroso canto
que solía aquietar todas mis penas,

con él te plazca consolar un tanto
el alma mía, porque, con su cuerpo
aquí viniendo, ¡se ha afanado tanto!

"Amor que en la mente me razona",
comenzó él entonces tan dulcemente,
que la dulzura aún dentro de mi suena.

Mi maestro y yo y aquella gente
que con él estaban, parecían tan contentos,
como si a nadie otra cosa en mente fuera.

Todos quietos éramos y atentos
a sus notas; y entonces el viejo honesto
gritando: ¿qué es ésto, espíritus lentos?

¿qué negligencia, qué quedarse es éste?
corred al monte a quitaros los escollos
que a vos no dejan mirar a Dios manifiesto.

Como cuando, cogiendo grano o hierba,
las palomas apiñadas en pastura,
quietas, sin mostrar su normal orgullo,

si algo aparece de lo que ellas tengan miedo
súbitamente dejan estar el alimento,
porque acosadas de un mayor cuidado;

así vi yo a aquella mesnada fresca
dejar el canto, y lanzarse a la costa,
como quien va, sin saber a donde;

ni nuestra partida fue más lenta.









Dante Alighieri


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2611
Puntos : 51701
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.