EL AMANECER DE LA POESIA DE EURIDICE CANOVA Y SABRA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO V

Ir abajo

LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO  V Empty LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO V

Mensaje por Marcela Noemí Silva Miér Feb 05, 2014 8:27 pm





LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO  V Divina10



LA DIVINA COMEDIA: EL PURGATORIO: CANTO V

Habíame ya de aquella sombra partido
y las huellas de mi conductor seguía
cuando detrás de mi, alzando el dedo,

uno gritó: ¡Ved que no brilla
el izquierdo rayo en aquel de abajo
y al parecer se conduce como un vivo!

Volví la vista de esta voz al sonido
y allí estaba mirándome con maravilla
a mí, a mí y a la luz que estaba rota.

¿Porqué tu alma tanto se complica,
dijo el maestro, que el paso aflojas?
¿qué te afecta lo que aquí se musita?

Sígueme y deja hablar a la gente,
sé como firme torre que su cima
no abate por más que sople el viento;

porque siempre que apila el hombre un pensamiento
sobre otro, se desvía del intento,
pues en llegando el uno se debilita el otro.

¿Qué podría yo decir, sino “ya voy”?
Díjeselo, un poco de rubor moteado
que acaso hace al hombre de perdón digno.

En tanto por la costa al sesgo
venía gente un poco hacia nosotros
cantando “Miserere” verso por verso.

Cuando advirtieron que no daba yo
por mi cuerpo paso a los rayos,
cambiaron el canto por un ¡Oh! largo y opaco,

y dos de ellos, en mensajeros,
corrieron a nosotros en demanda:
De vuestra condición haznos concientes.

Y mi maestro: Podéis ir vosotros
y llevar a vuestros mandantes
que el cuerpo de éste es veraz carne.

Si os detuvisteis a ver su sombra,
como pienso, tenéis ya la respuesta:
rendidle honor, que puede valeros algo.

Fuegos fugaces no vi yo tan veloces
hender al nacer la noche el sereno,
ni en agosto el Sol correr las nubes,

que ellos no se volvieron en menos.
y, una vez allá, hacia nosotros vinieron
como partida que sin freno acude.

Esta gente que nos rodea es mucha,
y vienen a rogarnos, dijo el poeta,
con todo anda, y andando escucha.

¡Oh alma que vas hacia la dicha
con los miembros con los que naciste,
venían gritando, un poco el paso aquieta!

Mira si a alguno de nosotros nunca vistes,
para que allá reportes sus noticias:
¡Eh! ¿porqué sigues?¿porqué no esperas?

Nosotros todos fuimos por la fuerza muertos,
y pecadores hasta la última hora fuimos;
allí nos despertó la luz del cielo,

tal que, arrepintiéndonos y perdonando,
de la vida salimos en paz con Dios
que de verlo nos apremia el ansia.

Y yo: en vuestros rostros ajados
a nadie reconozco; mas si a vosotros place,
lo que pueda, bien nacidas almas,

decid, y lo haré, por aquella paz
que, detrás de los pies de mi otorgada guía,
de mundo en mundo, buscar se me hace.

Y uno empezó: Cada uno confía
en tu ayuda sin que lo jures,
y si no estorbare algo que te lo impida.

Por lo que yo, que solo entre los otros hablo,
te ruego, si acaso vieras aquel país
situado entre Romaña y el de Carlos,

que me seas cortés con tus oraciones
en Fano, de modo que por mi se adore,
así que purgar pueda las ofensas graves.

Allí yo nací; mas las profundas heridas
que vertieron la sangre en la que yo vivía,
me fueron hechas en el seno de los Antenórides,

allí donde más seguro estar creía:
el del Este lo ordenó, porque me tenía odio
mucho más de lo que hubiera sido justo.

Pero si hubiera huido hacia la Mira
cuando sobrevine a Oriaco,
estaría aún allá donde se respira.

Corrí al pantano, y las cañas y el barro
me obstaron tanto que caí; y allí vi yo
de mis venas hacerse en la tierra un lago.

Después otro dijo: ¡Ea! Si aquel deseo
se cumple que te trajo al alto monte,
con buena piedad, ¡ayuda al mío!

Yo fui de Montefeltro, soy Bonconte;
Juan y otros de mi no se cuidan;
por eso voy con éstos con la frente abatida.

Y yo a él: ¿Qué poder o qué ventura
te llevó tan lejos de Campaldino,
que nunca se conoció tu sepultura?

¡Ay! me respondió, al pie del Cosentino
pasa un arroyo de nombre Archiano,
que sobre el Eremo nace en el Apenino.

Allá donde su nombre pierde,
llegué yo con el cuello perforado
huyendo a pie y ensangrentando el llano.

Allí perdí la vista y la palabra;
en el nombre de María fenecí; y allí
caí, y quedó mi carne sola.

Te diré la verdad, y repítelo entre los vivos:
me tomó el ángel de Dios, y el del infierno
gritaba: ¡Eh, tú, del Cielo! ¿porqué me privas?

Tú de éste te llevas lo eterno
por una lagrimita me lo quitan,
pero ¡yo tendré del cuerpo otro gobierno!

Bien sabes tú cómo en el aire se recoge
ese húmedo vapor que en agua llueve,
así que sube hasta donde lo aprieta el frío.

Juntóse aquel mal querer que sólo mal quiere
con el intelecto, y movió el humo y el viento
por la virtud que su naturaleza tiene.

De allí el valle, cuando acabose el día,
de Pratomagno hasta el gran yugo cubrió
de niebla; y arriba condensó el cielo

y convirtió en agua el aire espeso;
cayó la lluvia y rellenó barrancos
con el agua que no absorbió la tierra;

y se formaron grandes torrentes,
que al verdadero río tan velozmente
se volcaron, pues nada contenerlos pudo.

A mi cuerpo helado en la embocadura
halló el furioso Arquiano; y lo arrojó
en el Arno, y desarmó la cruz de mi pecho

que de mí hiciera cuando me venció el dolor;
por la orilla me arrastró y por el fondo,
después me cubrió y ciñó con su arena.

¡Ah! cuando hayas vuelto al mundo
y reposado de la larga vía,
terció un otro espíritu tras el segundo,

recuérdate de mi que soy la Pía;
Siena me hizo, y me deshizo la Marisma:
sábelo aquel que antes me desposara

con un anillo enriquecido de ricas piedras.





Dante Alighieri


Marcela Noemí Silva
Marcela Noemí Silva
Admin

Cantidad de envíos : 2610
Puntos : 51728
Fecha de inscripción : 26/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.